lunes, 29 de mayo de 2017

9172. ¿POR QUÉ TANTA CORRUPCIÓN EN MÉXICO...?

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A. 
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

SEÑUELOS.

La distancia agreste viaja y se apersona,
se atreve a decir su nombre, se asoma,
y sin permiso, o al menos disimulo
hace un reclamo al viento, lo remarca,
un cúmulo de besos hacen falta,
miles de caricias en reclamo,
de  vez en cuando la palabra... te amo,
de vez en cuando, al menos de vez en cuando.

eliseo.

Hace unos días, apareció en los medios de comunicación un video en que se da un choque entre el ex-gobernador de Coahuila Humberto Moreira y el ex-presidente Felipe Calderón; a cual más de los dos se acusaron abiertamente de corruptos; sin que alguien les desmintiera o intentara frenarles...; por un lado Calderón acuso al coahuilense de ser un corrupto que debería estar en la cárcel; pero luego, en respuesta, este le reviró con una inusual violencia verbal acusándole de borracho, incluso señalando la marca de tequila preferida. Pero la parte que más se enfatizó fue cuando lo acusó de haberle robado la presidencia a Andrés Manuel...

Ayer domingo 28 de mayo, en el periódico La Jornada, en la página 7 aparece una entrevista con el ex-gobernador panista Ernesto Ruffo afirmando que en el 2006 PRI y PAN pactaron un "acuerdo de gobernabilidad" para que AMLO no llegara a la presidencia.

En la entrevista dejó "perlas declarativas" como la siguiente... "el PRIAN", como llamó a esa alianza, llegaron "a una especie de acuerdo de gobernabilidad" para impedir el acceso de Andrés Manuel López Obrador a Los Pinos..."

Caray, luego recuerdo los videos que nos mostraron en el diplomado de la Universidad de San Diego Cal., en que retratan al empresario mexicano como un ser culturalmente corrupto que a cada paso planifica su estrategia de negocios incluyendo una cantidad de dinero... para las mordidas y toda forma de chantajes que, a su juicio, se necesitan para subsistir en la economía nacional.

Sin embargo, en estos días de violencia desinformativa, lo que predomina en los medios de comunicación es la propaganda en que se hace énfasis en lo corrupto que es ese señor llamado Andrés Manuel López Obrador. En esta se nos recalca que realmente el problema del país lo representa este político obstinado en mantenerse en el centro de los comentarios sociales.

¿Realmente este señor será el problema nacional...?

¿Será tan malo como dicen..., tan mentiroso...?

Algo pasa en el río cuando su cause no lleva el agua libremente, seguramente que hay represas, obstáculos que no dejan correr el agua. Algo pasa en México que se encuentra partido en dos: por un lado una porción de mexicanos se sienten desposeídos de reconocimiento social y se refugian en el político tabasqueño como su referencia ante lo que juzgan como una sociedad injusta.

Frente a esta visión pesimista, se ubica lo que se conoce como la estructura de poder psicológica y material que describió perfectamente el dueño de televisa al afirmar que este país solamente vale por 200 familias... y que el resto es una país de jodido que no merece más que las telenovelas de que él les daba (claro, ya murió Azcárraga Milmo, alias el "tigre"). Esa parte de México, el de las familias "bonitas" se la pasan protegiendo su coto de poder político y económico y rechazan toda iniciativa reivindicadora de las masas populares... ¡que sigan viendo telenovelas después de todo!

La corrupción es algo que se nos ha establecido en nuestras estructuras sociales, lejos de ser algo raro, es una forma de vida; México y Brasil se encuentran catalogados entre los más corruptos y desiguales del mundo; nada nuevo es entonces que en ambos, las élites económicas y políticas emparenten, se asocien, y ataquen a todo el que pretenda poner en peligro su espacio de poder... Lo vimos en Brasil, fueron capaces de quitar a la presidenta por nimiedades; y al Peje, confesándolo ellos, le han birlado la presidencia que , al decir de ellos mismos, les ha ganado. No olvidemos que a confesión de partes... no hacen falta más pruebas...

Desde luego esto, lejos de ofrecernos un buen panorama, nos lo nubla, nos dice que están preparados para detenerle cada vez que ose retarles y ponerlos en riesgo; después de todo ¿qué es la justicia social comprada con la armonía empresarial de las grandes fortunas que forman esa hermosa familia de millonarios de México?

En ocasiones hay que ser ácidos para entender algunos sucesos nacionales, que economistas como Hirshman, Crugman y Stiglitz han estudiado y explicado a la saciedad con mucha pena y decepción; es Stiglitz quien ha calificado al gobierno mexicano como un gobierno de amigos que mantienen una contabilidad creativa o de simulación en la economía nacional. 

Por su lado Hirshman califica de vergonzante la manera en que la clase política mexicana, ambiciosa de dinero "emparentó" con los empresarios para de esta forma establecer una alianza sucia que ha dejado de lado a millones de mexicanos. Así es como la emigración hacia los Estados Unidos se ha convertido en la clásica Válvula de escape que ha evitado una revuelta social.

En este contexto, políticos como el Peje no son bien vistos, molestan y deben ser atacados con todas las herramientas posibles...; quizá tan sólo por eso tiene razón el politólogo "orgánico" Jorge Castañeda, cuando arengó con aquello de que al Peje hay que pararlo a como dé lugar... por las malas o por las buenas. 

No le demos vueltas, simplemente no es parte del sistema de prebendas, por tanto se le debe atacar hasta que deje de representar una ilusión de esos descastados y jodidos que deben ver las telenovelas de televisa y anexas. 

No les falta razón..., nada personal, sólo negocios, dicen los pragmáticos.
No nos engañemos, la propaganda funciona muy bien; en una semana son las elecciones en cuatro estados y lo veremos claramente... o un partido gana de manera holgada... o verá a esos dos Méxicos confrontados... ¡y la corrupción... repetirá sus manifestaciones... lo veremos seguramente! pero por anticipado le digo... ya tenemos culpable... el Peje.

Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: