miércoles, 9 de agosto de 2017

9468. SER HIJO DEL PRESIDENTE… O SER JUAN PUEBLO.

LAS PEQUEÑAS COSAS.

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

DE CUMPLEAÑOS.

No es que el olvido me asalte,
acaso sea un mero dejo de nostalgia
como ayer, se tan poco de tu historia
que apenas pregunto tu pasado.

No, amor de cada instante,
no es de locura y remordimientos
de que haremos este amor interesante;
no es el espejo el que avejenta el cuerpo,
son los momentos que nos hemos gastado.

Será que hoy como ayer, amor sin fronteras,
Seguimos siendo nosotros, los de siempre,
viviendo una y mil razones, sin preguntas,
sin contar los días del calendario.

eliseo.

Durante el sexenio de Ernesto Zedillo (1994-2000) se comentaba en la prensa que la hija de este se "encaprichó" con el futbolista del América Zague; y que simplemente, porque era la hija del presidente y "estaba de ganas", llegaba con sus guardias presidenciales al entrenamiento del equipo en donde se encontraba trabajando el motivo de sus cuitas sentimentales; por lo que al parecer el futbolista tenía que interrumpir su entrenamiento... "a la señorita se le antojaba estar con él..." ni como cuestionarla..., era la hija del presidente de México.

En este sexenio; hará un par de años, en San Miguel de Allende Gto., en un bar de moda, el hijo de Peña Nieto entró en conflicto con otro junior de cierta familia prestigiosa; cuando llegaron a los golpes, al parecer por la atención de una damisela... Pero como el hijo del presidente es custodiado por guardias presidenciales, simplemente el pleito desembocó  en una felpa de los guardias contra el rival del Peña Nieto; el problema es que este, en lugar de  detener la paliza que recibía el otro y sus amigos. Se mantuvo alentando a sus guardias con la arenga... ¡denles plomo..., denles plomo! que en el lenguaje elemental "naco-nocturno" significa dispárenles... mátenlos. 

Obviamente se publicó en alguna página lejana del protagonismo de la prensa nacional; esto se llama control de la opinión pública; y en política se llama control de daños. Nada pasó en lo público; en lo privado nadie sabe algo al respecto.

En esta semana primera del mes de agosto de 2017, en Playa del Carmen, Quintana Roo, el hijo de Felipe Calderón: Luis Felipe Calderón Zavala; precisamente en el Hotel Porto Real; junto con sus amigos ha armado un gran escándalo; o sea, un buen desmadre que justificó la movilización del personal del hotel y de la policía... al identificarle todo quedó en un mero consejo para que poooor favor le bajaran un poco; claro, es el hijo del ex-presidente más odiado del país... ¡pero con un ejército de guardias a sus órdenes de por vida...! ¡pagados con nuestros impuestos!

Como usted puede ver, son tres casos de impunidad merced al sistema de injusticia en que nos hemos desarrollado; nada nuevo, es tan común la discriminación por ser o no ser hijo de determinada figura pública.

Le formulo una pregunta ingenua... pero interesante...

¿Qué pasaría si un hijo de López Obrador comete algún acto de abuso de poder, usando la mascarada de ser hijo de quién es...?

La respuesta es muy simple y obvia; vendría el tan deseado linchamiento para la figura de su padre; es tanto el temor que le tiene la clase política, que en estos días realizan reuniones de panistas, perredistas e incluso pre-candidatos independientes, buscando la fórmula para detener el crecimiento de la popularidad del tabasqueño; de hecho se está formando el Frente contra el Peje, con todo el temor que le tienen a las advertencias de este, que afirma que les quitará los beneficios de mafiosos que se han asignado entre si, como políticos, y para sus familiares. Sería el gran escándalo nacional en los noticiarios, lo sé.

Esta realidad nos da una terrible lección de inmoralidad..., somos una sociedad bárbaramente injusta y discriminadora; hay demasiadas prendas que nos indican que vivimos en un entorno "aristocrático" en que "como te ven te tratan"; "según tu linaje, es el trato". El ser hijo de..., marca la diferencia del trato; somos una sociedad  de la tarjetita de presentación donde el más idiota pretende pasarse por licenciado..., de lo que sea..., pero licenciado al fin.

Pobre del que no puede presumir ser pariente o amigo de determinado personaje popular, regularmente está condenado a ser tratado de la peor manera por las autoridades; nuevamente tiene sentido la sentencia de el filósofo Fernando Savater en su libro ÉTICA DE URGENCIA... donde nos recuerda que la ley es la misma..., lo que cambia son las condiciones en que se enfrenta esta..., si eres hijo de...; o eres simplemente un Juan don nadie.

Esta es la impunidad que duele; al menos a mi si, no se a usted.

Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: