sábado, 24 de junio de 2017

9279. LA MUERTE DEL ALMA.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

La muerte del alma

"Los demás muertos no revivieron hasta que se acabaron los mil años. Es la primera resurrección. Dichoso y santo el que participa en la primera resurrección; la segunda 
muerte no tiene poder sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo y reinarán con él mil años". Apocalipsis, 20 – 5,6.

La posibilidad de que un ser conserve la vida después de la muerte ha sido negada por la ciencia, pero estudios científicos recientes abren la posibilidad de afirmar que el alma no muere cuando la vida se acaba, de acuerdo a científico Roger Penrose, quien afirmó que: “es posible que la información cuántica pueda existir fuera del cuerpo como alma, tal vez de manera indefinida".

El científico señaló que encontró pruebas de que dentro de las proteínas que los seres humanos almacenamos, en los microtúbulos (conductos que trasladan materia celular), existe alojada la información denominada alma. Esta podría mantenerse en el universo luego de que el cuerpo muere; Penrose explicó que se ha probado que, luego de la muerte de una persona, se libera la información subatómica que llevamos y es expulsada hacia el exterior. Sin embargo, si este proceso es temporal y el paciente vuelve inesperadamente a vivir, esta sustancia regresa al cuerpo. Aquí la explicación de los testimonios de quienes dicen haber vuelto de la muerte.

Penrose no es el primero que hace se timo de afirmaciones, científicos del Instituto Max Planck de Física, ubicado en Alemania, consideran que el universo físico, tal cual lo conocemos, está basado en nuestra percepción, lo que vemos y sentimos, pero que después de morir existe el infinito como expresó Hans Peter Durr: "Lo que creemos como el aquí y el ahora, el mundo real, solo es parte material de todo lo que nos resulta comprensible, mientras que el más allá es una realidad infinita mucho mayor".

Desde el punto de vista de la física cuántica el campo espiritual es un cúmulo de información almacenada en las células, en nuestro ADN, esa información no se destruye sino que permanece ¿dónde?, esa es la gran pregunta, la religión cree que el espíritu va al cielo, la ciencia aún no tiene respuesta a esa pregunta.

El biólogo alemán Christian Hellwig aseguró que los pensamientos, voluntad, conciencia y sentimientos se pueden considerar "espirituales", porque no tienen interacción directa con las fuerzas de la naturaleza y que tienen que ver con los "fenómenos del mundo cuántico".

¿Existe una forma de eliminar definitivamente el alma o la información cuántica o es indestructible? Hay una forma, Mateo escribió las palabras del Maestro Jesús que dicen: “No tengan miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. No, teman más bien al que puede destruir con el fuego alma y cuerpo”.

¿Cómo se entiende entonces estas las palabras? ¿Es verdad que el alma se puede vender, entregar a las fuerzas del mal, o incluso se puede destruir por propia mano? Muchos han vendido su alma al demonio del poder y del dinero, la mayoría de los políticos lo han hecho, los sicarios que matan sin piedad a otro ser humano, los soldados que asesinan en nombre de la patria o de la verdad, los magnates que explotan a sus trabajadores, vendieron sus almas, se han quedado vacíos.

Los desalmados ya no tienen nada que perder, lo han perdido todo y ni con todo el dinero y el poder del mundo podrían recuperar el tesoro más preciado: sus almas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: