sábado, 27 de mayo de 2017

9163. TODOS CONTRA AMLO.

Reporte. Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán,
México. Para
Tenepal de CACCINI

Todos contra AMLO.


La libertad política no estará asegurada, mientras no se asegure la libertad espiritual. 
José Martí (Poeta cubano)

La agresión a huevazos a López Obrador es un signo ominoso y preocupante, uno más en un país que se debate entre la violencia y la corrupción, López Obrador ha sido objeto de una presión creciente en los últimos meses, los ataques desde diversos frentes son constantes, especialmente el PRI y sus cómplices del PAN; el sistema ha decidido tumbar al tabasqueño del primer lugar de la preferencias electorales y mantiene contra él un bombardeo constante por todos o casi todos los medios.

AMLO es uno de los pocos políticos que mantienen su vestimenta impoluta, o sea que es el único candidato (cándido=limpio) en un mundo de políticos con trajes de marca, relojes de oro, autos de colección, casas en Estados Unidos y Europa, cuentas bancarias de miles de millones de pesos o de dólares, posiciones de poder en sus partidos políticos, en los aparatos electorales, en los tribuales, en la suprema corte de justicia, casi todos, corruptos.

Ejecutivos en poderosos  CEOS de consorcios multinacionales como los ex presidentes Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo y Felipe Calderón (que ha lanzado al hacer el ridículo a su esposa con tal de mantener sus posiciones de poder en el partido y en la mafia), los políticos, son también exitosos empresarios, algunos son magnates y socios de empresas que fueron del Estado y que ahora son privadas, otros, cómplices de los barones de las drogas.

Con esa clase de sujetos se enfrenta López Obrador, pero no está solo. No solo por su partido, Morena, sino por los mexicanos que sin ser parte de ningún partido político, saben que el Peje puede tener defectos, algunos como la vanidad, pero no es corrupto. Tal vez AMLO es la última oportunidad de una transformación real en el sistema partidocrático llamado la dictadura perfecta.

La agresión contra López Obrador y la actitud de los jefes de las fuerzas armadas que bloquearon al diario La Jornada impidiéndole realizar su labor informativa parecen no tener ninguna relación, pero no es así, los dos son ataques a la libertad de expresión, López Obrador es antes que un político un ciudadano. Defensores de derechos humanos, y hasta un diputado, salieron en defensa del Peje.

¿Cómo reaccionará el sistema si los ciudadanos, hartos de los políticos corruptos manifestaran su hartazgo contra los candidatos, y no sólo contra los candidatos, sino contra diputados, senadores, consejeros, jueces, magistrados y parásitos similares? El aparato de justicia iría contra esos indignados, sin duda.

Reitero que el ataque al Peje lo es contra la libertad de expresión, además de que es parte de una creciente ola de violencia que no debe tolerarse. Podemos no estar de acuerdo con sus ideas, pero la libertad de expresión exige respetarlas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: