miércoles, 5 de julio de 2017

9322. ¿CUÁNDO SE JODIÓ ZAMORA?

LAS PEQUEÑAS COSAS

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

LA DISTANCIA.

Cuando el recuerdo se aleja,
como un cruel heraldo que me agrede,
la distancia dicta cruel sentencia
más que olvido, es nostalgia, tiempo breve.

No es que de olvido alimente,
las horas en que te extraño,
amor, de amor hace tantos años
que persistimos la espera.

Recuerdo de  las horas de silencio y nostalgia
a la distancia siempre amor, a la distancia,
en busca de re-inventarnos
para que esto no muera.

eliseo.

Zamora es una ciudad con muchos problemas existenciales; en no pocas ocasiones yo lo mencioné y afirmé en diferentes foros de la ciudad; los intereses económicos siempre se pusieron por delante de la necesidad de crecer culturalmente. Por desgracia su sustento no pasa por la formación de una sociedad con mejor educación. Usted dirá que cuenta con una de las mejores instituciones de investigación a nivel nacional: El COLMICH, y de alguna forma, en algún momento esto fue cierto, pero no podemos decir que esta situación sea expresión de una realidad cotidiana. 

De hecho el COLMICH fundado por Don Luis González fue instalado con la idea de generar un polo de desarrollo cultural..., varias décadas después  de su fundación, podemos afirmar que se ha quedado en un enclave cultural. Quizá esto nos indique que la realidad inercial se ha tragado su empuje inobjetable; o simplemente no ha logrado ser el motor de un nuevo patrón cultural regional, condición básica para que un polo de desarrollo se manifieste en una sociedad específica. En Zamora no ha sido el caso.

Desde luego no citamos las universidades particulares como agentes de cambio regionales por la sencilla razón de que éstas jamás fueron diseñadas para fomentar la cultura en lugar alguno; de hecho aun no se diseña la escuela particular que su fin sea el educar..., fomentar el conocimiento; su meta siempre es, ha sido y será la utilidad financiera, la ganancia económica; ya si se logra generar alguna idea de cambio positivo, será consecuencia de algunas mentes avezadas luchando por ser algo más que simples prestadores de servicios.  Lo digo con la seguridad de quien ha laborado por más de 20 años en la UNIVA tanto de Zamora como de La Piedad; se que por más seriedad que pueda ofrecerse en los procesos educativos, su finalidad jamás puede ser la de educar a una sociedad; su meta es pervivir financieramente y obtener ganancias. No hay nada malo en ello, desde luego. 
¿Entonces..., cuándo se jodió Zamora? 

Por desgracia es una ciudad "espora" con una capacidad de absorción de muy variadas manifestaciones culturales; con el proceso de implantación de la producción de la fresa a mediados del siglo pasado, en la región se dio una alta movilidad humana y financiera; eso despertó apetitos de control que no necesariamente  fueron controlados. 

Al crecer la mancha poblacional, se despertó la codicia de los dueños de las tierras tremendamente fértiles; los desarrolladores se apropiaron del tráfico de influencias, junto con algunos zamoranos improvisados de políticos, usaron su puesto en el congreso para adquirir poder sobre la región, a tal grado que hoy han continuado amasando grandes fortunas, no siempre necesariamente bien habidas, pero que nos muestran que el poder es el poder; y por encima del mismo prácticamente no hay nada.

Pero ni la fresa, ni la papa, ni la movilidad de fuerza de trabajo movilizada propiciaron el deterioro de la región en cuanto a tranquilidad; estas fueron manifestaciones de prosperidad; igual de desarrollo económico desigual; por un lugar un selecto grupo de zamoranos se enriquecieron y incrementaron su fortuna; y por otro se fueron incrementando los cinturones de miseria tan socorridos a la salida a Ario y al norte y Oriente  de la ciudad.

Lo que pasó, a mi ver, es que las instituciones no han estado a la altura de las necesidades, por ellas han pasado muchos políticos de estatura moral insuficiente para evitar que los apetitos de poder no se derramaran. Por ejemplo, en lugar de controlar el crecimiento habitacional anárquico, al parecer, se explotó la alta demanda de casas para una clase media y media baja poco exigente, por lo que, determinados políticos y desarrolladores desplazaron el crecimiento poblacional hacia donde sus intereses personales les ofrecieron más. Es decir Zamora creció sin orden por que la corrupción lo permitió; habría que investigar en cada administración los permisos para meterle mano a las excelentes tierras zamoranas y asfixiarlas construyendo pichoneras en forma de casa-habitación, que representan una de las grandes derrotas del ser humano supuestamente emancipado. ¡Como si se pudiera tener vida de calidad viviendo en esas casitas de muñecas, donde se ha perdido , si es que alguna vez se tuvo, la intimidad y libertad por la que se ha luchado por siglos.

La lucha por el poder generó impunidad que permitió la entrada inmisericorde de grupos delincuenciales que viendo  dos elementos fundamentales en la región: millonarios locales muy identificados, y autoridades poco interesadas en detener el deterioro, fórmula terrible capaz de despertar los más bajos apetitos de los delincuentes. 

Zamora hace tiempo que sufre de una corrupción rampante; hace años reclama y espera funcionarios comprometidos con un proceso de recuperación del espacio social; pero si seguimos con la idea de que todo está  perdido; que los grupos destructores son superiores a la propia sociedad; entonces el fracaso como sociedad es inevitable.

Si antes se soltaban los leones a las nueve de la noche; hoy, según el observatorio regional zamorano, la realidad le ha amanecido, pervivido y anochecido a la Zamora de todo el día y toda la noche. Por tanto solamente hay una solución a la distancia... ir paso a paso reconstruyendo la organización de la administración, menos abusiva con el ciudadano común, y con visas de honestidad, tan cara en nuestros días.

La administración la han manejado indistintamente panistas y priistas; unos acusan a los otros de ser más corruptos que ellos..., luego, a su vez, estos hacen lo mismo regresando la acusación; al final, a Zamora la han jodido entre ambas organizaciones políticas, cada una ha puesto de su parte, los zamoranos saben en qué parte de sus vidas les han fregado con sus políticas.

Esto no es casualidad; la corrupción, la impunidad y los intereses generan un resultado desastroso y poco recomendable. La Zamora relativamente disfrutable es un buen recuerdo... ¿por qué no pensar que es posible su retorno? sería lo deseable, la gran esperanza, por un montón de gente buena, que además de conocer, personalmente quiero, recuerdo y en no pocas ocasiones se extraña.

Y como los males humanos, según Keynes, requieren soluciones humanas, Zamora puede retornar a mejores épocas, lo deseo.

Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: