martes, 8 de agosto de 2017

9561. ¡ADIÓS, QUERIDO RIUS FRIUS, ZAMORANO ILUSTRE Y MAESTRO DE MONEROS!

Reporte Z.

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI




¡Adiós, querido Rius Frius, zamorano ilustre y maestro de moneros¡


“Ciudad de México. El referente cultural del país, maestro informal de muchos mexicanos, el más entrañable de los caricaturistas y formador de conciencias, el historietista Eduardo del Río (Zamora, Michoacán, 1934), mejor conocido como Rius, murió a los 83 años en Tepoztlán, Morelos”.


Entrada de la nota publicada por la Redacción de LaJornada, uno de los diarios más importantes de nuestro país, el pasado 8 de agosto.


Solamente una vez me encontré personalmente con el querido Eduardo del Río, Rius Frius, fue hace muchos años la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística (SMGE), Corresponsalía Licenciado Alfonso García Robles de Zamora, el contacto para la entrevista fue el licenciado Fidel Martínez Acevedo, presidente de la institución que invitó a Rius no recuerdo si para hacerle un homenaje o sólo como invitado para impartir una conferencia; si fue lo primero entonces la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística sería la única que le hizo un homenaje a Rius en su tierra. En esa ocasión alguien nos tomó una fotografía a los cuatro: Rius, el Lic. Fidel Martínez, Salvador Mejía Aguilar (q.e.p.d.)  locutor y amigo del que esto escribe; busqué la fotografía pero no la encontré.

Conocí a Ruis en el puesto de revistas de Sergio, en el mercado del Carmen, Sergio colocaba sus cuentos en la malla ciclónica del jardín del Caren, ponía los cuentos  como si fuera un tendedero y los rentaba a 20 centavos cada uno, yo estaba en primaria y cada semana visitaba a Sergio varias veces para leer los cuentos de Kalimán, Supermán, Los Supersabios, Tarzán, y por supuesto Los Supermachos y luego Los Agachados.

A través de Rius comencé a formarme en el campo de la filosofía, Caltzonzin, el del sarape eléctrico,  fue mi primer maestro, con razón escribió Carlos Monsiváis que: “en el país existen tres secretarías de educación: la SEP, Televisa y Rius”.

Católico involuntario, Eduardo del Río fue seminarista, burócrata, embotellador, vendedor de jabón, office boy, encuadernador, cajero, profesor sin títulos y enterrador en Gayosso. Rius escribió más de cien libros, entre ellos el Manual del perfecto ateo, libro con el que dicen sus cercanos, Rius se ganó la excomunión de la Iglesia católica, institución que detestaba a Rius por sus agudas críticas, la mafia de la partidocracia también odiaba a Rius, que con sus cuentos o historietas despertaba la conciencia política y social de millones de mexicanos que hasta antes de los monos de Rius en sus revistas y libros, consumía Alarma, La Prensa y Esto, únicas fuentes formativas del pueblo.

En los años 70 fue inusitado que Los Supermachos tuvieran un tiraje de 250 cuentos semanales, sin dejar de señalar que cada cuento pasaba de mano en mano y de casa en casa y hasta 10 personas leían cada historieta. Eso encendió la alarma en el gobierno priista que maquino y despojó a Ruis de Los Supermachos, pero Eduardo del Río creó Los Agachados.

Desde el año de la masacre de Tlatelolco en 1968 a 1981 en los Agachados los mexicanos aprendimos a leer y pensar infinidad de temas, desde ciencias, economía, historia, filosofía, política hasta fútbol, sexo, música, y últimamente ecología y vegetarianismo, el mismo Rius era vegetariano.

Irreverente y punzante, Rius fue el maestro de millones de mexicanos que no tuvieron la oportunidad de ir a la escuela más allá de algunos años de primaria. A través de sus libros escritos como nunca antes se hizo, informalmente con el mínimo de letras, más bien garabatos, recortes de otros libros,  y horrorosos monos, como el mismo Rius reconocía, los mexicanos nos acercamos a los problemas nacionales para analizarlos bajo una nueva perspectiva.

A pesar de declararse ateo, Rius manifestaba su simpatía por la filosofía cristiana, crítico implacable de los partidos políticos y de la clase parasitaria que crearon, Rius fue de izquierda y nunca ocultó su inclinación comunista pero que yo sepa nunca fue partisano. Creó con otros moneros revistas como El Chamuco y los hijos del averno, en donde el Maestro colaboró hasta el final de su vida.

Entre otros premios ganó en 1987 el Premio Nacional de Periodismo de México en caricatura. En 2004 recibió La Catrina, premio que se otorga a personajes importantes del mundo de la caricatura y la historieta en el marco del Encuentro Internacional de Caricatura e Historieta, celebrado en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. En 2010 volvió a ganar el Premio Nacional de Periodismo de México, pero esta vez por su trayectoria periodística representada en su trabajo como caricaturista.

En el dibujo aparecen algunos de los muchos personajes creados por Rius: el policía, el boticario y el filósofo, el líder sindical y don Perpetuo, cacique del pueblo, el profesor Chon y su carnal, y por supuesto Caltzonzin.

Descanse en paz el maestro Eduardo del Rio, Rius. Maestro de moneros y zamorano ilustre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: