martes, 25 de julio de 2017

9405. EL MOVIMIENTO LÉSBICO-GAY Y LOS FINES POLÍTICOS QUE HAY DETRÁS.

Reporte Z.

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI



El movimiento lésbico-gay y los fines políticos que hay detrás.

“Aquí en Londres eres libre de amar a quien quieras amar y de ser quien quiera que quieras ser”. Sadiq Khan, alcalde de la ciudad de Londres.

Leí con interés los relatos que publicó LaJornada sobre temas de la agenda lésbico-gay, la semana pasada, los relatos reflejan problemas humanos que nos cuestionan: un hombre que decide cambiar de género después de años de padecer en una familia con un padre machista, una niña con cuerpo de niño reprimida toda su vida por una sociedad hipócrita, etc., una persona que tenga un mínimo de información y objetividad no puede ignorar la represión que históricamente sufrió y que sufre el grupo social denominado lésbico-gay.

No es un asunto sencillo, plantea problemas humanos, éticos, morales, sicológicos, biológicos, legales, pero también políticos y hasta económicos, pero el movimiento, con todo y las reivindicaciones que plantea, ha sido utilizado con fines económicos, comerciales, políticos e ideológicos, lo mismo que sucedió con el movimiento hippie en los sesentas (se transformó en un negocio, en una manipulación ideológica simbolizada en la transformación de Los Beatles: de adolescentes rebeldes con jeans proletarios y chamarra de cuero o mezclilla, a jovencitos con traje de marca y corte de pelo de honguito: ¡Hay, qué tiernos!), se repite en los setentas con el movimiento lésbico-gay. Las demandas del movimiento lésbico gay son utilizadas políticamente.

El hecho de que el movimiento conocido con las siglas LGBTTI sea tan popular en la actualidad tiene un trasfondo complejo, una de cuyas ramificaciones más oscuras el manejo de la industria de la luxuria, la promoción de la extravagancia y del exceso a través de la moda con todas sus ramas, vestimenta, maquillajes y estilos de vida es un negocio muy redituable, además del objetivo ideológico del movimiento: eliminar a la familia tradicional.

Miles de millones de dólares se mueven en la industria de la luxuria, desde Hollywood se promueve el consumismo a través de la moda, sin mencionar otra de las industrias más redituables para la mafia que maneja el movimiento gay: la industria de la pornografía en sus múltiples manifestaciones “perversas”, término con el que la psicología conservadora designa la sexualidad ahora conocida como “diversa”, en nombre de la “diversidad” se permite todo, esto es relativismo: tú eres la medida de tus excesos, no hay mas ley que la que impongan tus placeres.

El hecho de que los políticos y gobernantes se sumen al movimiento y se exhiban en los desfiles de la marcha del orgullo lésbico-gay es muy significativo. Hace alrededor de un mes en Londres el alcalde se exhibió en el desfile anual, los políticos están dispuestos a todo para sumar votos, además de que como ocurre en el Vaticano, entre la clase política existen lobby gays, grupúsculos de poder conectados por lazos de preferencias sexuales diferentes a las normales.

El poder de quienes manejan el movimiento desde las sombras es tal que influye en los partidos políticos más conservadores de Europa y cambia las decisiones de poderosos líderes como la canciller de Alemania Ángela Merkel, que tuvo que ceder en el tema de la legalización del matrimonio homosexual, si personajes de la talla de Markel están sometidos, ¿qué esperar de los títeres de México en donde desde el gobierno de Peña Nieto se ha tratado de imponer la agenda lésbico gay? Muchas interrogantes, pocas respuestas inteligentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: