sábado, 1 de julio de 2017

9308. DESCONFIANZA CIUDADANA.

Reporte Z.

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI


Desconfianza ciudadana.

La aparición de la fuerza inclina a la desconfianza. Si deseas convencerme, suelta el palo, y si alzas el palo, sobran los discursos. Con las armas no se afirma la realidad: se la viola. 
Rafael Barrett (1876-1910). Periodista y escritor francés.

Los mexicanos no creemos en el INE, ni en los partidos políticos, ni en la policía, ni en el Tri, pero lo mas grave es que no creamos en nosotros mismos. Cuando ayer el consejero Marco Antonio Baños afirmó que el Instituto Nacional Electoral (INE) tiene niveles “bastante bajos” de credibilidad, no descubrió nada nuevo, si acaso, que cada vez el descrédito del INE es cada vez más acentuado. Baños trató de matizar su afirmación y  aunque dijo que el INE tiene niveles “bastante bajos” de credibilidad, sus números son superiores a los de los partidos políticos.

Los niveles de desconfianza en el INE después de las elecciones locales son de apenas 3.4 y 3.6, en otras palabras, están súper reprobados. Los partidos políticos tienen un nivel de desconfianza de 0.6, o en otras palabras 94 % de incredulidad. En su oportunidad el consejero presidente, el títere Lorenzo Córdova (foto) afirmo:  “No estamos tan mal si nos comparamos con el Congreso, con los partidos, con las instituciones del gobierno, etcétera”.

El sujeto transmite un ego inflado por la vanidad, la superficialidad y el desprecio por los indígenas, como quedó probado en una grabación en la que el sujeto se mofó de un representante indígena. Las declaraciones del títere Córdova revelan la autocomplacencia que prevalece en el INE, el tal Lorenzo pasa por alto que el INE fue secuestrado por los partidos políticos que imponen a sus incondicionales en los puestos de control del INE, pero el montaje es parte de la farsa democrática que se repite una y otra vez; después de cada proceso electoral la desconfianza ciudadana aumenta.

Con ese nivel de credibilidad de menos de 4 puntos sobre 100 en cualquier país democrático del planeta se tomarían medidas drásticas, despidiendo a los consejeros comenzando por el presidente, Lorenzo Córdova.

La desconfianza ciudadana que se expresa contra el INE y los partidos políticos por extensión, se aplica también al gobierno, tanto al gobierno federal que encabeza Peña Nieto, como a los gobiernos estatales y municipales.

La desconfianza ciudadana no es gratuita, es producto de décadas de mentiras, fraudes, traiciones y golpes bajos contra los ciudadanos, tanto ciudadanos pensantes como los ciudadanos masa, los que por falta de dignidad o por ignorancia siguen votando por el PRI, el PAN y el PRD, los partidos que firmaron el Pacto Contra México. La crisis de inseguridad, la violencia y la muerte, son también frutos podridos de un sistema corrupto que se sostiene en la pobreza y la ignorancia.

La falta de fe en sí mismo de millones de mexicanos está relacionada con el clima general de desconfianza, este es otro fruto podrido del sistema, generar desconfianza en los individuos y en las organizaciones, desalentar la unidad y fomentar el individualismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: