miércoles, 17 de mayo de 2017

9113. ¿QUIÉN MATA A LOS PERIODISTAS...?

LAS PEQUEÑAS COSAS

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

LOS DÍAS... ¡TE EXTRAÑO!

El canto se una calandria lejana,
seguramente aburrida y triste,
me hace pensar en la distancia,
en el aroma con sabor a olvido
a constatar que de dolor igual se canta.

Los días te extrañan y reclaman,
rechazan sin más al olvido,
se arman de estoicismo y nostalgia,
te extrañan, te reclaman, te buscan;
lejos del naufragio está esta búsqueda,
cansable...si; ¡pero por ti persistiendo!
así son los días  en ocasiones,
en que incluso el hermoso canto de las aves,
mentimos para convertirlo en triste lamento.
¡será que al fin, así se extraña menos...!

eliseo.

La marcha y diferentes manifestaciones de este martes 16 de mayo de 2017 en protesta por los asesinatos de periodistas fueron difundidos en buena parte del mundo, pero en ese espacio parece que ya están asqueados de lo que nos sucede, sobre todo cuando escuchan la versión oficial de lo que es algo parecido a la reacción del gobierno de México...¡como siempre lo lamentan; afirman que no debe seguir sucediendo; y , desde luego, que caerá sobre los responsables eso que les da por llamar pomposamente todo el peso de la ley.

Por desgracia el oficio de periodista ha dejado de ser una actividad cuya principal meta es alcanzar estándares de honorabilidad y objetividad como meta fundamental en y durante la vida. Parece que en estos tiempos de violencia  absurda, ya ha dejado de ser meta la honradez, la objetividad y el altruismo; para desenterrar los principios que se manifestaban en la revolución de 1910, cuando se cubría la lucha armada y se sabía que una noche se tenía fiesta, comilona, baile y sexo; para al día siguiente salir con pies en polvorosa antes que dejar el pellejo en las balas del grupo enemigo.

Era, lo que se dice periodismo romántico, del disfrute esta noche, que mañana quien sabe si amanezca.

Parece que en estos tiempos violentos se revive ese sistema de  pervivencia en que el país se ha ganado el calificativo del más violento e inseguro del mundo sin guerra (sólo se antepone Siria con su guerra civil). Y parece que se ha perdido el sentido de respeto a determinadas circunstancias. En tiempos pasados menos idiotas, hasta la violencia tenía determinados patrones de conducta y respeto: se respetaba a los niños, mujeres y ancianos que dieran muestra de no poder defenderse (incluso podemos verlo en el cuento de Juan Rulfo: Diles que no me maten).

Dentro de esos códigos de respeto, se generó la costumbre de dejarles un espacio casi neutral al periodismo; y era común que este personaje pudiera ser testigo casi envidiable de los hechos que posteriormente  narraría en las páginas de los periódicos, revistas, noticiarios, en que se le escuchaba con deseo de que nos pusiera al día de lo que pasaba en nuestra sociedad.

Pero hoy en México los están matando; y aunque se quiere señalar que estas muertes son por parte del narco, podemos decir que no necesariamente es así. Al menos hasta que se nos muestren los argumentos más allá de los discursos dichos y repetidos desde un machote pre-establecido y aburrido del gobierno que al parecer, solo al parecer no se preocupa mucho de que esto suceda.

¿Quién mata o está matando a los periodistas...?

Normalmente estos mueren cuando los niveles de violencia en que trabajan rebasan lo tolerable, según la estadística de muertes violentas en el país, en México es muy probable que sean asesinados dada la descomposición social y de gobierno. Pero aunque se señala que casi es posible que sea en manos de la delincuencia organizada; resulta que en ocasiones, en los casos no aclarados o no investigados, puede ser que se tengan otras formas de violencia que pueden ser tomadas en cuenta: negligencia intencional del gobierno; daño colateral provocado por el gobierno, grupos diversos que se interesan por reavivar la teoría del caos...

Con esta divagación intento relajar lo que es casi innegable, el crimen organizado nos ha quitado las posibilidades de sentirnos satisfechos y relajados en nuestro país; personalmente me molesta y asusta la casi certeza de que efectivamente la narcoviolencia es la que está tomando las vidas de los periodistas; me asusta pensar que efectivamente estamos en lo que la prensa internacional cataloga como estado fallido, que curiosamente, solo el gobierno y sus comentaristas niegan con ahínco , y con poca fortuna por cierto.

Efectivamente es necesario sentir que no es el crimen organizado el que les está lastimando; pero al parecer entre este y las instancias gubernamentales no hay abismos que les separen y les haga diferentes... ¡nuevamente el Peje pareciera tener razón... son los mismos! y por desgracia las investigaciones de los escritores Manú Dornbierer y Rafael Loret de Mola, como que cuentan con suficiente información al respecto; al menos por lo que se puede leer en sus libros.

Ante el mundo el gobierno de Peña Nieto es un gobierno incapaz de  resolver los crímenes señalados; ante la sociedad mexicana queda el sentimiento de que no quiere resolverlos..., y no querer es pariente de tener intereses de por medio. Tan sólo por eso importa que dejen de lado ese discurso tan de mal gusto, de que... ¡sus muertes no quedarán impunes; que caerá todo el peso de la ley..., que es lo mismo que hacerle al tío Lolo.!

No quiero decir que el narco está matando a los periodistas; pero al mismo tiempo no veo intención del gobierno de protegerlos...

Usted toma la postura que considere.

Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: