sábado, 20 de mayo de 2017

9124. ¿QUIÉN LE ROBA EL PETRÓLEO A LOS MEXICANOS?

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

UN DÍA NOS AMAMOS.

Cuando mis manos hambrientas,
buscan de su alimento en tu cuerpo,
cuando siento que te pierdo
cierro los ojos y voy a tu búsqueda.

Supongo que a la grosera distancia
sólo antepongo un discurso casi vago,
lo imagino, lo vivo mientras te llamo;
en cualquier hora, en cualquier momento,
mis manos te retratan, te cobijan los labios,
todo en mi te festeja, te abre el regazo
donde alguna vez, lo se... nos amamos.

eliseo.

Hace unos años hubo un escándalo internacional porque en Nigeria, grupos de nigerianos intentaron apropiarse del combustible que viaja por los oleoductos, obvio, no eran especialistas... muchos de ellos están muertos por las explosiones causadas al maniobrar inapropiadamente estos. En esa ocasión, en los medios de comunicación se explicó lo elemental del caso los ductos no pueden ser manipulados por personas sin la preparación técnica adecuada; se requiere un conocimiento especializado, o probablemente les explota en la cara el romperlos.

¿Hoy ya no se requieren personas especializadas para perforar los oleoductos...?

Por el contrario, cada vez es necesaria más información para perforarlos y tomar la gasolina que viaja por ellos. 

Esto nos da un dato y una pista muy preocupante respecto a quienes están robándose la gasolina de los ductos nacionales, que a nombre del país instala y opera Pemex. 

Hoy, en tiempos en que deben ir limpiando todo el mercado energético para poder privatizarlo, de golpe se vuelve noticia y escándalo la ordeña y el robo de combustible en buena parte del país.

Desde luego es una patraña mediante la que se intenta disfrazar una realidad en que se ha venido operando: desde hace años que el robo de gasolina es un secreto a voces; por ejemplo, en La Piedad Michoacán se comentaba en diversos lugares públicos que la gasolina se vendía más barata en ciertos lugares tanto de la ciudad, como en pequeños poblados aledaños. 

Incluso durante mis clases, y cuando les explicaba  el impacto de la corrupción e impunidad gubernamental; más de una ocasión me citaron con risas burlonas los lugares de la Piedad donde se vendías litros de a 10 pesos (en ese tiempo el litro costaba 12.50 pesos más o menos).

Hoy sabemos, por la información que se ha presentado, que el robo se venía reportando desde hace más de diez años; pero sistemáticamente se le fue dejando avanzar; hasta que sus niveles han sido tan altos que ya no se pueden ocultar; pero sobre todo porque se necesita presentar una cara limpia de corrupción a todo lo que se relacione a los energéticos, de esta forma se les pueden ofrecer y entregar a las empresas internacionales. 

El problema es que todos los males del país se los hemos cargado sistemáticamente a los narcos; con ello lo que hemos logrado es replicar la actitud de Colombia, cuando tratando de negar sus problemas, el gobierno creó los llamados paramilitares, que no son otra cosa que ex-militares mercenarios, que se alquilan para generar violencia inducida, planificada, mediante la que se trató de ir eliminando a los enemigos del gobierno sin que aparentemente este estuviera implicado. Hoy lo sabemos, fue peor el remedio que la enfermedad; pagarle a un asesino para que asesine clandestinamente pero sin ser perseguido generó cuatro fuerzas en disputa en Colombia: los narcos, la guerrilla, los paramilitares y el gobierno.

Lo paradójico es que Peña Nieto trajo de ese país como  asesor a un militar de apellido Naranjo, quien de inmediato , al parecer, fue formando grupos de tipo paramilitar, supuestamente para darle un giro a la guerra contra el narco...; el resultado nadie lo sabe con certeza; pero las cifras nos dicen que hoy estamos peor que hace cinco años; que el General Naranjo ya se regresó a su país (lo tenían encubierto con la vieja artimaña de disfrazarlo de catedrático o algo parecido en cierto centro universitario particular; muyyyy caro; como se dice (sólo se dice, no me consta) que se acostumbraba hacer en el universidad de los Tecos) con personal de inteligencia de los Estados Unidos.

Hoy ya no hay forma de ocultar que el robo de la gasolina en México se está realizando en cantidades gigantes gracias a que cuentan con personal calificado para operar los ductos sin matarse en el intento; para eso se requiere de contar con personal que sabe de la técnica y cuenta con la experiencia para hacerlo; por tanto la idea tonta de endilgarle el robo a simples narcos es una mera jalada producto de la necesidad de desviar la atención a lo que viene sucediendo hace años... las instituciones gubernamentales se pudren cada vez más, y la corrupción se incrementa. 

Para que la gasolina se robe en las cantidades en que se está robando se requiere de impunidad y complicidad de buena parte de las instituciones del gobierno; los narcos, es evidente que está reproduciéndose como esporas, lo entiendo; pero sin la impunidad y corrupción gubernamental,  suena difícil que pueda operar con la libertad con que lo hace desde hace años.

Es evidente que en el robo están inmiscuidos especialistas que están operando los ductos para poder ordeñarlos sin que causen tragedias. Por lo que se supone que estos cuadros de personal especializado se generan de fuentes alternas a los grupos de narcos; por ejemplo ex-empleados de la empresa petrolera; claro es una mera suposición; pero el sentido común nos dice que puede ser algo así. 

Si apelamos a lo que se visualiza en los hechos, hay contubernios que permiten que los grupos de delincuentes operen con personal especializado, porque, al parecer hay un plan de operaciones que se cubre perfectamente desde los planos gubernamentales; no olvidemos que en la actualidad estos oleoductos se controlan computarizadamente y es poco probable que no se enteren cuando están siendo vaciados sin consentimiento. 

Por tanto, dejemos de inventar más ladrones que con los que tenemos nos sobra; es evidente que la ordeña de los ductos ha sido realizada de manera muy sospechosa; pues si se cuenta con la información sobre los ductos, su trayecto y contenido... ¿por qué la policía casi siempre llega tarde..., cuando llega, e invariablemente se le escapan los ladrones, y luego se culpa al pueblo cercano de ser encubridor, o en el peor de los casos ladrón "fuente obejuna”? 

Cada vez es menos agradable la verdad; y el Peje vuelve a tener la razón... la mafia ha carcomido a las instituciones, y los narcos son una buena excusa.

¡Qué pena que igual seamos esto, lo que Usigli plasmó en su obra el Gesticulador!


Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: