martes, 18 de julio de 2017

9376. “LÁGRIMAS Y RISAS”.

LA FERIA

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde Chiapas.
México. Para
Tenepal de CACCINI

“Lágrimas y Risas”.
Phineas Taylor Barnum, como usted sabe, fue un empresario yanqui  muy  famoso en el siglo XIX por sus espectáculos de monstruos y rarezas, que en 1871 fundó el circo más importante del mundo (el Ringling Brothers and Barnum Circus, desaparecido en enero de este 2017, gracias a los protectores de animales irracionales); pues bien, don P.T. Barnum fue el creador de la publicidad como hoy la conocemos, la de medias verdades, exageraciones y mentiras redondas; no conocía límites su cinismo, nada lo ruborizaba. Sus restos reposan desde el 7 de abril de 1891 en el Cementerio de Mountain Grove, Connecticut… aunque, ayer, se dice, se escucharon fuerte y claro los topes que daba a su ataúd, de pura envidia porque en México lo hemos dejado en ridículo: para mentiras las nuestras; para exageraciones, las de acá; para monstruos, los de nosotros. Lástima don Barnum, es usted un bebito de brazos, al menos frente a las empresas encuestadoras de esta tierra de hombres cabales.

Parece lejano pero ya está encima el proceso para cambiar de Presidente de la república (¡bendito sea el dios en que cada uno crea!). Las precampañas de los que traen antojo de hospedarse en Los Pinos, inician en la tercera semana de este noviembre. Por eso, primerizos, amateurs y similares, andan inquietos, van a todas, corren, brincan, andan en bici, son el muñequito del pastel de cualquier boda y chambelanes de toda quinceañera; andan con palpitaciones de pecho y escozor (picor y ardores) en el extremo inferior del sistema digestivo… pero en la mera salidita. Y también hay señores serios, claro.

Un recurso del que no prescinden los imitadores de la política yanqui, son las encuestas, de ineficacia probada dada la naturaleza del ciudadano estándar de este nuestro risueño país, sin considerar que no pocas se hacen en la soledad del gabinete del que la va a cobrar (“la tierra es de quien la trabaja”, decían en la Revolución y hoy: “la encuesta es de quien la paga”).

Ayer, la nota de primera plana de El Universal, reza: “Frente Amplio. Mancera lidera (…) encabeza las preferencias entre perredistas para ser el candidato a la presidencia (…)”. Bueno, por él qué bueno.

Obtuvo don Mancera el 22.7%, seguido por un señor de apellido Zepeda, que sacó el 5.9%; luego con el 2.3%, Silvano Aureoles (gobernador de Michoacán); y hasta el fondo de la encuesta, con el 1.3%, Graco Ramírez (gobernador de Morelos, el que torea al Cuau, tratando de no lastimarlo).

Los del equipo de don Mancera saben que la gente no lee, que si acaso se fija en los titulares, y es lo deseable porque la encuesta, dice el propio Universal, fue nacional, telefónica y a mil ciudadanos. O sea: no a mil perredistas (y eso, si es que de veras echaron los mil telefonazos); la encuesta arrojó que el 69% no sabía que se está tratando de formar una coalición de partidos llamada Frente Amplio Democrático y ante la pregunta de a quién preferían como candidato, el 67.8% dijo no saber o no contestó. Luego siguen algunos malabares con combinaciones entre simpatizantes confesos del PRD y de la posible alianza que francamente da pereza comentar: 678 personas de mil encuestadas dijeron no saber o no contestaron: con la opinión de 322 personas -de un padrón de electores superior a 83 millones 563 mil ciudadanos-, alcanza para poner en primera plana que Mancera va de puntero. Barnum sufre.

Don Mancera comenzó su carrera en la política el 8 de enero de 2012, cuando se registró como precandidato de Marcelotzin Ebrard a la jefatura de gobierno del entonces D.F., bajo las siglas del PRD, para luego ser candidato del PRD, el PT y Movimiento Ciudadano, sin estar afiliado a ninguno, como hasta la fecha. Antes, desde el año 2000, fue burócrata de medio pelo (asesor de la Asamblea del D.F.), y policía de 2002 a 2004, en varios puestos de director de la Secretaría de Seguridad del D.F.; en 2005, Director Jurídico de la Secretaría de Desarrollo Social del Gobierno del D.F.; ese mismo año, Consejero de la Judicatura del D.F. y luego otra vez de teco en la Procu del D.F., hasta llegar a Procurador. La nota dominante de su desempeño es la detención de inocentes y la fabricación de culpables (sobran casos, falta espacio). Ahora como Jefe de Gobierno de la CdMx, sus aciertos son pocos sus pifias muchas y su necedad en negar que hay crimen organizado en la capital del país, una torpeza de consecuencias por determinar.

Este es el puntero según la encuesta que respondieron 322 ciudadanos.

Comparar a don Graco Ramírez Garrido Abreu, con el Mancera -Astroboy engominado-, es una mentada de madre.

Y escribió este López, don Graco, porque hasta entre perros hay clases.

Don Graco, en 1978 fue miembro fundador del Partido Socialista de los Trabajadores; en 1987, del Partido Mexicano Socialista; en 1989, del Partido de la Revolución Democrática; diputado federal tres veces y senador, una; Coordinador de la reconstrucción de Tepito en 1970; activista en San Luis Potosí del Movimiento Ciudadano por la Democracia del legendario doctor Nava. Líder en 1995 de las marchas del silencio que consiguieron el primer plebiscito ciudadano y la caída de Jorge Carrillo, gobernador de Morelos.

Sí, este es el Graco que en 1999 convocó a Cárdenas, Fox, Manuel Camacho y otros, al debate nacional “Pensar en el 2000”, origen del derrumbe del PRI ese año. El mismo don Graco al que el país debe la existencia de las candidaturas independientes. Y a este señor curtido en más de 47 años de lucha política, es al que Mancera le saca 17 veces de ventaja… ni la  burla perdonan.

Es don Graco, prueba viva de que la especialidad de nuestro mundo político es el desperdicio de recursos humanos. Hay gente de primera calidad en todas las formaciones y partidos, la cosa es no seguir desperdiciándolos.


Como vamos, esta etapa de la vida nacional quedará en historieta y la crónica del que ya podemos llamar desde ahora fallido 2018, la deben escribir los sucesores de la señora Vargas Dulché, al fin es una saga de “Lágrimas y Risas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: