martes, 27 de junio de 2017

9292. LA PERMACULTURA CONTRA EL CAPITALISMO SALVAJE.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

La permacultura contra el capitalismo salvaje.

Hoy más que nunca, la vida debe caracterizarse por un sentido de responsabilidad
universal, no solo entre naciones y entre humanos, sino entre humanos y
cualquier otra forma de vida. Dalai Lama.

¿Qué es la permacultura? La definición ayudará a entender este movimiento que se aplica en cerca de mil 300 pueblos, villas y ciudades del planeta que se han propuesto cambiar el destino inexorable a que nos lleva el capitalismo salvaje: la destrucción de la civilización.

La permacultura es un sistema de diseño integral basado en varias ciencias que procura satisfacer las necesidades humanas sin destruir, contaminar o agotar los recursos naturales.

No sólo se trata de la agricultura, se trata de un nuevo estilo de vida basado en valores como la diversidad la cooperación, la descentralización, la democratización de la información, el conocimiento y la tecnología  y la pequeña escala;  se rata de una nueva cultura, de una nueva forma de vida. Los valores citados están inspirados en la filosofía indígena, y más que en la filosofía, en la práctica comunitaria, en la vida diaria.

Ya se sabe que la filosofía indígena tiene una visión mucho más profunda que concebir a la tierra  como medio de producción, así sea social, para ellos la Tierra es sagrada. En el caso de la permacultura se trata de producir en común unión, por algo se atribuye el origen de la permacultura a un “viaje” que el iniciador del movimiento, un tal Byron, hizo con el famoso alucinógeno LSD, cuando apenas tenía 13 años.

Sea como sea, la idea no es nueva, los intentos del hombre por vivir en común, unidad datan de al menos 10 mil años, y se cree que en esos tiempos, obligado por las circunstancias, el hombre se unió a otras familias para formar células humanas cada vez más complejas, pero con el mismo ideal de autosuficiencia. ¿Dónde se perdió el sentido comunitario? Cuando apareció la propiedad privada el deseo de acumular, el deseo de poder.

La idea es depender exclusivamente de recursos naturales, eliminando todo lo artificial o industrial en la medida de lo posible. La agricultura autosustentable es básica en el sistema, en primer lugar se elimina el uso de agroquímicos, pesticidas y otros insumos tóxicos.

Los pueblos y ciudades que decidieron aplicar el proyecto han tenido que r paso a paso, por etapas, no es fácil cambiar cientos de años de condicionamiento, de programación. Por esa razón la conversión de un grupo de personas requiere de un proceso de aprendizaje que durará toda la vida, se trata de cambiar modelos mentales impuestos que nos hacen creer que lo más importante en la vida es consumir. Desaprender viejos modelos culturales no es fácil, pero es la base. Por eso el Papa Francisco afirma en Laudato Si que el primer paso es cambiar, transformar nuestra conciencia.

La convivencia entre las personas adquiere otra dimensión cuando se trata de vivir bajo los principios de una vida sencilla, sin la luxuria que ofrece el sistema consumista, vivir con lo necesario haciendo a un lado las necesidades artificiales, creadas para convertir al ser humano en una máquina de consumir, y consumir, y consumir.

La no dependencia de energías fósiles, el aprovechamiento de la energía solar, el uso consciente del agua y el reciclaje son tecnologías que se utilizan en sistema que significa volver a un pasado en el que las cosas no eran sencillas y comer es un privilegio que se gana con el trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: