jueves, 22 de junio de 2017

9264. LAUDATO SI, EL CLAMOR DE LOS POBRES.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI



Laudato si, el clamor de los pobres.


“Pero hoy no podemos dejar de reconocer que un verdadero planteo ecológico se convierte siempre en un planteo social, que debe integrar la justicia en las discusiones sobre el ambiente, para escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres”. Papa Francisco. Encíclica Laudato Si, capítulo 1: 49,

Con la publicación de la  encíclica Laudato Si del Papa Francisco, el mismo año se formalizó la Red Eclesial Panamazónica (REPAM), una red de organizaciones católicas que existió desde hace muchos años, pero que en 2014 se bautizó con ese nombre. Laudato si es una idea poderosa que se basa en el pensamiento y acción de san Francisco de Asís, la filosofía franciscana es fundamental en los movimientos de  la Iglesia en pro de proyectos ecológicos y de cuidado del ambiente, la REPAM tiene en la Laudato Si su filosofía fundacional.

El objetivo de la Red Panamazónica es la preservación, cuidado y rescate precisamente de la Panamazonia, el pulmón verde del planeta, amenazado por las voraces corporaciones de la muerte. Cada día se suman a la Red organizaciones ecologistas y en defensa de la vida de países de todo el mundo. La Panamazonia es un territorio de América del Sur que incluye a nueve países, y que es alimentado por el rio Amazonas, con sus miles de formas de vida animal y vegetal en peligro de extinción por la expansión da la industria capitalista. 

La Red une lo que la política divide, cientos de organizaciones indígenas se han sumado a la Red, ellos y ellas representan que es posible la comunión entre el hombre y la naturaleza.

El Papa Francisco llamó a todos a crear conciencia sobre la necesidad de un cambio profundo de conciencia, a dos años de ese llamado, la Red es fruto de ese llamado, una respuesta entre muchas otras que se suman al llamado de salvar la Tierra y preservar sus recursos naturales. El Papa fue muy enfático en la necesidad de transformar el sistema industrial de producción centrado en la ganancia, las comunidades indígenas van más lejos al anular la propiedad privada sobre la Tierra, la tierra no nos pertenece, es de todos, y sus frutos también, de esto se sigue que la tierra no es una mercancía, que no se vende ni se compra.

El sistema depredador de los Corporativos de la muerte y los gobiernos cómplices explotan la Tierra, la despojan, la contaminan, la prostituyen. Los pueblos originarios mantienen una visión sagrada de la Tierra, para ellos es Pachamama, la Madre Tierra; pero la Madre Tierra está en peligro, en modelo de producción del sistema capitalista actual lleva al agotamiento de los recursos naturales y a la destrucción de la civilización, pero eso no parece importarles a los que se benefician del sistema.

Laudato Si es también un planteamiento social, llama a escuchar el clamor de los pobres, en un país como el nuestro con profundas desigualdades y con una clase política que se enriquece a costa de los pobres y en complicidad con los ricos, sólo un cambio profundo de conciencia nos ayudará a recuperar la justicia, y por consecuencia, la paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: