jueves, 11 de mayo de 2017

9090. EL DÍA DE LAS MADRES.

Reporte Z


Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

El día de las madres.


Acabo de desenterrar a mi madre, muerta hace tiempo. Y lo que desenterré fue una caja de rosas: frescas, fragantes, como si hubiesen estado en un invernadero. ¡Qué raro es todo esto! Jaime Sabines (1926, 1999). 
Chiapaneco, considerado uno de los grandes poetas mexicanos.

La madre es un punto de referencia vital para cada mexicano, por eso el día de las Madres, el 10 de mayo es especial, pero no es lo mismo la madre de hoy que la de ayer. Como dicen por ahí: “Todo cambia”. ¿Dónde quedaron  las viejas tradiciones bohemias del día de las madres? Hace algunos años las serenatas comenzaban en punto de las 12 de la noche y no terminaban hasta el amanecer, por lo menos, actualmente es muy raro ver o escuchar serenatas.

Todo cambia, también cambió el viejo paradigma de la Madre sufrida, de la abuelita la Mamá Grande que personificó con su carisma la abuelita de México, Sara García. Cambió también el paradigma de la chingada, la mujer  violada, las indígenas ultrajadas por los invasores españoles, recuerdo que permanece vivo en el subconsciente, en el alma mexicana y que Octavio Paz reveló tan bien en el Laberinto de la Soledad.

Se dice que la mujer mexicana se ha liberado del estigma de la chingada, pero de alguna forma reaparece, sigue vivo en los actos y las palabras del mexicano, chingar es un verbo prohibido por las buenas costumbres, pero es  usado por todo el mundo. Paz nos dice que la chingada es la madre, por consiguiente el fruto de la violación son los hijos de la chingada, y a pesar de todos los avances y del movimiento feminista este paradigma permanece.

El estigma de la chingada es más profundo de lo que se cree, no obstante,  miles, millones de mujeres lo han dejado atrás, se han liberado, son independientes, dignas, trabajadoras, exitosas y madres responsables.

Las mujeres hoy tienen presencia en todos lados, sus aportaciones son importantes para  la economía, y qué decir de la política, un área en donde la mujer es cada día más importante aunque, vale la pena aclararlo, en la política las mujeres siguen siendo siervas del sistema, de sus partidos y las ideologías impuestas por los machos o féminas corruptas que los manejan. En el Estado de México tres mujeres son candidatas al gobierno del Estado, una es Josefina Vázquez del PAN, otra es Delfina Gómez de Morena y una candidata independiente.

Ellas no son un reflejo de la realidad que viven millones de madres mexicanas. No todas son millonarias como Josefina Vázquez Mota, la candidata del PAN a gobernador del Estado de México, o como la dirigente nacional del PRD, Alejandra Barrales; a los millones que éstas mujeres obtienen por servicios profesionales o manejos financieros, se suman “donaciones” millonarias. Alejandra y Josefina deberían estar en la PGR declarando el origen oscuro de esas “donaciones”, en cambio, son ejemplos a seguir para las nuevas generaciones de mujeres que tienen como cualidad principal la ambición de éxito.

La realidad para millones de mujeres es muy diferente casi 50 millones de mujeres en México tienen más de 12 años y 32 millones han tenido a menos un hijo, casi 8 % de las adolescentes de 12 a 19 años ya han procreado, casi 30% de las madres son jefas de familia porque no tiene pareja y lo más  importante, casi 64 % de las madres son trabajadoras subordinadas y mal remuneradas. Las cifras no exactas son del Inegi.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: