jueves, 10 de agosto de 2017

9470. EL MEJOR HOMENAJE A RIUS, LEER SUS LIBROS.

Reporte Z.

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI




El mejor homenaje a Rius, leer sus libros.


"Los homenajes son cuando se muere uno y aquí se están adelantando un poco. No se está acostumbrado a que hablen bien de uno, pero se siente bonito’’.

Palabras de Eduardo del Río (1934-2017), al recibir el reconocimiento de caricatura Gabriel Vargas, en diciembre de 2016.

El fallecimiento del último zamorano ilustre, Eduardo del Río, Rius, provocó una ola de artículos en la prensa y la televisión nacional e internacional. El caricaturista, autor de más de 100 libros, creador incansable y crítico del gobierno, de los partidos políticos y de la Iglesia católica, nunca recibió un homenaje de autoridad alguna en su tierra, Zamora, Michoacán.

LaJornada dedicó la portada al monero que con sus obras, despertó inquietudes en millones de mexicanos sobre los temas más diversos, la revista Proceso dedicó y dedicará importantes espacios a la obra de Rius, lo mismo harán otros medios, en una especie de homenaje al “Maestro de los Moneros” mexicanos, y en Zamora, ¿Quién será el que se atreverá a romper la apatía generalizada para realizar un homenaje a Rius?, un homenaje post mortem ya que en vida ninguna autoridad ni institución civil o académica local se atrevió a reconocer el genio de Eduardo del Río.

Es poco probable que ahora sí, universidades privadas, instituciones académicas, dediquen homenajes al zamorano olvidado, que autoridades le concedan reconocimientos post mortem, pero todo eso debería de ser en vida hermano, en vida. ¿Prevalecerá la indiferencia?

Rius fue vegetariano buena parte de su vida y apoyó decididamente las causas ecologistas,  La panza es primero es uno de sus libros más conocidos, no sólo por el número de libros vendidos, sino en el número de los lectores de uno sólo de los ejemplares,  y es que, lo mismo que en el caso de las historietas, los libros de Rius pasan de mano en mano, de casa en casa, como si tuvieran vida propia, despojados de la solemnidad de los libros normales. Los monos de Rius ayudaron al pueblo a ver con ojos críticos, instituciones como los partidos políticos, los gobiernos, la Iglesia y hasta el guadalupanismo.

Entre las expresiones sobre Rius que inundan las redes e internet, copio la de Fernando Quiroz Nácar, publicada en el correo ilustrado de La Jornada del miércoles:

“Extrañaremos al Gran Rius.

Después de tanto que nos hizo reír y reflexionar, ahora nos toca llorar y extrañar al Gran Rius, aunque nunca se irá”.

El pueblo, los lectores de Rius, seguirán leyendo sus libros y los personajes de Los Agachados, Caltzontzin y su amigo entrañable Chon Prieto, fiel seguidor del dios Baco, el profe Gumaro y Doña Eme seguirán dando lata, San Garabato es Zamora, es Michoacán, es México ero en historieta.

Volver a leer a Rius y compartir sus libros es el mejor homenaje que se puede hacer al zamorano ilustre fallecido el pasado 8 de agosto. 

¡Hasta siempre querido Rius! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: