jueves, 4 de mayo de 2017

9045. BATALLAS INTERIORES, EL HOMBRE BELICOSO.

Reporte Z
                                                    
Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI


Batallas interiores, el hombre Belicoso.

En situaciones de paz el hombre belicoso se abalanza sobre sí mismo.
Federico Nietzsche (1844-1900). Filósofo, alemán.

Encontré  en google (el diccionario de los huevones) una definición de “belicoso” con un comentario anexo:

Belicoso.
1- Que es inclinado a la guerra, que guerrea o lucha con cierta frecuencia.
"Los hombres se dedicaban a la guerra y a saquear pueblos cercanos, siendo famosos por su espíritu belicoso, tal y como demostraron en las guerras contra Roma; la rica tradición de conocimientos sucumbirá finalmente ante el empuje de una tribu belicosa, inculta y pobre, en este caso la azteca”. Me pregunté ¿qué tiene qué ver Roma con los aztecas? y por si fuera poco califican a los aztecas como “una tribu belicosa y pobre”. Por  eso hay tanta confusión.

Pero comencé con la búsqueda de las etimologías de la palabra “belicoso” con el objetivo de orientar la reflexión hacia lo que podríamos llamar el homo bellum, así como el homo faber caracterizó al hombre de la época de la revolución industrial, impera ahora el homo bellum, el hombre belicoso.

Pero el homo bellum sufre, es un ser sufriente, su corazón está dividido: es un esquizofrénico o un desalmado o las dos  cosas, la guerra le ha dejado profundas heridas que le duelen; en su interior, la incesante batalla no le da un momento de reposo, y  es que la naturaleza del ser humano es pacífica.   

Uno de los países más belicosos es Estados Unidos, no es el único porque el  paradigma del homo bellum está muy extendido a nivel planetario. Hasta  la religión promueve al guerrero de Dios, no  es pues coincidencia que  EUA país sea  el mayor consumidor de drogas duras; el trabajo embrutecedor y el  consumismo y el control absoluto del ocio, son otras formas de enajenación que se manifiestan en ese país, salidas falsas al problema de fondo:  su profunda infelicidad y el vacío con el que tratan de llenarlo.

Los indios Cherokees representaban la batalla interior del hombre, la lucha entre el bien y el mal, con el cuento de los dos lobos que  habitaban en el corazón  del hombre: ¿cuál de los lobos ganará?, preguntó un niño a un abuelo que contó la historia, el viejo  respondió: el que alimentes en tu  corazón”.

Nos han hecho creer que la guerra es la única salida a nuestros problemas (si  quieres la paz, prepárate para la guerra) y han impuesto el paradigma de que la violencia, la guerra, es parte de la naturaleza humana, que está en nuestros genes ser belicosos, pero esta es otra de las grandes mentiras que de tanto repetirse se toman como verdad. La guerra es el  más bajo nivel al que puede llegar el ser humano, porque se pierde la libertad y la conciencia.

La guerra tiene un trasfondo político porque claramente los únicos que benefician de la guerra son los dueños del complejo industrial militar y los políticos. Se trata, en último término, de un problema ético, una elección que cada persona hace, tanto si opta por la violencia ante una circunstancia personal como si se enlista en el ejército y es enviado a la guerra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: