jueves, 13 de abril de 2017

8963. PERSONAJES DE SEMANA SANTA.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Ambientalista, periodista y escritor.
Desde Michoacán. México. Para
Tenepal de CACCINI

CUARTA Y ÚLTIMA PARTE

José ben Caifás o Yosef Bar Kayafa. Sumo Sacerdote judío, de la secta de los saduceos que vivió durante el reinado del emperador César Augusto. Según las Escrituras canónicas cristianas, fue uno de los líderes de la conspiración que logró la condena a muerte de Jesús de Nazaret.

En el año 18 d. C. Caifás fue nombrado Sumo Sacerdote por el procurador romano de Judea, Valerio Grato, sustituyendo a Simon ben Camithus. Casado con la hija del ex Sumo Sacerdote Anás, se mantuvo como máxima autoridad religiosa judía durante toda la administración de Poncio Pilato, sucesor de Grato, ocupando el cargo durante dieciocho años. En el año 36 fue destituido por el procurador Vitelio.

Como saduceo, Caifás no creía en la resurrección de los muertos, al contrario que los fariseos. Según el Evangelio de San Juan, las noticias sobre una supuesta resurrección de Lázaro realizada por Jesús alarmaron a los Sumos Sacerdotes, hasta el punto de que el Sanedrín se reunió en una sesión extraordinaria, para decidir lo que harían con Jesús. La reunión estuvo presidida por Caifás, en calidad de Sumo Sacerdote en funciones.

No obstante, su suegro Anás, que mantenía una gran autoridad dentro del tribunal, influyó notablemente en la resolución del caso. De esta reunión salió la famosa frase de Caifás que plasma su pensamiento sobre Jesús: ...conviene que muera uno solo por el pueblo y no perezca toda la nación.

Al anochecer, después de que Jesús fue arrestado, fue llevado a la casa de Anás donde fue detenido, interrogado y golpeado. Anás se lo entregó a Caifás, pero Caifás no tenía autoridad para ordenar pena de muerte a nadie, por tanto llevó a Jesús ante Pilatos, gobernante romano en Judea, para que decidiera su suerte.

Los romanos no realizaban ejecuciones basadas en transgresiones a la ley judía, por tanto el cargo de blasfemia no tenía validez para Pilatos. Pilatos, al saber que Jesús era de Galilea, jurisdicción de Herodes Antipas, lo remitió a Herodes, que en aquellos días estaba en Jerusalén. Pilatos habría deseado que Herodes Antipas se encargara del caso, mientras que el Sanedrín habría deseado que Pilatos se decidiera por la ejecución de Jesús. Herodes con sus soldados menospreció a Jesús y se burló de él vistiéndolo con una ropa espléndida como de reyes; y se lo regresó a Pilatos.

La posición de Caifás era establecer que Jesús era culpable no solo de blasfemia sino de proclamarse el Mesías que podría ser entendido como el retorno del rey David. Esto habría sido un acto de sedición que podría merecer la pena de muerte por parte del Romano.

El argumento de rebelión y sedición que presentó Caifás no le dio resultado ya que Pilatos no lo encontró culpable, a pesar de que Caifás afirmó que el pueblo de Judea no tenía más emperador que el César Romano. Pilatos, en cambio, deja que la muchedumbre decida la suerte de Jesús dándoles a escoger entre liberar a un preso de nombre Barrabás o liberar a Jesús. La muchedumbre animada por los sacerdotes escogen la liberación de Barrabás y la crucifixión de Jesús.

Después de la crucifixión de Jesús, Caifás continuó persiguiendo a los primeros cristianos hasta su cese como máxima autoridad religiosa en el año 36. En una ocasión llevó a los apóstoles ante los líderes religiosos para advertirles de la prohibición de diseminar las enseñanzas de Jesucristo. Aunque la Biblia no dice nada más de él, se cree que Caifás murió asesinado, en la toma de Jerusalén por los romanos.

Caifás es considerado junto con Anás el responsable de haber mandado a muerte a Jesús.

Osario de Caifás, expuesto actualmente en el Museo de Israel en Jerusalén.
La llamada Tumba de Caifás.

Tumba de la familia de Caifás fue descubierta accidentalmente por trabajadores que construían un camino en un parque, justo al sur de la parte antigua de la ciudad de Jerusalén. Los arqueólogos encontraron 12 osarios ---{cajas de piedra caliza para guardar huesos--- conteniendo los restos de 63 individuos. El osario más bellamente decorado estaba inscrito con el nombre de José, hijo de Caifás. Ese fue el nombre completo del sumo sacerdote que arrestó a Jesús, En su interior estaban los restos de un varón de 60 años, casi con certeza los de Caifás del Nuevo Testamento.

Este extraordinario descubrimiento ha provisto por primera vez a los estudiosos con los restos físicos de un individuo nombrado en la Biblia.

Simón el Cananeo, también llamado Simón el Zelote, fue uno de los doce apóstoles de Jesús de Nazaret. Es el apóstol del que existe menos información. El teólogo y doctor de la Iglesia Jerónimo de Estridón no le menciona en su obra Los varones ilustres, escrita entre el 392-3935.

El nombre de Simón está en los tres evangelios sinópticos ---de Mateo, Marcos y Lucas--- y en el libro de Hechos de los apóstoles siempre que se ofrece una lista de los apóstoles, pero no se dan más detalles sobre él.

Para distinguirlo del apóstol Pedro a este otro apóstol se le llama Simón el Cananeo en los evangelios de Mateo y Marcos, y se le llama Zelota en el Evangelio de Lucas y en los Hechos de los apóstoles. Para el papa Benedicto XVI ambos calificativos son equivalentes, ya que "zelote" significa "celoso" y en hebreo el verbo qanà’ significa "ser celoso, apasionado".

Poncio Pilato; siglo I Gobernador romano de Judea. Se desconoce su origen, y los pocos datos que se tienen de él hacen referencia a su tarea como gobernador romano de Judea.

Llegado a este cargo en el año 26, pronto se ganó la hostilidad de los judíos al pretender introducir el culto imperial mediante la colocación de imágenes pintadas del César. Tras esto, volvió a provocar las iras del pueblo al querer pagar un acueducto con los fondos del tesoro del Templo.

Según la tradición cristiana, Poncio Pilatos fue el responsable de la condena de Jesús de Nazaret a la cruz, que decretó por instigación de la jerarquía religiosa. En esta decisión influyó el temor a permitir la aparición de un movimiento religioso que, fuera del control de las autoridades, podría tornarse en revolucionario.

En el año 37 Pilatos fue destituido de su cargo por el gobernador de Siria, Vitelio, a causa de la dureza con la que había reprimido a los samaritanos en el Garizín.
                 

LEER ES SABER, ES CONOCER, ES APRENDER.

8962. EL MUNDO SE HA VUELTO LOCO.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Gustavo De la Rosa.
Abril 11, 2017 - 12:00 am.




=============================================================
Hoy, 60 años después, la incertidumbre permanece; como en Tonkín e Irak, no se explica el uso de armas químicas en la guerra siria ni la rapidez con la cual estados Unidos lanzó un ataque militar directo contra ese país.
Foto: AP.

Alguna vez escribí que tengo recuerdos claros de la noticia de la muerte de Pedro Infante, lo que representa sesenta años de memoria personal.

En algunos momentos he tenido la sensación de inseguridad global, y la certeza de que no puedo hacer nada, como en los últimos años de la década de 1950 cuando nos enteramos en la frontera que en Estados Unidos la gente construía subterráneos para sobrevivir a una guerra nuclear mientras nuestros techos goteaban con la lluvia. Temí durante mi infancia.

Al comienzo de 1960, la invasión a Bahía de Cochinos y la crisis de los misiles en Cuba me hicieron pensar que la guerra final podía estar cerca, y me desconcertó la noticia del ataque inexplicable a los barcos norteamericanos en el golfo de Tonkín que justificó el bombardeo masivo a Vietnam del Norte en medio del conflicto en el sureste asiático, que después se reveló como una maniobra de funcionarios americanos para ampliar la agresión. Sentí miedo en mi adolescencia.

En el 68 la masacre en Tlatelolco me golpeó con la realidad de la muerte ante el activismo social y estudiantil. Tuve miedo en mi juventud.

Pero en 1970 parecía que el sueño de John Lennon y Bob Dylan podían cumplirse, siempre y cuando las dictaduras de Sudamérica cayeran y se recuperara la democracia. Entonces tuve esperanza en el futuro.

En la década de 1980 la represión brutal a la huelga de los controladores aéreos por el Gobierno de Reagan, el salto al poder de Salinas de Gortari y la persecución a los obreros sindicalizados en Europa y en México nos mostró que un mundo más agresivo y violento estaba presente; pero la democracia en México se inauguraba y daba vida a la izquierda partidista. Había temor pero también anhelo.

El siglo XXI comenzó el 11 de septiembre de 2001 y otra vez vino la sensación de crisis global cuando, 18 meses después, el bombardeo a Bagdad en Irak, motivado por la mentira de que había armas de destrucción masiva en ese país, nos arrancó el sueño. Mientras tanto en México, y desde 2006, continúa la guerra contra el narco que ha producido ya cerca de 200 mil homicidios.

Hoy, 60 años después, la incertidumbre permanece; como en Tonkín e Irak, no se explica el uso de armas químicas en la guerra siria ni la rapidez con la cual estados Unidos lanzó un ataque militar directo contra ese país, no se puede justificar al Gobierno que ahoga a aquella nación pero tampoco el inicio de otra guerra que cobre miles de vidas.

Ante la impotencia del ahora y la incertidumbre del porvenir sólo queda exclamar: “este mundo se ha vuelto loco”.

Por Gustavo De la Rosa.
Es director del Despacho Obrero y Derechos Humanos desde 1974 y profesor investigador en educacion, de la UACJ en Ciudad Juárez.

8961. LA IMPUNIDAD DE PEÑA NIETO.

LAS PEQUEÑAS COSAS

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

OTRAS BRUJAS

Cuando de noche, a veces
el ruido del silencio me asusta,
cuando el temor me alcanza,
en tu imagen santiguo las palabras,
hasta que la calma triunfa sobre el miedo.

Esas noches que de ti no tengo
tan siquiera el mínimo saludo,
es cuando más te pienso, luego dudo,
y entiendo que es la hora de las brujas,
la hora de usar el conjuro
que se inicia al decir tu nombre,
¡pobres brujas ingenuas,
saben que soy tu esclavo!
Ingenuas, no saben amar.

eliseo.

Cuando el loco presidente de los Estados Unidos, al que le han dado las armas más letales del mundo, se dedica a fabricar la tercera guerra mundial; en México Peña Nieto se dedica a hacer su propio desastre y mantiene su actitud de político impune... ¡que le caracterizó durante su gobierno en el Estado de México!, pero que hoy se manifiesta en todo el país.

Después de ir de escándalo en escándalo, el presidente Peña; montado seguramente en su ceguera intelectual, tan obvia, dadas las decisiones que sistemáticamente le hunden en la estulticia y la vergüenza, ha tenido a bien imponer a una nueva protegida como funcionaria de una de las instituciones más delicadas: el INEGI.

A este lugar ha decidido , y lo ha logrado, imponer como vicepresidente a la maestra Paloma Merodio, cuyos méritos no existe a la vista; ya que no reúne los requisitos para ser elevada a semejante rango de una de las instituciones más delicadas en materia de estadística de lo económico y lo social nacional; por si esto fuera poco, la aludida mintió en su currículum, que de por si en nada ayudaba para contratarla para tal puesto; claro usted dirá que no pueden criticarle en la presidencia... ¡no olvidemos que Peña plagió otras tesis para obtener injustamente su titulo!; ahora sí que entre gitanos no se leer la suerte. 

¿Por qué, sin méritos impuso a esta mujer en un puesto tan delicado que le quita credibilidad a la información económica y social del INEGI?

Hasta este momento es un misterio el fin mismo; pues la plaza en cuestión exige experiencia en empresas de alto rango , publicaciones, y participaciones académicas asesorando o revisando tesis. La maestra NO tiene ni una de estas exigencias; no cumple con ninguna, con la aberración de que mintió en la presentación curricular, en el que dice ser lo que no pudo comprobar.

Si esto es cierto... ¿por qué tanto afán por imponerla aun en contra de buena parte del senado?

¿Por qué incluso el senador priísta Emilio Gamboa Patrón, literalmente amenazó a todos los que hemos criticado tal designación con las siguientes palabras ... "Ellos, que hablaron mal de la maestra, en dos o tres años van a dar gracias por haber estado  en un debate y van a pedir perdón de lo que dijeron a una mujer que se merece es respeto de todos" (Excélsior, abril, 07/17).

¿Vamos a pedir perdón por que denunciamos una aberración que molesta a todos los que han perdido el empleo por falta de un papel..., o un padrino impune como Peña Nieto?

Creo que debe ser al contrario; hoy más que nunca es prioritario que no le roben la presidencia al Peje; y tan sólo por ver un poco menos de abuso, estoy seguro que millones de mexicanos, de mil amores aplaudirán que les dé las gracias a este ejército de vividores del erario público. Tan sólo por eso creo yo.

Hace unos meses en el gobierno de Veracruz un funcionario del poder judicial se refirió a la manera en que muchas mujeres han logrado los puestos de cierta categoría que, por sus palabras, no se merecen...salvo por....sus nalgas. En esa ocasión, este funcionario se dirigió al público señalando que esperaba que las mujeres abogadas lograran cada vez conseguir los puestos en el sistema de justicia de Veracrúz... "por sus méritos como profesionales, y no por sus nalgas exquisitas".

Obviamente al filtrarse el video del evento, el funcionario fue obligado a renunciar... como se acostumbra en México cuando no tenemos vergüenza; eso, antes que afrontar la realidad: seguimos montados en un sistema de impunidad.

Todo esto porque, a causa de un capricho de Peña Nieto, se ha impuesto a una mujer sin méritos en la vicepresidencia del INEGI, generando un malestar social, y la desconfianza en una institución muy importante.


En fin, le abrazo con cariño.

8960. JESÚS, LA POLÍTICA Y LAS COMUNIDADES CRISTIANAS.

Reporte Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Jesús, la política y las comunidades Cristianas.


Comunismo y capitalismo son las dos caras de una misma moneda, más que combatirse mutuamente se complementan con un único fin: Conseguir la total destrucción de los valores eternos del ser humano. Samael Aun Weor.
 (1919-1997). Escritor esoterista.

Jesús  siempre tomó una clara oposición a la ideología y métodos violentos de los zelotes o zelotas, un movimiento radical que  creció y se fortaleció en los tiempos en que el Maestro predicaba el evangelio del amor, la no violencia en pueblos y aldeas de Judea. Eran tiempos épicos que transformarían  a la humanidad, tiempos difíciles y violentos en los que los zelotes y los militares romanos sembraban el terror en el pueblo judío.

Eran tiempos bárbaros a los que nos aproximamos sólo a través del cine, la experiencia de vivir en esos días debió de ser intensa: una ola de amor se expandía desde Judea al universo, para empezar, el Maestro Jesús convirtió el agua en vino celestial, ¡el mejor vino que jamás se sirvió en fiesta alguna!, pero eso fue sólo el principio, Jesús ocasionó una pequeña revolución que poco a poco creció y creció; el Maestro hablaba del amor, de Dios como un Padre, y de perdonar y amar a los enemigos, pronunció el histórico sermón  de la Montaña, sanaba a los enfermos, comía con los ricos, alimentaba a las multitudes.

La luz del Maestro irradiaba intensamente en medio de las tinieblas. Hacía  menos de cien años, el 71 antes del nacimiento de Jesús, en la celebración romana por el triunfo en la  tercera guerra servil, en la Via Apia, en Roma, fueron crucificados 6  mil prisioneros de guerra, entre ellos Espartaco, líder de los esclavos que osaron rebelarse al poder de Roma.

En aquellos años la noticia trascendió al mundo entero entonces conocido, en Judea la indignación del pueblo alimentaba el  fortalecimiento de grupos rebeldes, como los radicales zelotas.

Jesús no era partisano, no tenía partido, dejó  bien claro que no le interesaba el poder político, muchos lo confundían con el Mesías militar que  liberaría al pueblo del dominio romano, pero el Maestro insistió en que la violencia no era el camino. Esto no significa que Jesús fuera apolítico, o que ignorase la situación política de su pueblo, sus palabras y sus obras eran revolucionarias, sus ideas y su estilo de vida subrayaban la importancia de la  vida en comunidad, así vivió Jesús, así vivió con su familia y así vivió con la gente que lo seguía: los hombres y las mujeres que eligió y muchos otros y otras que lo seguían compartían lo que tenían: vivían en comunidad y eso era en sí mismo revolucionario.

Después de los tiempos históricos en los que el Maestro caminó por las tierras, los primeros cristianos vivían en comunidad, en los Hechos de los Apóstoles se sustenta la teoría del  comunismo primitivo cristiano, un sistema no sólo económico en el que los integrantes de la comuna comparten  lo que tienen poniéndolo en manos de la asamblea, sino político y social.

La persecución contra las comunidades primitivas se inició con la aprehensión de Jesús, algunos zelotas se habían infiltrado en la comunidad primitiva liderada por Jesús, el traidor Judas posiblemente tuvo contacto con grupos radiales así como también probablemente actuaba como espía de los sumos sacerdotes, a quienes los radicales zelotas consideraban cómplices de los odiados romanos.

La posición de Jesús frente al dinero es también muy clara, advierte a los ricos  que les será difícil entrar en el Reino de Dios, y esta advertencia, así como el sermón de la Montaña y las palabras de Jesús en relación a los  poderes establecidos, tiene implicaciones políticas. El Maestro recomienda al joven rico repartir su dinero entre los pobres, idea que fundamentó posteriormente la  entrega de los bienes materiales  a la comunidad, como condición para ser parte de la misma.

Jesús  denunció la desigualdad y la indiferencia de los ricos que ignoran  la miseria del pueblo. Ante el poder religioso fue también implacable. Son memorables las lecciones que el Maestro les dio a los sacerdotes, no les dio tregua y los desenmascaraba públicamente exhibiendo su doble moral.

La influencia de Jesús en su madre también es evidente, las palabras de María ante  Isabel, conocidas como la Magnífica son revolucionarias, y ojalá, proféticas sobre todo la frase: Extendió el brazo de su poder, y disipó el orgullo de los soberbios, trastornando sus designios. Desposeyó a los poderosos; y elevó a los humildes. A los necesitados los llenó de bienes, y a los ricos dejó sin cosa alguna.

8959. MÉXICO, ATRAPADO ENTRE PACTOS DE IMPUNIDAD Y MAFIAS: BUSCAGLIA.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Ricardo Ravelo.
Abril/2017 - 12:04 am.

========================================================================

Buscaglia es locuaz cuando habla de la delincuencia organizada, mete el bisturí de su crítica y abre las cloacas de la corrupción política, cuestiona al Presidente Enrique Peña Nieto y lo llama “empleado de las redes criminales. Foto: Cuartoscuro

Edgardo Buscaglia habla con el conocimiento de un sapiente sobre los temas de la delincuencia organizada nacional e internacional, amplia el horizonte de su análisis. Desde los años ochenta ha sido un trotamundos incansable: va de país en país y lo mismo destraba conflictos en Afganistán que imparte clases de derecho en la universidad de Columbia, dirige el International Law and Economic Develoment Center, trabaja como asesor de reformas judiciales, combate la corrupción y asesora a jueces en 109 países del mundo para un mejor desempeño frente a los embates del crimen organizado.

Buscaglia es locuaz cuando habla de la delincuencia organizada, mete el bisturí de su crítica y abre las cloacas de la corrupción política, cuestiona al Presidente Enrique Peña Nieto y lo llama “empleado de las redes criminales y de las oligarquías que han empobrecido a México”, mientras los grandes empresarios y políticos mafiosos –dice — se arropan en un pacto de impunidad para que no se les enjuicie.

No le tiembla la mano ni se le hace un nudo en la garganta para llamar “mafiocracia” al sistema político mexicano y afirma  –sin tapujos — que el corazón de la delincuencia organizada mexicana está en la protección que brinda la clase política a las redes criminales: gobernadores, diputados, alcaldes, síndicos, regidores y policías forman parte de las estructuras del crimen y de los cárteles que operan con 24 tipologías delictivas. Nada tendría sentido sin la protección política. El poder está al servicio de la mafia, afirma.

Edgardo Buscaglia concede la entrevista justo cuando el gobierno de Enrique Peña Nieto transita por su quinto año de gobierno –en el momento en que el 2018 se aproxima en medio del descrédito –, vapuleado dentro y fuera de México por los escándalos de corrupción; cuestionado por sus yerros y desatinos en la toma de decisiones y por la impunidad con la que cobija a los ex-gobernadores de su partido acusados de saqueos al erario público.

De acuerdo con su opinión, el gobierno de Peña se terminó en los primeros meses del 2012, poco después de asumir el poder. Lo que hemos visto de entonces a la fecha ha sido una verdadera pesadilla, una película de terror para el país, pues un gobierno que se sabe perdido, debilitado y sin aprobación social echa mano de todos los recursos disponibles –sin importar para nada la sociedad –con la finalidad de mantenerse en el poder. Así gobiernan las mafias, acusa.

En la amplia conversación, Buscaglia analiza la nueva dinámica del crimen organizado mexicano, las complicidades con el poder, la nueva relación de México con Estados Unidos y su nuevo Presidente Donald Trump; el papel del Presidente Enrique Peña Nieto, quien hundió al país en la desgracia y toleró la corrupción política e institucional a niveles de escándalo y cinismo, el descaro presidencial en su máxima expresión.

De igual forma habla de la evolución de los cárteles mexicanos y del surgimiento de nuevos grupos criminales, todos con el componente que los hace poderosos: la protección política. De igual forma su análisis se desliza por los temas sensibles: la Ley Anticorrupción, de la que afirma: “Nació muerta. Una ley que no actúa en contra del Presidente, no le sirve al país”.

Pasa la mirada por la delincuencia internacional y la crisis económica que arrastra el país y afirma que México sigue siendo el territorio más rentable para el crimen organizado, pues cualquier organización criminal puede invertir sus recursos con mínimas posibilidades de fracaso. Eso convierte a México en un lugar paradisiaco para cárteles y mafias, afirma.

Y justamente con ese tema inició la conversación:

–Don Edgardo, se han desdibujado mucho los grandes cárteles en México, en los últimos años han surgido cientos de células criminales en zonas estratégicas, sobre todo donde hay riqueza de gas, petróleo, turismo y minería. El narcotráfico ha crecido con un evidente respaldo político, se ha convertido en un poder paralelo, en un Estado dentro del Estado. ¿Hacia dónde camina el país con este flagelo y su violencia que nadie puede frenar?

–La delincuencia organizada mexicana se va especializando y diversificando. En principio lo que sucede en la delincuencia organizada más sofisticada del planeta es que ya no son pirámides de comando y control verticalistas, son más que nada redes horizontales donde diferentes células o estructuras se especializan en diferentes tráficos de bienes y servicios, minería, petróleo, sistemas financieros, drogas y armas. Y lo que tenemos en México es claramente un fenómeno muy grave, ya que se van diversificando esos 23 tipos de tráficos ilegales.

“Meten mucho dinero en la economía legal, en ciertos mercados legales. Hay un directorio estratégico en estas organizaciones, ya sea Yakuza o el cártel de Sinaloa, que coordina estas actividades con representantes de cada una de sus células, pero en realidad son estructuras horizontales donde hay una coordinación estratégica, un directorio, pero toda la parte de transacciones tácticas operativas son llevadas adelante a través de estructuras criminales más pequeñas y más flexibles y en mucha economía legal metida en esas estructuras y hay muchos miembros y pedazos de instituciones del Estado, como lo vengo diciendo desde hace mucho tiempo. Lo grave de todo es que hay pedazos de Estado que forman parte de estas estructuras criminales. Se tienen que ver como redes horizontales porque son mucho más difíciles de desmantelar para una organización del Estado. Esto es un poco lo que hacen las empresas legales e ilegales: diversifican riesgos para que no se desmantele tan fácilmente, para que no se desarticule a la organización con tanta facilidad. Y no es que el Estado mexicano impacte mucho en los riesgos sino porque otros Estados de diferentes países han estado pegándole fuerte a una de estas estructuras ligadas a la delincuencia organizada mexicana, se trata de gente (del cártel) de Sinaloa que ha sido capturada en Europa. Y hay una realidad: los norteamericanos y los canadienses le están pegando a pedazos de lo que era Sinaloa antes. La delincuencia organizada mete el 70% en promedio de los recursos que generan en la economía legal. Y cuanto más sofisticada es la organización criminal, más legalizada está.

–Estamos frente a una delincuencia organizada más moderna y menos combatida. Con los embates del terrorismo en Europa, ¿Qué se avecina para México?

–¿Qué es lo que va ir sucediendo con lo que era el cártel de Sinaloa y lo que es hoy la Yakuza japonesa que está mayormente legalizada? En mercados legales de la economía sus representantes van a reuniones con bussines card, con tarjetas que les dan cuando tu llegas a una de estos negocios que ellos manejan, ya sean casinos o juegos legalizados o lo que sea. Entonces esta gente tiende a diversificarse y a legalizarse y eso es un poco de lo que pueden hacer en México en el largo plazo. El modelo de ellos no es el antiguo que conlleva muchos riesgos. En una economía, hoy en día, los Estados por razones ligadas a combatir el financiamiento del terrorismo y a combatir el lavado de dinero ligado a ese financiamiento del terrorismo, los Estados se han vuelto más sofisticados que antes sin desmantelar estructuras criminales trasnacionales y por lo tanto los grupos criminales tratan de diversificar sus negocios mucho más que antes.

–A partir de enero de este año un nuevo Presidente asumió el poder en Estados Unidos. En medio de tantos yerros y desatinos, ¿Qué puede cambiar Donald Trump en la política antidrogas norteamericana y con respecto a la relación que en ese tema se tiene con México?

–Yo estoy recibiendo informes desde Washington, sobre todo de la gente que ha estado interactuando con Trump en estos temas y me siguen confirmando que le van a poner muchísimo más énfasis a todo lo que se refiere al lavado de dinero y al financiamiento del terrorismo. La política contra las drogas obviamente se va a seguir implementando a través de las instituciones tradicionales pero se le va a poner un mayor interés a todo lo que representa el financiamiento del terrorismo o a cualquier grupo criminal que potencialmente pueda representarles  un riesgo. El tema de drogas va a seguir siendo importante como lo ha sido desde hace mucho tiempo, pero no se va a oponer a que los estados sigan legalizando o regulando la mariguana. Pero como sabemos, las redes criminales controlan un vasto mercado de drogas legales e ilegales que va más allá de la mariguana. Ese tema, sin duda, va a seguir pegando. Con mucho más énfasis en lo que se refiere a atacar a grupos criminales que tengan vínculos con organizaciones terroristas que puedan penetrarles la frontera. En ese sentido, el Plan Mérida va a tener que reformularse muchísimo más para pegarle al problema del lavado de dinero todavía más de lo que le han pegado.

–En estos tema ¿Cómo percibe usted que será la relación entre México y Estados Unidos?

–Se les va a exigir muchísimo más resultados a México en ese aspecto. Mucho más de lo que se le ha exigido hasta ahora. La política y los dineros que vienen de Washington para atacar estos problemas van a estar mucho más ligados a indicadores de desempeño a los países que reciben ese dinero como México, Argentina o quienes sean y va a ver mucho más condicionamiento en la política norteamericana de apoyo al combate contra grupos criminales y en ese sentido el combate a la corrupción va a ser mucho más enfatizado que antes. Será una relación diferente a la etapa que se vivió entre los años 2009 y 2010 con Obama e Hillary Clinton. Ahora se tendrán que replantear todos estos temas. Tengo entendido que grupos regionales de coordinación de políticas y fiscalías están trabajando ya en los nuevos planteamientos, que serán lavado de dinero, financiamiento de terrorismo y corrupción política. Esto es lo que se ha comentado hasta ahora con definición.

–¿Cuál es su punto de vista respecto al combate del crimen organizado en estos cuatro años de gobierno de Enrique Peña Nieto?

–Todos los casos de éxito relativo de combate a la delincuencia organizada han tenido mayormente un componente político electoral, como ha sido en el caso de Italia e Indonesia. Se han visto a decenas de políticos y empresarios que han sido procesados. Otro ejemplo es Brasil. Lo que estamos viendo en esos países no se ve en ninguna parte de México. En ese sentido si no se comienza a limpiar la estructura del Estado de arriba hacia abajo poco se podrá limpiar hacia arriba. Entonces el pacto de impunidad política que existe como estrategia en México termina por blindar a los políticos y empresarios ligados a la mafia. De todas las iniciativas que se han planteado desde el Ejecutivo, el Legislativo, desde todo los ámbitos de poder en México, poco se ha logrado. Yo diría que hay retrocesos bárbaros. La experiencia internacional dice que nunca se podrán reducir los índices de delincuencia organizada en mercados tan diversificados como lo que hoy existen en México. ¿Cómo puede ser que hayan asignado exponencialmente mucho más flujo presupuestario a los García Luna, a la PGR y a las Fuerzas Armadas y haya habido un incremento exponencial de la delincuencia organizada? La respuesta es que en México ocurrió el fenómeno de la paradoja de la sanción penal y esto lo dije en el año 2008. Las fallas han sido muy claras. Tomando muestras de 107 países se puede concluir que aquellos pocos países que solo apuestan a tirarle más dinero a la represión sin controles patrimoniales, sin controles a la corrupción política, sin prevención social, lo que logran es aumentar el presupuesto hasta en un 200% y como consecuencia de ello lo que sucede es que la corrupción y la delincuencia organizada aumenta más que proporcionalmente. Este es un fenómeno que hemos probado que se produce en países que a lo largo de los últimos treinta años han caído en esa paradoja de la represión y que básicamente consiste en agregarle presupuesto a más represión con un Estado ampliamente penetrado por la delincuencia organizada. Es por ello que el problema en México se agravó, pues entre más dinero se le dio a García Luna en los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón, esos recursos fueron succionados a través de operaciones de corrupción que lo único que produjo fue más delincuencia organizada, expresada en el gran poder que alcanzaron los hermanos Beltrán Leyva, por ejemplo, y otros cárteles como Sinaloa.

–Es evidente que en el combate a la criminalidad y a la corrupción política nada se ha logrado con satisfacción y mucho tiene que ver el llamado pacto de impunidad política que usted cuestiona. Pero dígame algo: ¿Cómo está operando la delincuencia organizada para frenar las acciones del gobierno de Enrique Peña Nieto? ¿Cómo se comportó con Calderón y Vicente Fox? ¿También los neutralizó el crimen organizado con su poder corruptor?

–Sin duda que hay fallas y no las quieren corregir por conveniencia. Todo eso se debe a que cuando se le tira más dinero y más represión a la delincuencia organizada lo que ellos hacen con sus recursos financieros es reasignarlos a corromper más al Estado. Ellos capturan pedazos de Estado y lo usan en operaciones en Guatemala, lo usan para realizar operaciones en Estados Unidos y entonces aumenta la delincuencia organizada. Pedazos del Estado pasan a formar parte de las redes criminales que les permiten utilizar más pistas de aterrizaje desde México, más infraestructura de producción, almacenamiento y distribución desde México y de Centroamérica. Esta paradoja de la sanción penal en México causó un boom de exportación criminal hacia otros países de Latinoamérica y, bueno, estamos viviendo las consecuencias de esa paradoja de la represión. Entonces el secreto está en aplicar estas medidas que romperían con el pacto de impunidad política que existe en México y cuyos símbolos evidentes son Carlos Navarrete, Manlio Fabio Beltrones, Miguel Barbosa, toda esta gente que no ha dado el brazo a torcer para implementar mecanismos de control en el financiamiento de las campañas políticas, auditorías a los partidos, a las candidaturas, todas estas medidas que en democracias como la de Italia y Estados Unidos se aplican. En México todavía estas medidas suenan a ciencia ficción, eso ha convertido a México en un país con bajísimos costos operativos para la delincuencia organizada y permite que cualquier grupo criminal se establezca en México con la probabilidad casi cero de que pueda ser desmantelado. Son muy bajos en los mercados laborales e informes de México. La informalidad en México sigue siendo lo común, es la moneda de cambio corriente y esto para cualquier grupo criminal del planeta es muy atractivo, México es el lugar ideal para operar y controlar toda una región.

–Cuando usted habla de pacto de impunidad quiere decir que buena parte de la estructura del Estado está capturada por la delincuencia. Cuando usted habla de la delincuencia constantemente voltea la mirada a la experiencia internacional. ¿Cómo se rompen esos pactos de impunidad? ¿Qué nos dice esa experiencia internacional que usted tanto refiere?

–Los componentes que han hecho de Colombia, Italia, Brasil o Indonesia un caso relativo de éxito, en México siguen estando ausentes. Son cuarenta y cinco instituciones ligadas a cuatro dimensiones: la judicial, la de control patrimonial no penal, prevención de la corrupción política electoral y la de prevención social de la delincuencia. Todos estos instrumentos y mecanismos siguen ausentes en México. Y están ausentes no por ignorancia sino porque romperían con el pacto de impunidad política si se aplica y la clase política mexicana sigue gozando de esa dolce vita que les permite seguir adquiriendo muchas casas blancas, gozar de una vida política a perpetuidad y financiándose las campañas sin cuestionamientos. Para romper ese pacto se necesita una crisis mucho más grave que la que todavía sufre México lamentablemente. La gente de a pie ya lo viene sufriendo pero la élite sigue estando aislada. Personajes como Carlos Slim, Ricardo Salinas Pliego, entre otros magnates, todavía están divorciados de esa realidad. No sufren las consecuencias que vivió la élite colombiana cuando yo vivía en Colombia allá por los años noventa. No sufre ese dolor patrimonial en sus propias vidas. Y en cuanto eso no suceda y esta gente sigue controlando las telebancadas y a su senador y a su diputado, no darán su brazo a torcer y la situación que vive México va a seguir como hasta ahora.

–México está sufriendo severamente en su economía el derrumbe de los precios internacionales del petróleo, amén de la corrupción imparable que ha terminado con buena parte de los activos petroleros y casi pone en subasta a la empresa Petróleos Mexicanos. ¿Qué papel juega la delincuencia organizada en países en crisis como México? ¿Se potencializa el lavado de dinero y la inyección de capitales sucios en la economía formal?

–La delincuencia organizada se beneficia en las crisis económicas de manera enorme, como sucedió en Europa en 2008, donde el crimen organizado otorgaba créditos a empresas y a los mismos Estados, en muchos casos a través de la compra de bonos y es muy factible que ocurra lo mismo con la delincuencia organizada mexicana. El único centro de poder económico en México sigue prosperando debido a su gran diversificación. Son las grandes familias, algunas que ya he nombrado, y los  grandes grupos criminales que siguen aumentando sus beneficios económicos a través de una gran diversificación y exportación de sus bienes y servicios. Entonces, los grupos criminales en México se perfilan como grandes fuentes de crédito al sector privado y a los propios Estados que durante las crisis económicas siempre van a estar sediento de crédito. Si le buscamos encontraremos que en Europa, por ejemplo, los documentos que se han hecho públicos demuestran como la delincuencia organizada italiana y rusa participaba en el financiamiento de bonos de gobierno, daba créditos al sector privado. Entonces ese escenario es muy posible en México también. Las grandes crisis económicas en realidad son olas de bonanza para la delincuencia organizada, especialmente en un ámbito donde no hay controles patrimoniales, como es el caso de México, y donde esos controles se neutralizan justamente para alimentar el pacto de impunidad política del cual he hablado.

–¿Cuál es su diagnóstico respecto del combate al crimen organizado en los estados de la República mexicana? ¿Considera que los gobernadores fallaron debido a las complicidades las organizaciones criminales?

–Hay muchos ex-gobernadores como Javier Duarte. México es un país que se fue feudalizando desde la época de Carlos Salinas. Si, se fueron creando feudos, un poco retornando a la época previa, un poco a la parte de la consolidación de la Revolución Mexicana, en toda esa etapa se fue feudalizando el poder político en México. Y cuando digo que hay varios Duartes es porque cuando voy a Chiapas, por ejemplo, y en un operativo la policía estatal detiene a fiscales federales y los asedia para no dejarlos hacer su trabajo, me refiero a funcionarios de la Fepade, pues veo otro caso de un gobernador feudalizado. Habrá diferencias de matices entre los gobernadores y diferencias en la escala de la corrupción, pero la sintomatología del Javier Duarte es la moneda corriente, es lo normal, en un país donde los controles políticos y autoritarios desde Los Pinos se fueron desvaneciendo y cada gobernador feudal ejerce su autoritarismo y genera crímenes de lesa humanidad dentro de su propio territorio. Entonces en esa feudalización, la delincuencia organizada se beneficia muchísimo. Pasó, como sabemos, de ser gestionada por una pirámide de comando y control desde Los Pinos en los años cincuenta o sesenta, especialmente desde Miguel Alemán, hasta que se fue desmantelando, descentralizando y derivaron en los feudos políticos que se traducen en una delincuencia organizada de Estado a nivel regional. Entonces Duarte es la moneda corriente, lo normal. Esperemos que la excepción sea gente como Javier Corral (actual gobernador de Chihuahua), esperando que sea honesto y que le vaya bien. Pero decía que lo normal es un prototipo como Duarte en México, o sea, que a Duarte se le fue la mano porque las mismas fuerzas que él y su padrino Fidel Herrera propiciaban lo terminaron devorando. La política de gobierno de Herrera y su ahijado Duarte eran las mismas. Habían generado mecanismos paramilitares de control del poder, después se les fueron de las manos y generaron crímenes de lesa humanidad y asesinatos de periodistas. Aquí la idea central es que no veamos a Duarte como una excepción: veámoslo  como la regla. Hoy en México basta con que se comience una limpieza de Estado de arriba hacia abajo, al estilo Italia o Colombia, y vas a ver como los gobernadores se comienzan a cuadrar y a disciplinar nuevamente. Pero hasta que esa disciplina penal se aplique y cuando comiencen a caer en la cárcel gobernadores, senadores, diputados, al estilo Colombia o Italia, donde más del 50% de la clase política fue encarcelada, hasta entonces la feudalización política va a continuar y los Duartes dejarán de ser moneda corriente.

–Los casos de corrupción acreditada en Veracruz, Sonora, Quintana Roo y Chihuahua, por ejemplo, dan cuenta de una delincuencia organizada muy sofisticada, como bien apunta usted. ¿Pero quien sostiene en la impunidad a esa maquinaria tan perniciosa en el poder?

–Para los que conocemos Veracruz y denunciamos a Duarte cuando estaba en el poder, sabemos que el Estado mexicano, en fragmentos como lo que representa Veracruz, se ha transformado en delincuencia organizada de Estado, trasnacional, donde personajes de las entidades federativas cometen crímenes de lesa humanidad frecuentemente y con impunidad generan negocios billonarios, entonces Duarte está en una escala mayor de esa sintomatología pero te encontrarás también con otros gobernadores que todavía no están siendo procesados, que no están prófugos y que han cometido delitos parecidos, especialmente en el orden patrimonial, sobre todo con el esquema de las empresas fantasmas que te generan además una deuda pública espantosa. Yo le decía hace algún tiempo a Carmen Aristegui que si hacen auditorías a las deudas públicas de los estados se van a encontrar con la delincuencia organizada más sofisticada de México. Y esas auditorías no han comenzado, según tengo entendido. Ahí vamos a observar el origen de la deuda pública. ¿Quién compra? ¿Quiénes venden la deuda? Ahí te encontrarás con la delincuencia mucho más organizada que la de Sinaloa o la que representa El Mayo Zambada. Un indicador sobre a cuales gobernadores habría que investigar es justamente el aumento exponencial de la deuda pública injustificada. Hay muchos indicadores que te apuntan a eso. Hace cuatro años vengo diciendo esto y vemos que apenas están brotando todos estos escándalos de corrupción. Hay un fenómeno que llama mucho la atención. Por ejemplo, Guillermo Padrés, ex-gobernador de Sonora, se entregó a la justicia para enfrentar las denuncias que enfrenta, pero da la impresión de que el pacto de impunidad, el acuerdo, el contubernio con Peña Nieto es de tal magnitud que pareciera que a estos ex-gobernadores corruptos se les procesa y al mismo tiempo se les protege. La impunidad priva en un ambiente donde el Presidente de la República enfrenta las consecuencias del modelo salinista que te hace feudalizar al país a través de negocios que nadie controla desde Los Pinos y que convierte al Presidente en un florero de adorno y que en el mejor de los casos es reducido a un gerente de mafiosos que no tiene capacidad de mando. Y todo esto hace que el Presidente mantenga en el poder a esta mafia hasta que se vuelven imposibles de tolerar por presión internacional o por presión interna.

–¿Estamos ante una falta de liderazgo? ¿Ante un caso de complicidad que maniata al Presidente para actuar? ¿O qué impide al Presidente aplicar la ley en estos casos de corrupción política?

–El Presidente no tiene capacidad mínima de poder controlar a esta gente. En el mejor de los casos los gestiona políticamente pero es lo lamentable en los países que ven a sus estados fragmentarse y desmoronarse, como es el caso de México, donde su presidente ya no tiene la capacidad ni de despedir a alguno de estos gobernadores porque todos se pisan la cola, muchas veces amenazan al mismo presidente en otros países y no me llamaría la atención que suceda esto también en México. En México hay una situación que no se va a resolver, insisto, sin que se genere un pacto desesperado entre los que se queden de la élite y que no vean otra salida más que comenzar a limpiar lo más obsceno y eso normalmente no sucede hasta que los mismos miembros de la élite comienzan a ser asesinados o encarcelados en el exterior y en donde nadie sabe quién va a ser el próximo. Y una vez que esto sucede, entonces ahí sí los que no se quieren quedar sin silla comienzan a proponer limpiezas parciales de lo más obsceno. Esto fue lo que sucedió, por ejemplo, con Uribe en Colombia. Los colombianos no comenzaron a limpiar porque sean ángeles sino porque se transformaron. No hubo ninguna transformación religiosa en Colombia, simplemente se dieron cuenta que no sabían quién iba a caer al día siguiente por la presión internacional que generó el caso Samper. Había también mucha presión interna por el asesinato de candidatos a presidente o ministros. Entonces esa situación de presión que genera la misma violencia que la clase política mexicana propició con sus modelos mafiosos, esa misma violencia les va a generar una presión para ir limpiando a los futuros Duartes de México que aún quedan todavía como gobernadores o presidentes de asambleas municipales. Y hasta que esas dinámicas mafiosas no se traduzcan en una dinámica de limpieza no vas a encontrar una solución a esta tragedia que vive México. Insisto: tendrá que haber una presión internacional e interna en México para que haya cambios. Y esa violencia que hoy enfrenta México se está comiendo a la clase política.

–¿Los cambios de gobernadores implican cambios en las estructuras criminales?

–Si, aunque muchas veces las estructuras criminales se heredan y se cuadran. Yo no espero, por ejemplo, que Yunes (se refiere a Miguel Ángel Yunes Linares, gobernador de Veracruz) sea muy diferente a Duarte en ese sentido. El tipo se va a ver sometido a una estructura criminal que lo va a controlar y él se va a dejar controlar para poder sobrevivir políticamente. Insisto: tiene que hacer una limpieza desde el centro hacia afuera y de afuera hacia el centro y bajo condiciones que todavía en México no se están dando. Y lamentablemente no creo que se den en el corto plazo. Los mecanismos de control patrimonial de los financiamientos de candidaturas políticas, las formas en que se elaboran las listas en México, todo esto representa una invitación abierta a las redes criminales de cualquier lugar del mundo para llegar a México y establecerse con protección política y sin límites. Es muy fácil ser mafioso hoy en día en México. Es muy, muy, pero muy fácil. No tienes que ser una persona muy original ni muy creativa para ser mafioso. Las reglas están totalmente definidas para que un político llegue al poder. Aun cuando está fuera del poder formal, salvo que, insisto, se le se le salgan de control sus mismas fuerzas paramilitares que ellos crean y sostienen. En el caso de Duarte fue así. En Chiapas, sin embargo, hay una pax mafiosa bastante bien controlada por la gente del gobernador Manuel Velasco. Hay que ir monitoreando a cada uno de estos gobernadores, pero básicamente no los vas a sacar de ahí sin entrarles con investigaciones patrimoniales muy fuertes y además es muy claro que desde el exterior las agencias de inteligencia, los agente de la DEA, que conocen las cloacas de esta gente esperan que se vayan del poder para comenzar a procesarlos, acusarnos e iniciarles una acusación formal y eso ellos también lo saben.

–Es un escenario harto complicado este de la delincuencia organizada en el poder. Pero hay otra realidad: el papel de las policías en el combate a la inseguridad pública. ¿Cómo ves este panorama? ¿Cómo analizas el papel de las Fuerzas Armadas en el combate al crimen organizado?

–En todos los países donde hay policías, jueces o fiscales empezaron a funcionar bien cuando los gobiernos limpiaron primero a su clase política. La realidad te dice que no puedes esperar que haya una policía relativamente limpia y efectiva si antes no se toman esas medidas. Los órganos de control político de esas estructuras de policías son mafiosos. Normalmente tu encuentras que la gente en Colombia, por ejemplo, se olvida que en 1994 hubo una reforma constitucional en ese país que sentó las bases a las policías que encabezaba José Rosso Serrano. Se trataba de las bases que luego dieron pie a la reforma judicial del año 2001. Con la reforma constitucional de 1994 se comenzó a limpiar la clase política de Colombia y esa reforma política de listas abiertas en Colombia y de controles de financiamiento, lamentablemente todavía ni se ha planteado en México. Y no esperemos que surja ninguna policía, ningún ejército, ninguna Fiscalía limpia y que no sea mafiosa si el sistema político sigue siendo mafioso y eso lo vimos perfectamente bien cuando se propuso el Sistema Nacional Anticorrupción, sobre el cual dije que había nacido muerto. Y nació muerto porque no puedes pretender que mafiosos generen un sistema nacional anticorrupción entre ellos mismos. Es una contradicción. Yo quiero pensar que la sociedad civil que participó en ese show no son mafiosos sino solamente estúpidos. Entonces no puedes pretender una cosa así. No esperemos ningún modelo político ni ningún modelo de Fiscalía que funcione en México, mientras tengas un sistema político que obedece al financiamiento de campañas con dinero sucio y que obedece también para colocar a caciques y mafiosos en las listas de campañas. Entonces tienes que comenzar. La experiencia internacional dice que la secuencia de las reformas comienzan como en Colombia con la reforma, primero política, para limpiar las estructuras, un órgano de limpieza para controlarlas con órganos democráticos supra autoritarios y después le entras a las reformas policiales, judiciales y administrativas. Lo mismo hizo China: primero fue la reforma política de la concertación y después vinieron las reformas técnicas judiciales. México quiere colocar la carrera por delante del caballo, por eso no funciona, porque la clase política mexicana se niega a reformarse. Siguen con las simulaciones de reformas policiales y judiciales. Entonces los que hemos estado trabajando en reformas judiciales por 35 años ni siquiera participamos en las reformas judiciales mexicanas porque sabemos que son una farsa mafiosa. Cualquier persona que dice ser experto y que participa en una reforma judicial mexicana o es un idiota o es un mafioso. Simplemente está defraudando al pueblo mexicano. Entonces las reformas políticas vienen primero para que después los políticos que queden y tengan incentivos para generar reformas judiciales de primer mundo. No veamos ningún tipo de esperanza en las reformas que se avecinan sin una reforma política previa.

–¿Qué se necesita en México para implementar una reforma de esta naturaleza?

–Voluntad de hacerla. Es principalmente una ley electoral que abra las listas, como te mencioné antes, para que sea a través de votos abiertos de los miembros de partidos, con controles patrimoniales de tres tipos: un control patrimonial del Legislativo, un control patrimonial del Ejecutivo, sobre los partidos y candidaturas, un control de auditoría patrimonial de la sociedad civil, como en Brasil, como en Estados Unidos, como en cualquier democracia, y controles patrimoniales que todavía no existen y son ciencia ficción. Cuando le mencionas todo esto a personajes como Monreal, Anaya, Madero, entre otros,  y les mencionas este tipo de auditorías, se te ríen en la cara. Lo consideran un chiste y después te felicitan por la buena idea y nunca más vuelven a hablar del tema. Entonces en este tipo de ambientes no esperes una reforma policial ni judicial que de algún tipo de indicador de efectividad como los que yo he venido demostrando en mis trabajos científicos, porque no los vas a encontrar. La secuencia de las reformas las plantean mal en México no porque sean estúpidos sino porque la impunidad prevalece y no quieren dar el brazo a torcer con este tipo de controles. Entonces te siguen bailando con las reformas judiciales. No hay ninguna reforma judicial del planeta que haya dado resultado en cuanto a calidad de resoluciones, mayores ejecuciones de sentencias sin que antes no haya existido una reforma política previa de limpieza. No existe.

–Está muy claro, don Edgardo. Se tiene que sanear la estructura de poder para que esto fluya de otra manera. ¿Ve usted que esa salida esté próxima en México?

–Así es.  Los jueces y policías le responden al sistema político. No son burbujas, planetas independientes. En ese sentido me llama la atención que algunos amigos míos que quiero mucho les digo: ¿Por qué te rompes tanto la cabeza con la reforma judicial mexicana? Sabes que no te van a dejar implementar nada con un sistema político mafioso como el de México. Es una situación que hay que revertir. Este cambio no parece que esté cerca en México, menos cuando la clase política se niega al cambio. El pacto de impunidad de fortalece. Insisto: Ningún mafioso en el poder o en el Congreso va a implementar leyes para actuar en contra de sí mismo. Estas leyes, como que aprobaron contra la corrupción, es un circo, una simulación más del poder mafioso.

Por Ricardo Ravelo.
Ricardo Ravelo Galó es periodista desde hace 30 años y se ha especializado en temas relacionados con el crimen organizado y la seguridad nacional. Fue premio nacional de periodismo en 2008 por sus reportajes sobre narcotráfico en el semanario Proceso, donde cubrió la fuente policiaca durante quince años. En 2013 recibió el premio Rodolfo Walsh durante la Semana Negra de Guijón, España, por su libro de no ficción Narcomex. Es autor, entre otros libros, de Los Narcoabogados, Osiel: vida y tragedia de un capo, Los Zetas: la franquicia criminal y En manos del narco.

8958. PERSONAJES DE SEMANA SANTA.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Ambientalista, periodista y escritor.
Desde Michoacán. México. Para
Tenepal de CACCINI

TERCERA PARTE

José de Arimatea era hermano menor de Joaquín, el padre de la Virgen María, lo que lo convierte en tío abuelo de Jesús[cita requerida]. Se convirtió en tutor del nazareno después de la temprana muerte de San José, el esposo de María.

Era miembro del Sanedrín, el tribunal supremo de los judíos, y decurión del Imperio romano, una especie de ministro, encargado de las explotaciones de plomo y estaño. Un hombre rico según San Mateo; un hombre ilustre según San Marcos; persona buena y honrada según San Lucas; ...que era discípulo de Jesús según San Mateo, pero clandestino por miedo a las autoridades judías, según San Juan.

Jesús acaba de morir en la cruz, Pedro renegó de él por tres veces en público, los apóstoles se dispersan, pero este hombre solicita al procurador romano Poncio Pilato que le permita dar sepultura al cuerpo de Jesús. Con la ayuda de Nicodemo, desclava el cuerpo de la cruz y lo sepulta en su propia tumba, un sepulcro nuevo, recién excavado en la roca, donde se encuentra la basílica del Santo Sepulcro. Lo envolvieron en lienzos de lino y lo colocaron en la tumba con una gran piedra en la entrada. Por esto, la tradición católica lo tiene como patrono de embalsamadores y sepultureros.

Se dice que también recogió la sangre de Cristo con el Santo Grial, en el Gólgota, lugar donde fue crucificado. Estos evangelios también señalan que el lugar donde se realizara la última cena era propiedad de José de Arimatea.

Tras la resurrección de Jesús, José fue encarcelado, acusado por los judíos de haber sustraído el cuerpo de su sepulcro. Se le encerró en una torre, donde recibió la visión del Cristo resucitado y la revelación del Misterio del que el Santo Grial es símbolo. Tú custodiarás el Grial y después de ti aquellos que tú designarás, habrían sido las palabras de Jesús.

Después de ser liberado, y debido a la persecución de los judíos en Jerusalén, un grupo de cristianos embarcó en uno de los barcos de José y navegaron hasta las costas de Francia en el Mediterráneo. Acompañaban a José, entre otros, María Magdalena, Marta, María Salomé ---madre de los apóstoles Juan el Evangelista y Santiago el Mayor---, María Jacobé ---madre de los apóstoles Santiago el Menor, Simón el Zelote, Judas Tadeo y José Barsabás---, Marcial y Lázaro. Se convirtieron en los primeros evangelizadores de la zona.

En el año 63, José de Arimatea se trasladó a las islas Británicas, estableciéndose en la ciudad de Glastonbury, donde fundó la primera iglesia británica consagrada a la Virgen y adonde, según leyendas de la Edad Media, llevó el Santo Grial.

Verónica, según la tradición cristiana, fue la mujer que, durante el Viacrucis, tendió a Cristo un velo, lienzo o paño ---el paño, lienzo o velo de la Verónica, también llamado "Verónica" a secas--- para que enjugara el sudor y la sangre. En la tela habría quedado milagrosamente impreso el Santo Rostro. La escena no se encuentra en los evangelios canónicos, sino en los apócrifos.

El paño de la Verónica sería una de las reliquias que se consideran, verdaderas imágenes de Cristo, como el Mandylion de Edesa la Sábana Santa de Turín o el Santo Sudario de Oviedo.

Según una tradición que ya existía en el siglo VIII ---cuando el papa Juan VII habría consagrado en Roma una capilla denominada de sancta María in Verónica—, el emperador Tiberio, contemporáneo de Cristo, fue curado milagrosamente de una terrible enfermedad por esta reliquia.

CONTINUARÁ.

LEER ES SABER, ES CONOCER, ES APRENDER.