miércoles, 14 de junio de 2017

9243. FILOSOFÍA DE LA RAPIÑA II.

Reporte Z.

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Filosofía de la rapiña II.

La corrupción es causa directa de la pobreza de los pueblos y suele ser la razón principal de sus desgracias sociales. Jorge González Moore. (1974-¿?) Escritor colombiano.

¿Tenemos que esperar 40 años para terminar con la corrupción como afirma sin prueba alguna el pendejo Eduardo Ravelo Pico, Contralor General de la CDMX? El tal Lalo afirma que la corrupción es “consustancial” a nuestra sociedad, Peña Nieto afirmó algo similar al señalar que la corrupción es parte de nuestra cultura. Ninguno de los dos tiene razón porque se trata de un problema moral, de una elección entre dos alternativas: actuar con honestidad o ser corrupto. Los dos se hacen pendejos (toda la mafia política se hace) porque les conviene.

Puesto que se trata de una elección moral, el problema de la corrupción se simplifica, no se trata de elaborar sesudos estudios para demostrar que la corrupción está en nuestra sangre, ¿para qué hacernos pendejos? La corrupción aumenta en México, en España, en Brasil y en todo el mundo porque las leyes y quienes las aplican son parte del sistema corrupto y han establecido un pacto no escrito, el pacto de impunidad.

No es difícil acabar con la corrupción, lo único que se requiere son leyes duras y jueces incorruptibles. En China no se andan por las ramas, a los corruptos los condenan a muerte o a cadena perpetua, así de fácil. Con tales penas los corruptos lo piensan dos veces antes de meter la mano al billete sucio.

En Singapur en pocos años se transformaron, pasaron de ser uno de los países más corruptos del planeta, a uno de los menos corruptos. La mano dura de inmediato comenzó a funcionar. En menos que canta un gallo se acabó la corrupción: el gobierno aplicó pena de muerte a criminales y corruptos. Hace 10 años había 500.000 presos, hoy sólo quedaban 50. Todos los criminales confesos y probados fueron fusilados: políticos, policías, militares, empresarios corruptos fueron fusilados o colgados, el pueblo no tuvo que esperar 40 años como dice el pendejo de Lalo, caca grande del gobierno de la CDMX.

En Singapur los güevones y adictos que vivían en las calles huyeron ante el riesgo de sufrir una condena a trabajos forzados. Actualmente Singapur es más seguro que Gran Bretaña, España, Israel, Estados Unidos y muchos países. La pena de muerte y los trabajos forzados acabaron con los policías, políticos, empresarios y jueces corruptos, con los traficantes, ladrones y holgazanes. Ahora la gente realmente confía en la policía y en los jueces, y mientras que las infracciones de tránsito son implacables, a los conductores que cumplen con la ley se les premia.

Así pues, no es tan difícil acabar con la corrupción, lo único que se necesita es determinación de los que tienen el poder pero ¿cómo esperar que los corruptos jueces, gobernantes, políticos, policías y criminales cómplices se pongan ellos mismos la soga al cuello?

En un país como el nuestro la pena de muerte es inadmisible por las creencias religiosas de la mayoría, pero los trabajos forzados y la cadena perpetua serían la solución al cáncer de la corrupción. Imaginen a los Romero Deschamps, Elba Esther Gordillo, Josefina Vázquez, Salinas de Gortari, los Duartes, Padrés, etc., con cadena perpetua y en trabajos forzados lo que les resta de vida, se acabaría la corrupción en el PRI, PAN y PRD, en las oficinas de gobierno, en la policía e iniciativa privada.

En menos de un año, qué digo un año, en un mes las ratas de dos patas se irían de este país para no volver. Así que, ¿para qué tanto brinco?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: