viernes, 16 de junio de 2017

9248. SENTIDO PÉSAME.

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

LA FERIA
 
Sentido pésame. 

Tía Nati (de las de Autlán de la Grana, lado paterno), era un cetáceo, pero no se imagine una señora gordinflona, carnes de flan, no, ella era grandota, maciza, cada brazo una pata de piano, cada pierna una columna de catedral, el torso como de tinaco vertical de asbesto de los de antes, muy ágil, que a su paso retemblaban los muebles y los vidrios de las ventanas. Más  buena que el pan, brava hacía que se echara una res de lidia (nomás para que se haga una idea: se hizo pipí en los pantalones un agente de tránsito chilango, de esos correosos gandallas que se ríen del mundo, porque la hizo enojar, y ella le pegó un grito como de bocina de tren, lo tomó por el cuello y lo zarandeó, ‘tantito’, decía ella, ‘nomás tantito’; sí, pero se meó). Se lo cuento porque al velorio de su marido se presentó a dar el pésame, de riguroso luto, el agiotista que los había dejado en la miseria y tía Nati, al oírlo decir que ‘la acompañaba en su pena y se ponía a sus órdenes’, sin levantarse de la silla, le colocó un ‘upper’, que hubiera puesto verde de envidia a Mike Tyson; cayó privado el tipo y ella sin alzar la voz le dijo a uno de sus hijos, mocetón de casi dos metros de alto: -“Por favor saca la basura, mi’jito, y que alguien venga a limpiar’ -porque ya había un charco de sangre. A sus órdenes…

Ayer en Miami, Florida, EUA, fue el primer día de la ‘Conferencia para la prosperidad y la seguridad en Centroamérica’, que la Casa Blanca ordenó que se realizara; termina hoy. Esta Cumbre, es copresidida por los EUA y México. Por la parte yanqui asistió ayer el vicepresidente Pence -quien la inauguró-, el secretario de Estado, Rex Tillerson, y el secretario de seguridad Nacional, John Kelly; por parte de México, los secretarios de Relaciones Exteriores y de Gobernación, Luis  Videgaray y don Miguel Ángel Osorio Chong. Por parte de Centroamérica, los presidentes de los países que los EUA definen como ‘El Triángulo Norte de Centroamérica’ (Guatemala, Honduras y El Salvador), Jimmy Morales, Juan Orlando Hernández y Salvador Sánchez Cerén, respectivamente. Los anfitriones de la reunión (alguien tiene que cargar con los gastos), son el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Cámara de Comercio de Estados Unidos.

El vicepresidente Pence, mediante un comunicado emitido por la Casa Blanca, dijo: ‘Estoy deseando reafirmar el compromiso del presidente Trump a los países del Triángulo del Norte para mejorar su seguridad, su gobernanza y su prosperidad económica y para pedir a nuestros socios, Gobiernos, empresas y organizaciones de desarrollo, que redoblen sus esfuerzos para lograr este objetivo común’.

Cinismo, desfachatez, la desvergüenza habitual del tío Sam. Los EUA han machacado a Centroamérica desde el siglo XIX y son directamente responsables por los ríos de sangre y lagos de llanto derramado por sus pobladores, son los principalísimos autores del expolio de sus recursos, el atraso de sus economías, y de las no pocas dictaduras que han sostenido largamente para su exclusivo beneficio. Y ahora, por la seguridad de su país y únicamente por eso, les interesa abatir la migración, controlar la delincuencia y erradicar la permeabilidad de sus fronteras: Centroamérica completa y el bienestar de su población se lo comen en taco (en su caso, en hamburguesa), les importa un comino, es su interés y (en buena hora), ya les penetró en sus neuronas que mientras prevalezcan las condiciones de inseguridad, miseria y desesperanza que ellos propiciaron, seguirá el despelote.

Y México, como Estado, también tiene cuentas pendientes con Centroamérica. Se dice sin probarlo, que la verdad nos hará libres, tal vez, pero lo que sí es cierto es que hay verdades que es obligatorio asumir: México se ha portado muy mal con los migrantes y nuestras autoridades, por decenios, no han tenido el menor interés en ahorrarle sufrimientos inimaginables a miles y miles de centroamericanos, no pocos de los cuales, simplemente han desaparecido en nuestro territorio. El reconocimiento del presidente Peña Nieto, ante el Congreso de Guatemala, el pasado 6 de junio, de las vejaciones que sufren en nuestro país los centroamericanos no arregla nada, su ‘firme compromiso’ en la protección y defensa de los derechos humanos, es discurso que no avalan los hechos.

Y ahora, encima, sabiendo de la presencia personal en la Cumbre, de los presidentes de Guatemala, Honduras y El Salvador, México y los EUA correspondieron mandando altos funcionarios, sí, pero no equivalentes a los representantes del Estado. Del Trump nada puede esperarse, pero don Peña Nieto bien pudo darse una vuelta ayer por allá, cuando menos para dejar claro que sí somos latinoamericanos, que sí respetamos a nuestros pares. Otro gargajo. Una majadería más. No es correcto.

Tiene muchos entresijos esto de la ‘Conferencia para la prosperidad y la seguridad en Centroamérica’, copresidida por México y los EUA: la Casa Blanca nos va a involucrar en asuntos que no nos corresponden, vamos a ser la mano que saque las castañas del fuego de parte de ellos; un intervencionismo disimulado, con México de personero. De mí se acuerda.

México lo único digno que podría y debería hacer, sería establecer una comisión multilateral, para reparar en lo que se pueda el daño que han sufrido los centroamericanos que han tenido la desdicha de cruzar por aquí rumbo a su sueño americano; acabar absolutamente con la indiferencia oficial y arrasar con los delincuentes que asuelan a los migrantes; y que al mismo tiempo, impida sigan llegando a nuestro país maras y similares, que son un subproducto social de los abusos yanquis en esas tierras.

El gobierno de los EUA lo único que debería hacer es un ‘Plan Marshall’ de reconstrucción de Centroamérica. Ellos causaron sus males y siguen expoliándolos; no han reparado nunca los daños.

Ellos, los que han hecho tan difícil la existencia de esos países y que siguen asociados a sus élites de privilegiados, no pueden esperar que se les acepte su sentido pésame.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: