martes, 27 de junio de 2017

9289. ¿MARCHA DE ORGULLO LESBICO GAY...?

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

TUS HUELLAS

Por más que desande mis pasos,
que desenrede cada instante vivido,
como ofrenda final busco tus brazos,
busco el saludo postrero y firme
de la mujer que un día dijo quererme;
de la mujer que una vez supe que amé.

A la sombra del recuerdo y la nostalgia,
tus huellas, fuertes y precisas
me traen el aroma a reencuentro,
me anuncian tu posible regreso;
¡soy con ellos feliz, qué importa el resto!

eliseo.

Este fin de semana, el mero día de San Juan, se ha realizado la marcha de eso que se ha dado en llamar de manera grotescamente falsa...marcha del orgullo lésbico gay. Afirmo que es una pose grosera y grotesca por la sencilla razón de que bajo ninguna circunstancia encuentro razones para que la sociedad, la familia y el espacio público se sienta orgulloso de que alguien mantenga, publicite su homosexualidad, como medalla al mérito; o en caso contrario, como estigma por lo que debe ser sancionado con golpes y cárcel, como se aplica hoy en Rusia; o incluso con la pena de muerte, como se aplica hoy en muchos países musulmanes de Asia; Medio Oriente y África; así es querido lector en algunos países con religión musulmana aplican cárcel y muerte para la homosexualidad.

En el Distrito Federal, se ha desarrollado la marcha de ese dudoso orgullo con una multitud que salió a gritar que quieren ser libres de vivirse y asumirse con su sexualidad...

¿Significa que no lo han hecho hasta hoy?
¿Significa que son personas especiales que merecen ser vistas de manera especial?

¿Significa que todos debemos salir a exigir que se nos de un trato especial por  lo que somos sexualmente...? Luego entonces tenemos prisa por manifestar públicamente lo que normalmente vivimos y disfrutamos en privado...; luego entonces no somos felices con nuestra sexualidad como al vivimos, puesto que salimos a gritar y exigir determinados derechos...

Es evidente que seguimos siendo un país de mentirosos y cínicos; aun no conozco familias orgullosas de contar con hijos con alguna circunstancia que los haga diferentes a los demás; en las investigaciones entre familias con algún miembro de la misma con el llamado síndrome Dawn (mongolismo), regularmente lo que se descubre es la prisa por negar a esos miembros, ocultarles el derecho a ser parte de la actividades regulares de la misma. Para bien o para mal, se les ve como una carga que nadie quiere llevar; y en ocasiones incluso tratan de deshacerse de ellos.

De la misma forma aun no conozco familias orgullosas de que sus hijo es homosexual, o su hija lesbiana...; ya ni le cuento de los transgénero.

¿Dónde está el tal orgullo de ser gay, lesbiana o transgénero...?

Probablemente en el temor a sentirse diferente, y la burla que se ha generado desde la infancia en contra de los que se manifiestan de manera diferente; que se les ve como raros...

Efectivamente ser diferente es de por si algo especial; pero la manifestación hormonal traducida en preferencias sexuales se hace cada vez más patente; por desgracia parece que es un proceso que rebasa la situación meramente de genética y cultural; para entrar en el plano alimenticio y de medicamentos con que la humanidad pervive hoy: alimentos transgénicos; exceso de hormonas en las carnes de pollo; clenbuterol en la de res; en fin, parece que la ciencia nos ha jugado una mala pasada en aras de ganar más dinero vendiendo basura en forma de alimentos, medicinas y espacio de vida.

Pero esto no tiene nada que ver con aspectos de orgullo... ¡conoce usted familias que se felicitan por que les digan que sus hijos son jotos...? ¿Disfruta escuchando que sus hijas son tortilleras o simplemente lesbianas?

Precisamente sucede todo lo contrario; para las familias es una desdicha moral y social cargada de burlas y penas; en lo posible tratan de negar las criticas y charlas..., les urge evitar que se diga que su hijo es homosexual y lesbiana; ya cuando son transgénero, regularmente estas personas tienen que abandonar la familia.

Pero de la misa forma podemos cuestionar la circunstancia de la heterosexualidad... ¿hay alguna razón para sentirse orgulloso de ser heterosexual...?

No lo creo, ni lo veo así; ser heterosexual es apenas ser como la mayoría en sus preferencias sexuales, sólo eso; pues de ninguna forma eso hace a una persona mejor o peor..., sólo es una preferencia y una situación hormonal y cultural; por eso, de la misma forma no le encuentro razón alguna para asumir que ser homosexual o lesbiana sea una gran cosa o motivo de presumir; incluso pensando abrupta y bruscamente, es darle demasiada importancia a la vida genital; donde unas nalgas, pene y vagina dejan de ser meras zonas sensibles y sensuales, con funciones determinadas para el organismo; para pasar a ser espacios con funciones de culto sensual y sexual.

Nada menos cierto que esto; pienso que estas marchas son un grito de inseguridad y rechazo a sus preferencias sexuales; que caray, si usted tiene determinadas preferencias y las vive en su espacio con las personas que le es posible, se dice que tiene una vida sana y plena; pero si usted se la pasa gritando que por que es gay o lesbiana es discriminado (a) , y resulta que no se habían fijado en su homosexualidad ni lesbianismo sus compañeros de juego, trabajo o  escuela hasta que usted fue gritándolo..., entonces quien tienen un problema es usted, es evidente que está a disgusto con su vida personal, aunque a los demás les tenga sin cuidado si desea a los de su mismo sexo. Será que así vivo amis amigos homosexuales y bisexuales...: como personas como todas.

Por eso me resulta grotesco que salgan a hacer un gran desfile por ser homosexuales o lesbianas; de alguna forma están negando su principio básico...;  como usted o yo, son personas por encima de sus preferencias y las nuestras. Por encima de sus deseos genitales, los veo como personas con derechos por tal situación; pero jamás por sus deseos íntimos, genuinos y con valor como los de otras personas; pero sin sentido en el plano de salir a marchar por su orgullo de lo que de alguna forma, evidentemente no les hace sentir muy bien.

Será que me equivoco, pero aun no conozco familias felices por tener hijos con situaciones socialmente complejas como las del síndrome de Dawn;  aun no veo su felicidad por ello; de igual forma veo a las familias metidas en problemas de convivencia cuando sus hijos  se manifiestan homosexuales o lesbianas.

Más que desfiles, se tiene que seguir legislando para generar un marco legal que ofrezca elementos que anulen toda posibilidad de distinción por las preferencias sexuales entre las personas. Y que... ¡por favor..., el sexo siga siendo solo eso; una parte importante por su disfrute, no por su uso político de grupos que por medio de sus desfiles terminan por usar banderas con intereses que poco tienen que ver con los traseros , las vaginas y los penes!

Desde mi perspectiva no encuentro razones de orgullo por ser homosexual, heterosexual o lesbiana; no se usted.


Le abrazo con cariño "asexual”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: