viernes, 23 de junio de 2017

9270. LA DEMOCRACIA EN RIESGO, BLA, BLA, BLA, BLA.

Reporte Z.

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

La democracia en riesgo, bla, bla, bla, bla.


Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro. Adolfo Suárez (1932-2014) Político y abogado español,

El prepotente y racista presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, que en cualquier país con justicia hubiera sido despedido por burlarse de un indígena, afirmó que México tiene serios problemas estructurales, pero no son a causa de las elecciones, sino de políticas públicas equivocadas, a una enorme corrupción que ofende y una gravísima impunidad el mismo es un ejemplo de impunidad.

El niño bonito afirmo que la democracia se encuentra en un bache, que alguien le diga a este pendejo la diferencia entre un bache y un abismo, al menos el sujeto reconoció que la sociedad está “crispada, enojada con la política y lo público. Como nunca antes, hay un creciente descontento en la democracia”.

Independientemente de la demagogia de los farsantes lo interesante es lo que está detrás de las palabras de Lorenzo Córdova, o es un pendejo o es muy vivo, porque con toda su cara dura el tal Lorenzo afirma que las elecciones no son parte estructural del sistema: “México tiene serios problemas estructurales, pero no son a causa de las elecciones”, ah, bueno, entonces las elecciones ¿qué son señor estudiado? ¿No son los procesos electorales parte sustancial de la democracia?

Córdova afirmo que entre otros graves problemas estructurales está “la pobreza y la desigualdad ominosa” pero señor Córdova la pobreza y la desigualdad no son problemas estructurales, son las consecuencias de problemas estructurales, como el de los procesos electorales, precisamente que están en manos de una camarilla controlada por los partidos políticos y que se apoderó del IFE, de los Tribuales electorales y de sistema electoral completo. Ese es un problema estructural.

La impunidad gravísima que alimenta la corrupción, y que hace de nuestro Estado de derecho una verdadera fantasía. “Es un Estado de legalidad absolutamente débil, precario, y en muchos sentidos hasta inexistente”.

Pero Lorenzo Córdova no fue el único que hablo sobre la democracia  impunidad, el general Salvador Cienfuegos Zepeda, secretario de la Defensa Nacional, reconoció que la corrupción y la impunidad se han convertido en un “complejo fenómeno que ha dañado nuestra democracia, nuestra economía, profundizando la desigualdad que ha incrementando la violencia”.

Las declaraciones están a tono con el tema del taller: “Obligaciones y responsabilidades bajo el sistema nacional anticorrupción”, que se llevó a cabo en el Centro Militar de Ciencias de la Salud; el general afirmo que superaremos la corrupción y la impunidad con voluntad, decisión entrega y perseverancia “y con la ferviente vocación de servir a México”, éstas últimas palabras son citadas una y otra vez en los discursos oficiales, pero no fueron las únicas que el general sacó del baúl de los demagogos oficiales, otras frases son paradigmáticas como la siguiente: “estamos obligados a preservar el México donde la ley impere, la corrupción se erradique y la impunidad se destierre”.

Al escuchar hablar a Arely Gómez, titular de la Secretaría de la Función Pública, reconocemos en su discurso las repetidas palabras grandilocuentes que se pronuncian una y otra vez: que la corrupción es un flagelo que lesiona y deteriora la capacidad de las instituciones, así como la confianza en los gobiernos y los servidores públicos, que bla, bla, bla, bla.

Al terminar de leer las notas que citan las palabras de los funcionarios me quedo con una sensación de incredulidad, como dice la canción: “ya no creo en nada”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: