jueves, 13 de julio de 2017

9355. EN ISLANDIA EN VEZ DE GUERRA, ARTES Y DEPORTE CONTRA LAS DROGAS.

Reporte Z.

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

En Islandia en vez de guerra, artes y deporte contra las drogas.
                  
Los países más avanzados conducen al mundo al desastre, mientras que los pueblos hasta ahora considerados primitivos están tratando de salvar al planeta. A menos que los países ricos aprendan de los indígenas, estaremos condenados todos a la destrucción. Noam Chomsky (1928-¿?). Filósofo estadounidense.

Los políticos gringos manifiestan que la demanda de drogas en Estados Unidos es la principal causa de la violencia en México, pero lo único que se les ocurre es enviar armas y policías, es parte de su visión militarizada del mundo, del pensamiento único. Estados Unidos es uno de los países más violentos, no sólo hacia afuera, sino hacia adentro, es una sociedad patológica, enferma.

La locura de la sociedad estadounidense lleva a la evasión, millones de gringos ingieren drogas tratando de escapar de la pesadilla americana: cocaína, heroína, analgésicos, metanfetaminas y en especial, alcohol y mariguana, son las drogas que más se usan,  otras drogas, legales son los fármacos que se consumen en grandes cantidades para intentar escapar del infierno que muchos creen que es un sueño, el sueño americano, en realidad es la pesadilla americana; el títere Trump es sólo uno de sus esperpentos.

Estados Unidos es líder en consumo de drogas legales e ilegales, eso sin mencionar la adicción al alcohol, la droga socialmente tolerada causa directa de millones de muertes.

A los políticos gringos, como a los mexicanos, la única respuesta que se les ocurre para enfrentar el problema es armas y policías, el resultado no puede ser más negativo para la sociedad, para los Señores de la guerra y sus cómplices es magnífico, pero en Islandia los políticos son pensantes, no sólo porque han transformado su país con un sistema educativo revolucionario, la decisión de dejar de depender de los bancos usureros (el FMI y el Banco Mundial), el combate a la corrupción en serio y desde hace casi tres décadas, son ejemplos a seguir; con un programa de prevención del uso de drogas basado en artes y deportes, el gobierno Islandia demuestra que trabaja para los ciudadanos, no para los Señores de la guerra ni para enriquecer a políticos corruptos.

En la década de los años 90s en las principales ciudades de Islandia los antros se multiplicaban  y los jóvenes se emborrachaban en sus autos los fines de semana; el índice de consumo de alcohol, tabaco y drogas era de más del 40 % entre los adolescentes, así que el gobierno a enfrentó el problema de una manera inteligente, no como en México, con la estúpida guerra contra las drogas iniciada por Felipe Calderón, pero ¿qué se podía esperar de un adicto al alcohol?

El primer paso fue endurecer las leyes para evitar que los menores pudieran adquirir alcohol, incluso se impuso el toque de queda; los adolescentes debían de estar en sus hogares a las 10 de la noche en invierno y a las 12 p. m. en verano, pero la medida más efectiva fue fomentar la convivencia familiar la comunicación padres-hijos. El gobierno destinó importantes sumas de dinero en fomentar las artes, el deporte y los clubes de convivencia: el gobierno entrega directamente a las familias un promedio de mil dólares estadounidenses cada semana para destinarlo a actividades artísticas, recreativas y de convivencia social. El resultado fue un cambio drástico: el porcentaje de tiempo de convivencia familiar y de práctica de deportes y actividades artísticas aumentó al doble y el consumo de alcohol, mariguana, tabaco y las drogas ilegales se desplomó.

En Islandia el gobierno estableció un programa destinado a la expansión de la conciencia de los niños y jóvenes, pero en vez de utilizar drogas alucinógenas, aplicaron en programa basado en los deportes y las artes. En México, a los corruptos políticos lo único que se les ocurre es la prohibición y el uso de la violencia. Los resultados, después de casi 12 años están a la vista: no sólo aumenta el consumo de drogas ilegales, la violencia y la muerte, también. ¿A quiénes beneficia la guerra contra las drogas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: