lunes, 3 de julio de 2017

9314. ENCUENTRO CON GOROSITO…

Por el Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.
Sociólogo, docente universitario, Investigador y poeta.
Desde el Estado de Guanajuato. Para
Tenepal de CACCINI

ARGENTINA: CHINA POPULAR FINANCIARÍA DOS CENTRALES NUCLEARES.

La visita del Presidente Mauricio Macri a China en mayo de este año fue muy productiva en varias áreas para la nación sudamericana. La más destacada fue la energética, ya que anunció la construcción de dos plantas nucleares para producir energía a un costo de 14 mil millones de dólares, proveyendo China el financiamiento del 85% de dicho proyecto.

En territorio latinoamericano, además de Argentina, su vecino Brasil y México, son los tres países que tienen plantas nucleares de producción de energía. La primera central en Argentina fue inaugurada en 1974, denominada Atocha I. Actualmente cuenta con tres centrales, Atocha I y II y Embalse en la Provincia de Córdoba.

El proyecto marca que en enero del 2018 se iniciaría la construcción de Atocha III, en la localidad de Lima, situada a unos 100 kilómetros de Buenos Aires, siendo la cuarta central. En el 2020 iniciaría la construcción de la quinta, que se ubicaría en la Provincia de Río Negro al sur del país en la Patagonia.

Más allá de diversificar la matriz energética del país, estas centrales integran un plan estratégico de Argentina que tiene como objetivo potenciar sus relaciones económicas con la República Popular China. El país conosureño espera vender más alimentos a China y que ésta aterrice más inversiones en su territorio.

El Presidente Macri lo expresó claramente en su discurso en Beijing ante personalidades del Gobierno y líderes empresariales del Gigante Asiático: “China es un socio absolutamente estratégico. Este será el principio de una época maravillosa en las relaciones entre ambos países. Debe haber pocos países en el mundo más complementarios que Argentina y China”.

Macri puso principal hincapié en la producción de alimentos, primer renglón de la economía de Argentina y de la que China es un cliente clave. “Argentina produce alimentos para 400 millones de personas y aspiramos a duplicarlos en un plazo de 5 a 8 años”. Posteriormente dijo que su país esperaba de China múltiples inversiones en infraestructura,  en “rutas, puentes, energía, puertos y aeropuertos”.

El acercamiento entre ambos países no es nuevo, desde hace una década se vienen firmando acuerdos para la construcción de represas para producir energía hidroeléctrica en la Patagonia, realizar la modernización del ferrocarril Belgrano que es un medio de comunicación nuclear en la logística para sacar la producción de alimentos al mundo.

Este transporta mercancías desde el norte del país al occidental puerto fluvial de Rosario, con acceso al Océano Atlántico y desde donde se realizan los embarques para las exportaciones.

Debemos tener en cuenta que hay algunas especialistas en Relaciones Internacionales como Roberto Adaro del Centro de Estudios en Políticas de Estado y Sociedad que le externo a Inter Press Service (IPS): “Argentina puede sacar ventajas de su relación con China si tiene claro cuáles son sus intereses. Debe hacer hincapié en la complementariedad y no dejar que los chinos invadan nuestro mercado local con sus productos. Hay que tener presente que Argentina hace años viene arrastrando un déficit comercial con China.

También hay un sector crítico con referencia a la construcción de las dos centrales nucleares. Después de la tragedia de Fukushima el 11 de marzo del 2011, la tendencia en el primer mundo ha sido frenar los planes de desarrollo de la energía nuclear. Están los casos de Alemania, Suiza, Francia e Italia que buscan en algunos casos como Berlín, cerrar sus centrales, hasta la disminución de la inversión en ese sector energético.

Ahora no todo el camino está despejado, hay problemas con una resolución de la Corte Suprema de Justicia de Argentina sobre un contrato ya firmado por China para la construcción de las mega represas en territorio patagónico. Hay estudios de impacto ambiental que no favorecen la ejecución de dichos proyectos.

El Gobierno chino amenaza con dejar sin efecto esos contratos y todo el resto de la cartera de inversión, si no se concreta el contrato de construcción, sería terrible para la relación entre la potencia asiática y el país del cono sur.

                                                    ¡Hasta el próximo encuentro…!

       Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: