miércoles, 21 de junio de 2017

9260. NINGUNEADA LA CULTURA DE ZAMORA POR LA AUTORIDAD ESTATAL.

Por Arturo CEJA ARELLANO.
Periodista, escritor y poeta.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

DI’ARINA Y DE MAÍZ.
         
La centralización de servicios y recursos es una rancia práctica, tanto de federativos, como de gobiernos estatales, al aplicar éstos, recursos únicamente para la ciudad o Estado de México, así como en las capitales de entidades. Dejan solamente migajas a los municipios que, de tal forma ven frenado su desarrollo en infraestructuras y servicios.
         
Pero lamentablemente, también se queda estancada la seguridad, educación, deporte, cultura, entre otros aspectos que coadyuvan en el desarrollo armónico de la sociedad a través de una población más culta y mejor educada.
         
Por ejemplo, déjenme comentarles que el gobierno de Michoacán, a través de la Secretaría de Cultura, lo máximo que ha aportado para la realización del Encuentro Internacional de Poetas de Zamora, que recién acaba de vivir su edición número 21, es apenas la ridícula cantidad de ¡diez mil pesos! Y digo ridícula al comparar el aporte que la mencionada Secretaría de Cultura realiza para que en la ciudad de Morelia se organice el Encuentro de Poetas Latinos, al que destina ni más ni menos que el cien por ciento de su inversión, que en éste 2017 será por el orden de los ¡300 mil pesos!. Nomás compare.
         
De tal forma, autoridades culturales de Michoacán mantienen el ninguneo de las expresiones culturales de provincia, en éste caso las que se desarrollan en Zamora, uno de los seis municipios del país que cuenta con un Centro Regional de las Artes, único en Michoacán, lo que ¿debería llenarnos de orgullo? ¡Claro que no! Y menos cuando solamente es un “elefante blanco” al que ni siquiera se le da mantenimiento, lo que se puede palpar a simple vista, pues se empieza a caer en pedacitos.
         
En la capital michoacana, precisamente tras sorbo de aromático café en el famoso portal, no me consta, pero trascendió que, esos 300 mil pesos saldrán, ni más ni menos que del presupuesto que fue asignado para ser aplicado en el CRAM Zamora (700 mil pesos para todo el año), que apenas pudo acceder su espacio para la inauguración del 21 Encuentro Internacional de Poetas, que atrajo a bates de cerca de 15 países del mundo.
         
Usted, amable lector, tal vez se pregunte cuál es la diferencia entre el Encuentro Internacional de Poetas que se desarrolla en Zamora, y el Encuentro de Poetas Latinos de Morelia. Mire usted: en el primero participan poetas que buscan encumbrarse con la letra que destilan sus lápices; mientras que en el segundo participan poetas encumbrados.
         
Mientras que en Zamora se publica un libro con las obras más importantes de los participantes, en Morelia se publica la obra del poeta homenajeado. Ambos coinciden en ser parte del turismo cultural y hasta aprovechan para entrarle al tequila y a la charanda.
         
Además, dicen que para que un evento de gran trascendencia como el Encuentro Internacional de Poetas, o el de Poetas Latinos, pueda recibir apoyo económico oficial para su realización, deben realizarse por lo menos durante tres años en forma consecutiva, lo que las autoridades culturales de Michoacán se pasan por el “arco del triunfo” e ignoran totalmente al primero, que ha llegado a su edición número 21.
         
Increíble ninguneo, pero no nos extrañe. Mientras que le quitan ese dinero a Zamora, a los nuevos escritores se les niega la oportunidad de imprimir sus libros, frenándoles el derecho de difundir sus obras en la entidad, razón por la que, quienes se atreven a escribir cuento, crónica o novela, optan por buscar apoyos en otras entidades, o bien sea de particulares.
         
Lo que ocurrió en la inauguración del 21 Encuentro Internacional de Poetas de Zamora, es del dominio público de manera total. Ello nos indica que ni siquiera los municipios aportan el granito de arena que les corresponde; aunque son varios los granitos que deberían entregar a la cultura del lugar donde mandan.
         
Ningún munícipe de la región (Zamora, Jacona, Tangamandapio y Tangancícuaro)  tuvo el “valor cultural” de presentarse en la inauguración, no obstante a que a sus pueblos acudieron poetas para dar lectura a sus obras.
         
Mire usted, el gobierno federal empezó a promover un programa muy ambicioso para impulsar los valores artístico-culturales de los niños, a través del Coro Infantil Talentos de Michoacán, que luego fue solamente de Zamora; mismo que decían que sería itinerante. O sea, que viajarán a otros lugares para mostrar su calidad artística.
         
Lamentablemente todo quedó en simples presentaciones en el Teatro Obrero ante sus familiares, con la invitación de otros coros que desentonaron mucho en calidad de interpretación, incluyendo el de adultos mayores que perdieron el do, se les olvidó el re y se perdieron en el fa. No los calentó ni el sol.
         
Los coros invitados fueron de colegios particulares, e interpretaron fea música religiosa, e hicieron tedioso el evento, que rescató lo lindo con las interpretaciones que hicieron los niños del Coro Infantil Talento de Zamora.
         
Muy, pero muy lamentable fue que la Secretaría de Cultura federal se olvidara de éste proyecto y se niegue a pagar salarios de los excelentes maestros que lo dirigen, razón por la que, padres de familia podrían verse obligados a pagar una cuota mensual, lo que considero justo; pero no se vale que el proyecto quede desprotegido por autoridades nacionales y estatales. Finalmente de itinerante no tuvo nada, pues la salida más larga que tuvieron del CAM, fue para trasladarse al vecino Teatro Obrero, que, dicho sea de paso, continúa como el espacio cultural más importante de Zamora y otros muchos municipios de la entidad.
         
Vamos pues, de bajada totalmente en cuanto a la proyección cultural se refiere, ante el centralismo de recursos económicos de la Secretaría de Cultura en Michoacán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: