martes, 8 de agosto de 2017

9560. LOS MENONITAS Y SUS AFECTACIONES AL MEDIO AMBIENTE.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Ambientalista, articulista y crítico.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Los Menonitas son una rama pacifista y trinitaria del movimiento cristiano anabaptista, originado en el siglo XVI, como expresión radical de la Reforma. Una Reforma de la Iglesia  a la que muchos se opusieron y a los que se llamó desde entonces los Protestantes y que después, el sacerdote Menno logró unir varias congregaciones, de él deriva el nombre de Menonitas. Que en México se establecieron en el estado de Chihuahua y que ahora han llegado hasta Quintana Roo.

En la actualidad existen dos tipos de Menonitas. Menonitas de la antigua orden: en torno al 15% de menonitas, su idioma principal es: Deitsch, conservan tradiciones centenarias. La historia de este grupo de menonitas se caracteriza por las migraciones repetidas de sus grupos, ya que buscan lugares donde se puedan establecer y donde sus prácticas sean aceptadas sin interferencia del estado o la sociedad -a más de 50 kilómetros de la civilización moderna-. Rechazan las nuevas tecnologías, la electricidad...

Menonitas de la nueva orden: actúan como una iglesia protestante tradicional, algunas comunidades usan Deitsch exclusivamente para sus servicios religiosos, otras ni siquiera para eso. Aceptan la vida moderna, aunque con algunas limitaciones. Algunas comunidades rechazan radio, TV, Informática, ordenadores, tener coche propio... esto varía según comunidad.

Siempre, desde que leí de ellos, consideré que sus acciones debían ser imitadas en eso de no usar electricidad, vehículos automotores y más que llevan a no contaminar, a no generar dióxido de carbono y otros gases, hasta ahí todo está bien, sin embargo, de unos años a la fecha sus acciones ya no van con sus principios y la afectación a bosques y selvas las han hecho en cantidades alarmantes ante la complacencia de las autoridades, vamos a leer las notas que se tienen.

Entre 2008 y 2009, la Profepa realizó visitas de inspección que derivaron en un operativo de decomiso de productos forestales en el campo Menonita número 7 en Hopelchen, Campeche.

Como resultado, se suspendió el aprovechamiento en selva baja en un área de 759 hectáreas, así como en 10 predios; se clausuraron cinco aserraderos, se decomisaron cuatro tractores y tres tráileres, y se clausuraron de forma definitiva 299 hornos para carbón vegetal.

En ese momento, la Profepa presentó 18 denuncias penales ante la Procuraduría General de la República (PGR) e impuso dos millones 795 mil 274 pesos en multas.

En cuanto a Coahuila, se detectó la afectación de dos mil 300 hectáreas en 23 predios de 100 hectáreas, cada uno, por el cambio de uso de suelo en terrenos forestales para actividades agrícolas y forrajeras sin autorización, esto también se debió a las actividades cotidianas de los menonitas.

Profepa reveló que ya se atendieron y agotaron todos los medios de impugnación, todos favorables a Profepa, por lo que se estima que los procedimientos concluyan antes de que termine 2017, lo que derivaría en multas por 600 mil pesos para cada predio, sumando un total de 14 millones por todas las hectáreas afectadas.

Mientras tanto, en Quintana Roo, la Profepa inspeccionó y denunció penalmente a un grupo de menonitas del campo  Banderas, por la provocación de un incendio forestal que afectó dos áreas de 77.18 hectáreas y 19.12 hectáreas de Selva Baja.

El objetivo era cambio de uso de suelo en terrenos forestales, para destinarlos a agricultura dentro del Área de Protección de flora y Fauna denominado Balaán kaax, en el municipio de José María Morelos. Por lo anterior, en 2013 se inspeccionó, denunció y puso a disposición del Ministerio Público Federal, en Chetumal, a ocho menonitas.

Actualmente y en atención a la denuncia ciudadana, la Profepa realizó un operativo conjunto con la Secretaría de Marina Armada de México para constatar la realización de actividades ilegales de cambio de uso de suelo en terrenos forestales. Esto es en tres predios ocupados por grupos de menonitas en los ejidos El Bajío, El Paraíso y San Fernando, en el municipio de Bacalar, estado de Quintana Roo, la afectación es a 1,400 hectáreas, todas han sido deforestadas.

El gobierno debe actuar y obligar a que las áreas boscosas vuelvan a ser pobladas de árboles.

Quintana Roo se está convirtiendo en un Estado en que se tiene gran afectación al medio ambiente, recordemos lo del Manglar Tajamar y ahora lo de los menonitas. La PROFEPA debe tener más vigilancia no para actuar después de, sino antes, no cuando el daño ya está hecho, sino prevenir. Es lo mismo que  con los incendios y quema de pastizales de nuestra región, se actúa después de y no antes, las medidas de prevención deben estar.

Hace ya una buena cantidad de años, escribí sobre los menonitas, mencionaba y alababa el que sus formas de vida fueran para bien del medio ambiente---su agricultura, sus medios de transporte, su alimentación, ahora es lamentable lo que han venido haciendo en los últimos años y más en este 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: