domingo, 28 de mayo de 2017

9167. LÓPEZ OBRADOR Y SU AUTOGOL INESPERADO.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Jorge Zepeda Patterson
SinEmbargo. Mayo 28, 2017. 12:00 am.


Lo cierto es que el ataque de Andrés Manuel le ha permitido a Zepeda de vanagloriarse de sus “convicciones democráticas”, además de haberle insuflado mediáticamente”. Fotos: Cuartoscuro

Tiene razón Andrés Manuel López Obrador cuando afirma que su candidata Delfina Gómez puede perder la gubernatura el próximo domingo debido a Juan Zepeda, el candidato del PRD. El voto dividido entre los dos contendientes “de la izquierda” deja al representante de Peña Nieto, Alfredo del Mazo, en condiciones inmejorables para llegar al poder.

Tiene razón AMLO en lo que dice, pero se equívoca monumentalmente al decirlo. Al encarar directamente al candidato del PRD terminó subiéndolo al ring y le ofreció una tribuna nacional que ni en sus fantasías más locas el ex alcalde de Neza habría soñado. Durante dos o tres días, el presidente de Morena y un Juan Zepeda a quien sólo conocían en su entorno, intercambiaron insultos y descalificaciones que se convirtieron en titulares de ocho columnas. Por primera vez en su vida Zepeda fue motivo de las primeras páginas de la prensa de la Ciudad de México y de los noticieros de televisión en cadena nacional. Cámaras y micrófonos que hasta entonces lo habían ignorado se apiñaron a su alrededor. Y más importante aún, muchos ciudadanos que no sabían de su existencia escucharon lo que tenía que decir.

Y tampoco es que Zepeda tuviera mucho que decir. Le bastó con responder a las acusaciones que le lanzó Andrés Manuel de ser un traidor a la izquierda y un palero del PRI. El del PRD respondió con un llamado a la pluralidad, a la tolerancia y al respeto al derecho de los ciudadanos a decidir por sí mismos. No conozco a Zepeda (a pesar del apellido en común) y no tengo idea de su trayectoria como funcionario y político local. Aunque supongo que su decisión para lanzarse tuvo que ver más con un cálculo de oportunidad política personal que de convicciones democráticas, porque en efecto sus posibilidades de triunfo eran pocas y su candidatura misma golpeaba a las posibilidades de Morena Delfina Gómez, la de Morena.

Lo cierto es que el ataque de Andrés Manuel le ha permitido a Zepeda de vanagloriarse de sus “convicciones democráticas”, además de haberle insuflado mediáticamente. En suma, el tabasqueño se lo puso en bandeja.

Para los simpatizantes de Morena, Zepeda queda satanizado, pero ya lo estaba desde el principio; para los menos politizados, en cambio, el del PRD cobró vida. Las declaraciones del Peje afianzan la opinión de los conversos, pero quitan votos de ciudadanos que descubren que además de las fórmulas muy vista del PRI y del PAN (Alfredo del Mazo y Josefina Vázquez Mota) hay otra opción. En suma, Delfina, que parecía la única alternativa frente al PRI, perderá los votos que consiga Juan Zepeda.

Resulta paradójico que López Obrador hay cometido un error de esta magnitud considerando que él mismo fue el beneficiario de un fenómeno similar. En el sexenio de Vicente Fox, el Presidente panista se obsesionó con el entonces regente de la capital y lo enfrentó una y otra vez en polémicas enconadas y muy ventiladas por los medios. Sin proponérselo, Fox convirtió al Peje en una figura nacional. Y, como todos sabemos, al intentar desaforarlo llevado por su enojo, casi lo convirtió en Presidente.

En política subirse al ring con un personaje de un grado menor, equivale a promover al de abajo. Entre López Obrador y Juan Zepeda hay años luz de diferencia en términos de peso y posicionamiento público; al convertirlo en su rival, pasando por encima de Delfina, el líder de Morena promovió la figura del rival en contra de los intereses de su propia candidata. Un error inexplicable.

Si de lo que se trataba era de presionar la renuncia de Zepeda y favorecer al candidato de la izquierda mejor colocado para no dividir el voto (obviamente Delfina Gómez), tendría que haberse realizado una negociación en corto. Ahora, tras el escándalo público y su reciente promoción, es el propio Zepeda quien exige que renuncie la de Morena pretextando que ahora él es quien goza de mayor impulso.

Delfina no ha perdido la elección, desde luego. Prácticamente se encuentra en empate técnico con el candidato del PRI. Pero es cierto que todo lo que avance Zepeda puede ser un voto perdido. Y no es un secreto que las elecciones del Edomex son claves para las presidenciales que vendrán el próximo año.

López Obrador tiene un talento increíble para regresar de la derrota, reconstruirse a partir de las cenizas y volver a encumbrarse. Pero también para pegarse un tiro al pie cuando se encuentra en la cima. Tal como ha sucedido ahora.

@jorgezepedap

Por Jorge Zepeda Patterson.
Es periodista y escritor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: