jueves, 1 de junio de 2017

9187. ADIÓS, REPORTERO.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

SinEmbargo. Mayo 31, 2017. 12:05 am.



===================================
El periodista Sergio Haro. Foto: Zeta.

Cuando Bernardo Ruíz, filmógrafo, documentalista neoyorquino de orígenes mexicanos, tomó el tema de los ataques a la periodistas en México para desarrollarlo en un documental que sería patrocinado por la televisión pública de los Estados Unidos, empezó una investigación en el País, que lo llevó -por recomendaciones, comentarios excepcionales y un trabajo de dedicación y compromiso con la libre expresión- hasta Mexicali, Baja California.

Llegó a la capital del Estado en busca de Sergio Haro Cordero. Periodista, editor, columnista, fotógrafo, pero sobre todo, reportero. Documentó durante un año o poco más, la vida de Sergio y entró a la redacción de ZETA para contextualizar el día a día del trabajo del reportero.

Sergio Haro es un periodista de la vieja guardia en tiempos modernos. Hay cientos de horas de entrevistas a quien dijo que él pensaba que toda su vida sería reportero. Así lo fue. Pasaba el mediodía del martes 30 de mayo de 2017, cuando recibí una llamada de esas que uno nunca espera ni quiere recibir. A las frases explicativas le siguieron contundentes palabras: Falleció Sergio Haro.

Como Editor del semanario ZETA en Mexicali, Sergio Haro se consideraba más reportero. Todas las semanas escribió un reportaje, un artículo, alguna información noticiosa, una crónica. Era versátil, lo mismo escribía de política que de crimen organizado, de cultura, de deportes e incluso de espectáculos, pero lo que más destacaba en su compromiso con el periodismo de investigación, era su deber con la justicia social. Hacer el reportaje para que los oprimidos dejaran de serlo, exhibir a los corruptos, a los abusivos, darle voz e imagen a las voces críticas, a los activistas, a los defensores del pueblo, a los manifestantes ante cualquier injusticia, ante cualquier sinrazón gubernamental.

Bernardo Ruiz tituló su documental “Reportero” y lo estrenó en 2012. Nos dio poco más de una hora de Sergio Haro, de ZETA, del asesinato de periodistas, de las amenazas a los reporteros, de las muertes, de la corrupción en las corporaciones policiacas y del olvido en que los gobiernos de México prodigan a los expedientes de periodistas asesinados.

Licenciado en Educación por la Universidad Autónoma de Baja California, Sergio Haro empezó el oficio del periodismo por allá de los ochenta. Aún era estudiante cuando una cámara fotográfica llegó a sus manos para no irse. Documentó el conflicto universitario de 1981 y ya no paró. El periodismo lo encontró en un aula universitaria. Y como lo dijo en el documental, fue reportero toda su vida.

Cuando murió, estaba en su escritorio, frente a su computadora, con su grabadora, sus notas de prensa, sus medios. Empezaría a redactar su reportaje de la semana y posteriormente su columna “Fuera de Libreta”.

Por el momento investigaba la corrupción en el Gobierno del Estado, y hacia frente a las calumnias que otro periodista vertía sobre él, solo porque le incomodó una información publicada por Sergio. Él no le temía a eso. Tampoco a los criminales. Mucho menos a los políticos. De carácter llevadero, decenas de jóvenes periodistas (y no tan jóvenes también), lo consideraban, acaso seguirán en ese tenor, uno de los periodistas de mayor prestigio, ética y compromiso de Baja California. Su maestro y amigo, guía y consejero.

Tendió Sergio una red de amistades entre periodistas nacionales e internacionales. Hace pocos días había regresado de un viaje a Uruguay, adónde Articulo 19 lo llevó para que compartiera con periodistas de aquella región, sus experiencias al trabajar en un País donde corren más riesgo los periodistas, y en un medio que ha sido amenazado y contra el cual han atentado. Lo querían para que les enseñara a seguir haciendo periodismo en un clima hostil, tal como él lo hacía todos los días. Antes lo habían llevado a Brasil para que enseñara a periodistas a abordar temas de narcotráfico y crimen organizado.

Sergio el editor, creó medios. Trabajó en los inicios de ZETA, y después se embarcó en proyectos editoriales personales y de un grupo de periodistas, creó semanarios independientes y estuvo con ellos hasta el final. Solidario, camarada, de su sociedad y sus compañeros.

Nosotros le decíamos “El Guerrillero”, y cuando hablaba con él por teléfono, le llamaba “Comandante”, su formación había sido en la izquierda universitaria y esos principios prevalecieron en su trabajo, no con una simplona etiqueta partidista como sucede ahora, sino con la convicción de una justicia social para todos. En una entrevista, se definió así:

“Desde que estaba en la universidad me involucré en la participación estudiantil, dentro y fuera de la universidad: me tocó la época de varias huelgas aquí en la universidad y el contar con una formación muy exigente y muy volcada hacia el marxismo. De ahí me involucre con un grupo de izquierda de tendencia trotskista  -entre tantas actividades me tocó la solidaridad con la revolución salvadoreña, por ejemplo- y al salir de la universidad me topé con el periodismo y me pareció un excelente medio de denunciar la situación de injusticia social que se vive en México propiciada –entre tantas cosas- por la corrupción y el desinterés social del grupo en el poder. El periodismo me gusto, me envolvió, me fascinó y ya no me pude desapartar hasta la fecha”.

Sergio Haro se fue. Se nos fue. Se nos adelantó. Un infarto acabó con su vida a sus sesenta años. Un periodista de compromiso y ética como pocos. Recto, incorruptible. Ya extraño lo que tenga que decirnos a través de sus reportajes, y sé que los lectores lo echarán de menos también. A nosotros en ZETA, no nos queda más que honrar su memoria y preservar su legado. Por un periodismo libre, por la justicia social y el compromiso de estar con la sociedad, con los lectores, los manifestantes, los ciudadanos activos, participativos.

Descanse en paz Sergio Haro Cordero, nuestro amigo, pilar de ZETA, El Reportero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: