lunes, 12 de junio de 2017

9230. LAS IDEAS DE EDUARDO, LA FILOSOFÍA DE LA RAPIÑA Y DE HACERNOS PENDEJOS.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI



Las ideas de Eduardo, la filosofía de la rapiña y de hacernos pendejos.


Yo creo que llegará un tiempo en que sobre las ruinas de la corrupción se levantará la esplendorosa mañana del mundo emancipado, libre de todas las maldades, de todos los monstruosos anacronismos de nuestra época y de nuestras caducas instituciones. Samuel Fielden (1844-1922). Pensador y orador inglés.

Eduardo es ese pendejo de la foto, pero no es cualquier pendejo. (ver significado de la palabra “pendejo” en el último párrafo). Lalo es Contralor General de la Ciudad de México. Yo tampoco lo conocía. Es más, me importa un rábano que Lalo sea el Contralor de la CDMX. Me topé con Lalo al leer una entrevista que un reportero de La Jornada le hizo y que apareció en la versión del diario en Internet, el lunes.

Alejandro Cruz Flores es el autor de la entrevista que periodísticamente tampoco es la gran cosa, lo importante es lo que revela, hasta se ganó la nota principal.

Las ideas expresadas por Eduardo Ravelo Pico en la citada entrevista a La Jornada revelan la filosofía de la rapiña de la clase política mexicana que tiene su máxima expresión en la frase de Carlos Hank González: un político pobre es un pobre político.  Con el argumento de que la corrupción es consubstancial al ser humano, y al mexicano, se sostiene un sistema corrupto. Lalo no puede ignorar que lo que sostiene la corrupción es lo que se llama el Pacto de Impunidad de la partidocracia. Lo sabe pero se hace pendejo.

Si Lalo fuera cualquier hijo de vecino ¿a quién le importa lo que piense? Tampoco es la gran cosa, el sujeto es sólo un funcionario más, pero precisamente por lo que representa es interesante reflexionar sobre la filosofía de la rapiña que Lalo expresa con seguridad asombrosa. Seguramente Eduardo tiene un padrino político,  alguno de los partidos políticos lo promovió, PRD, PRI, PAN, podría ser cualquiera, ¿qué importa? Todos son lo mismo, con la única excepción de Morena y la señora Mary Chuy.

Quién sabe qué chingados estudiaría Eduardo, pero el sujeto se siente con autoridad para establecer premisas a título personal. Ésos son huevos. El rollo mareador de Eduardo incluye perlas como la siguiente: “Es un hecho social (la corrupción) que radica en la desigualdad y está introyectado en el sistema. Generaciones vienen y van y el fenómeno allí está, porque el concepto de corrupción es amplio, se vislumbra desde distintos enfoques: antropológico, biológico, sicológico, jurídico, administrativo y político”.

Como buen político Lalo ubica la solución del problema en el futuro no muy lejano (no importa cuál sea, ellos están ahí para solucionarlo), “se tiene que preparar a las nuevas generaciones para que vayan reconociendo este problema y que se requiere ponerle un alto, aunque, advirtió, no se va a erradicar porque es un hecho social”, ¡sopas! La corrupción no se va a erradicar porque “es un hecho social”, y luego afirma sin prueba alguna: “Cambiar el flagelo de la corrupción requiere por lo menos 40 años”, ¡por lo menos! No crean que Lalo llegó a tan sesuda conclusión nomás a lo puro pendejo, Lalo es un pendejo con currículum de inteligente y cara de honesto, por algo es Contralor General de la Ciudad de México.

Aclaro que uso el término “pendejo” como una de las claves de la filosofía del ínclito maistro Hermenegildo Torres, para quién “pendejo” es una palabra con múltiples significados, en el caso de Lalo y la filosofía de la pendejez aplicada a la clase política mexicana, pendejo es  hacer como que no sabes lo que sabes, hacer que no sabes la clase de personas que están en la cúpula de los partidos, hacer que no sabes que la fortuna de los magnates y políticos mexicanos se forjó a base de corrupción, hambre y muerte, hacerte pendejo es creer lo que afirman los medios de difusión, es creer lo que dicen los jueces de la elecciones pasadas: que no hubo fraude, hacerte pendejo es hacer como que no pasa nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: