miércoles, 14 de junio de 2017

9240. ALEMANIA QUIERE SU PARTE DEL MUNDO.

LAS PEQUEÑAS COSAS.

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

LOS MOMENTOS

Dos, tres veces reinciden en mi mente,
luego intento imaginar que es un juego,
-amando nadie juega-, me dices,
se sabe tan poco, se puede tan poco amando
que a fuerza de reiterarlo, a fuerza de reclamarlo,
es breve instante pasajero, es apenas un asomo,
de una vida diseñada, predestinada
a estar a tu lado sin reclamos, sin reproches,
el tiempo que nos sea posible tan sólo,
de estos nuestros días..., nuestras noches.

eliseo.

Mientras el presidente chino Xi Jinping madura su tremendo acuerdo comercial   con buena parte del mundo por medio del regreso de la ruta de la seda que estrena nombre con el de Una Franja una Ruta; la jefa del gobierno de Alemania Ángela Merkel se ha apresurado a pelear el espacio que ha dejado vacío el remedo de político que ha resultado ser Donald Trump.

Por lo pronto, esta semana ha viajado a América para ajustar las relaciones con países fundamentales de Latinoamérica, mediante los cuales pretende consolidar la presencia del país Bávaro en nuestra región.

Su entrevista con el gobierno mexicano le permitió dejar en claro que no está de acuerdo con Trump y su política de desprecio a las buenas relaciones que hacen posible los buenos convenios comerciales. Mientras Jinping trata de ocupar el espacio vacío de liderazgo; la alemana trata de patentar que ellos no están dispuestos a permitir que les desplacen en estas tierra de economías sedientas de inversión extranjera.

Lo único que no le pareció al gobierno mexicano de esta visita, fue que la líder europea se manifestó "preocupada" por la inseguridad en el clima de negocios, y de la persecución a los periodistas que se hace escándalo internacional.
Supongo que en el momento en que se reunió con los periodistas, empresarios y grupos de inconformes con el gobierno durante más de una hora; es muy probable que esto generara malestar en el equipo de Peña Nieto.

¿Entonces..., ésta reunión fue buena para México?

En realidad, los intereses que se pusieron en juego no eran los mexicanos por encima de los alemanes; en cambio si al contrario ; es Alemania la que reajusta sus intereses para mandarle el mensaje a los Estados Unidos de que lo que deja de lado ellos lo tomarán; al mismo tiempo le ha mandado un certero mensaje al mandatario chino Xi Jinping, de que aun hay líderes en occidente como para ocupar el espacio que con cuidado fue preparando Obama por medio del TPP (tratado del pacífico), y que con su ignorancia, Trump ha roto de un plumazo.

No nos equivoquemos, Ángela Merker no vino a hacer simples amigos a México; vino a consolidar la postura de las empresas alemanas en México frente al mercado norteamericano; al tiempo que manifestaba su interés por ocupar el espacio dejado por este país del norte en el mercado occidental; y, por si fuera poco, era imprescindible  que mandara el mensaje a los chinos... ¡Occidente aun se mantiene firme, al margen de lo que las locuras del lunático norteamericano tenga en mente!

¿Y en todo esto, qué gana México?

Prácticamente nada, seguirá siendo un país donde es más importante la impunidad y el cinismo de la corrupción, que las opciones nacionales.

Seguiremos siendo una economía complementaria en el mercado mundial, seguiremos pensando que es mejor comprar las ignorancia para cuestiones  políticas que generar procesos de desarrollo y educación; eso, que espere mejores momentos, que no son precisamente estos.

Desde luego que usted tendrá su propia opinión al respecto, lo supongo y deseo.


Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: