jueves, 29 de junio de 2017

9300. ¿ZAMORA LA IMPUNE...?

LAS PEQUEÑAS COSAS.

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

                                                       

OYE...

El suave crujido de la hierba triste
me recuerda del otoño su paso;
me refugio sin prisa en tu brazo,
no desando ni detengo el camino,
amor de cada instante; amor y sino,
el ruido de la hierba bajo nosotros,
nos acaricia, alegre nos abraza,
antes justo de su invernal destino.

Oye y vive, vive y siente,
la hierba cruje y se alegra,
nuestros cuerpos son sus cómplices.

eliseo.

Veo con pena publicado en la prensa zamorana una lamentable noticia emanada de una realidad por sus pobladores sentida y sufrida: El Observatorio Regional Zamorano informa que el municipio de Zamora es calificado como el más inseguro y violento del país... (¿?¡!)

¡Carajo! ¿de ese nivel es el problema regional...? ¿Definitivamente estamos tan mal? esto nos indica que: o somos parte del cáncer y fingimos afirmando que está bien que así sean las cosas; o debemos mantener el perfil más bajo posible de una vida obscura, donde no nos atreveremos a comentar lo más mínimo, a sabiendas de nuestra incapacidad reactiva ante esta situación de descomposición social.

Esta noticia se empalma con la aberrante información de lo que se sospechaba con el periodista secuestrado; lo que nos dice que en ocasiones es mejor dejar todo esto, mandar todo al diablo y pedirle perdón a Donald Trump por su idiotez y que nos permita irnos a todos al norte; claro si esa es la forma de salir de esta realidad.

Luego para adornar la realidad, se anuncia la recuperación de coches robados y se festeja como un gran éxito de la policía zamorana y estatal; pero en seguida escucho la desesperanza de los dueños de los coches que son literalmente agredidos con la exigencia de un pago injustamente alto a cambio de recuperar sus unidades; las que de por si, igual puede estar tan maltratadas que puede ser incosteable recuperar; pues cuando escuchan que les piden un pago tan alto, que pareciera que les están cobrando sus coches, le piensan antes de recuperar sus unidades.

¿Qué nos pasa...? 

Los ladrones son otros; a ellos se debe detener y juzgar, a los dueños se les debe reintegrar sus unidades; y, desde luego debe ser reconocida la acción de la policía... ¡pero que les exijan un pago como si estuvieran comprando nuevamente sus unidades...?

Esto tiene nombre, y no se llama buen servicio de los servidores públicos, que hasta hoy, salvo que usted lo haya entendido mal, son quienes cobran un salario que surge de los impuestos de usted y míos.

Quizá dentro de lo que más lastima en la actualidad es ver y sentir con que desapego se les ve a las autoridades municipales; como lo he mencionado en ocasiones; este espacio social es donde se conocen entre funcionarios y sus cuerpos policíacos y la sociedad a que deben servir. Parece que en Zamora no funciona así.

Le pongo un ejemplo de las personas que "recuperaron" su coche en la tan comentada redada... ¡se sintió ofendido y feliz al mismo tiempo! porque de lo que le cobraban para recuperar su carro, al final... luego de rogar, este pago quedó en 10 000 pesos.

Un funcionario dirá que "así son las cosas", pero estoy seguro que el dueño del coche recuperado se siente lastimado por las instituciones que incluso él, ella misma, paga con sus impuestos... eso es degradante; por donde se le quiera ver.

No creo que los zamoranos merezcan ese clima de vida, creo que, con todas sus carencias, el municipio puede ser menos caótico e inseguro. Pero primero se tiene que realizar una auténtica cruzada en contra de la impunidad; creo que ese es una de los tumores que está asfixiando a la ciudad y por extensión al municipio. 

Desde luego es una pena que contando con varios centros universitarios, esto no refleje un cambio para bien; al parecer estos se han dedicado a mantener sus cotos de poder que se refleje en alumnos que paguen colegiaturas, con profesores comodinos cuya expectativa se limite a las quincenas que les ofrece el ser parte de un sistema educativo que en poco ha mejorado el ambiente de vida regional. Será que cada quien lucha por sobrevivir y cierra la puerta al vecino... para que no joda.

Hoy más que nunca, me son presentes los comentarios de mi recordada y querida Laura, cuando en aquellos lejanos años ochenteros del siglo pasado, llegué a estudiar en el COLMICH, y un día cualquiera, mientras dábamos uno de los muchos paseos que disfruté a su lado, me comentó con cierta risa y advertencia... aquí en Zamora, a las nueve se sueltan los leones..., es tierra de nadie.

Aquello que pudo ser un comentario, mezcla de burla y presagio, hoy, al parecer es una realidad que preocupa a las personas que aun se interesan por decir y advertir que las cosas no están bien... ¡y pueden empeorar!

Lo que veo en el Observatorio Regional Zamorano, no es agradable, lastima, apena. Lo que pasa con las autoridades que debieran estar para servir, asusta. No es posible que cada vez se consolide más la idea de que muchas personas prefieren a los delincuentes que a los policías; eso tiene argumentos preocupantes; hay una percepción ciudadana de que en ocasiones y en ciertas regiones la diferencia entre los buenos y los malos se va diluyendo.

Esperemos que esto se detenga, y que las autoridades y la policía honren la tarea que se les encargó: ser los administradores de la vida en orden y paz en donde se les asigna. Bueno, por lo menos que los deseos se asomen en sus actos, que se les vean ganas de servir... y no de servirse de quienes los han elegido o asignado.

Desde luego, usted tendrá su opinión al respecto, seguramente alimentada con la realidad cotidiana, que es el mejor argumento en estos temas escabrosos y de pena social.


Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: