jueves, 6 de julio de 2017

9331. ENCUENTRO CON GOROSITO…

Por el Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.
Sociólogo, docente universitario, Investigador y poeta.
Desde el Estado de Guanajuato. Para
Tenepal de CACCINI

ENCUENTRO CON GOROSITO… CHILE: EL GOBIERNO PIDE PERDÓN AL PUEBLO MAPUCHE.

Hace ya un cuarto de siglo, tuve el placer de recorrer tierras mapuches en el sur de Chile, la hermosa capital Temuco, el histórico Chol- Chol, lugares bellísimos y personas muy cálidas en el recibimiento al fuereño, orgullosas de su milenaria cultura que se les notaba ampliamente al explicar la misma y sus características.

Otra coincidencia, el 24 de junio, día de mi cumpleaños, se conmemora el Año Nuevo mapuche el We Tripantu (el regreso del sol- en coincidencia con el solsticio de invierno Austral). Este pueblo originario que habita la Araucaría, región donde tienen su mayor extensión territorial, considera “insuficiente” el perdón de la presidente Michelle Bachelet al pueblo mapuche, por los “errores y horrores” cometidos en su contra por el Estado chileno.

El Alcalde de Tirúa, pequeña ciudad ubicada en el epicentro del ancestral territorio mapuche, Adolfo Millabur, considera que “esto de pedir perdón y reconocer que ha habido errores y sobre todo horrores es importante”. Externó, “Que un presidente de Chile, después de 1860 en adelante cuando fue la invasión del Estado chileno al territorio mapuche, mal llamada Pacificación de la Araucaría, haya recordado errores y sobre todo horrores creo que es un aporte”.

Recordemos que la llamada Pacificación de la Araucaría fue una cruenta campaña militar ordenada por el Estado chileno, que tendrá fin en 1881 con la derrota de los mapuches, dejando el terrible saldo de miles de muertos en este pueblo y la reducción de su territorio a medio millón de hectáreas, cuando antes de los combates ocupaban 10 millones de hectáreas.

Por otra parte la Asociación de Municipalidades de Alcaldes Mapuches dio a conocer un comunicado diciendo que la petición de perdón de Bachelet “apunta a mejorar el entendimiento entre el pueblo mapuche y el Estado chileno”.

Tengamos presente que los pobladores mapuches han sido detenidos y procesados bajo la ley antiterrorista, instituida en 1984 por el gobierno militar del general Augusto Pinochet Ugarte (1973- 1990) y aún vigente, que permite la comparecencia de testigos a rostro cubierto, no cuenta el tiempo de arresto sin proceso e incrementa sensiblemente las penas para los condenados.

El sacerdote jesuita Carlos Bresciano, líder de la misión en la congregación de Tirúa dijo que Es valorable que la Jefa de Estado pida perdón, pero no basta con pedir perdón si no va acompañado de reparación justa. Cree que “si ponen sobre la mesa temas más políticos como autodeterminación o autonomía, habrá diálogo con los mapuches.

El religioso sostuvo que si quiere hablar de derechos humanos, habría que recordarle (a Bachelet) los convenios y tratados firmados por Chile como el 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) o la Declaración de las Naciones Unidas, de los Derechos de los Pueblos Indígenas que, entre otras cosas, sostienen el derecho a la autodeterminación o autonomía, palabra que está ausente de un Plan de la Araucaría” dijo el religioso de la misma orden que el Papa Francisco.

Mientras que para el Dr Jorge Pinto, historiador y profesor de la Universidad de la Frontera, la petición de perdón de la presidente es vista como un gesto para retomar el diálogo. “Lamentablemente nos falta más diálogo, sin represión, porque la represión trae más violencia”.

Para el misionero jesuita Bresciani el “tema no es primeramente de pobreza o de exclusión sino político”. La pobreza extrema en la Araucaría “es fruto de una política sistemática y planificada de apropiación de los recursos que responde a un modelo extractivista insostenible. Cualquier autodeterminación en el tema de la relación Estado- pueblos indígenas es fundamentalmente político. Estas son las zonas más excluidas del país y paradójicamente donde residen las industrias más rentables de Chile. Esto es inmoral”.

De acuerdo a datos demográficos del censo del 2012, la población de Chile es de 17,7 millones de los cuales el 11% se declara indígena. De los 1,9 millones censados como pobladores originarios, 84% son mapuches. También hay aymarás, atacameños, pehuenches y pascuenses, mientras aparecen sin población los alacalufes, ona y yaganes.

La iniciativa de Bachelet de declarar feriado nacional el 24 de junio, el Año Nuevo mapuche, We Tripantu es valioso, aunque el pedido de perdón es un gesto hermoso, no soluciona ningún problema de los que se arrastran hace siglos, es más filosófico que pragmático. Quizás a la presidente de Chile le hace falta reflexionar el siguiente pensamiento mapuche:

 ¡Witrange anay! Wúnkey com puche ñi duam- “Levántate, amanece para todos”.

¡Hasta el próximo encuentro…!
Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: