sábado, 1 de julio de 2017

9309. ARCHIDUQUE FRANCISCO FERNANDO DE AUSTRIA.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Articulista, ambientalista y crítico.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

La muerte del archiduque Francisco Fernando tuvo una consecuencia desastrosa para el mundo cuando iniciaba el siglo pasado, se le conoce como La Primera Guerra Mundial, un conflicto que llevó a una división de la mayoría de las naciones del mundo. Nació en Graz, Austria un 18 de diciembre de 1863 y murió en Sarajevo el 28 de junio de 1914, fue archiduque de Austria, príncipe imperial de Austria, príncipe real de Hungría y Bohemia y, desde 1896 hasta su muerte, el heredero al trono del Imperio  austrohúngaro. Su asesinato en Sarajevo Francisco Fernando  fue el hijo mayor del archiduque Carlos Luis de Austria -hermano del emperador Francisco José- y de su segunda esposa, la princesa María Anunciada de las Dos Sicilias. Cuando solo tenía doce años murió su primo, Francisco V de Módena, y nombró a Francisco Fernando su heredero a condición de que añadiera el apellido De Este al propio. Francisco Fernando se convirtió entonces en uno de los hombres más ricos de Austria Se le proporcionó la estricta educación que era normal en un Archiduque con énfasis en el aprendizaje de la historia y en la formación de un carácter moral. Desde 1865 hasta 1876 su tutor fue el historiador Onno Klopp. En 1877 Francisco Fernando entró en el ejército, y en 1899 era ya general de caballería.

Como era usual en aquellos tiempos, Francisco Fernando desarrolló dos grandes pasiones: la caza y viajar. Se calcula que cazó más de cinco mil ciervos a lo largo de su vida. En 1883, visitó Italia por primera vez para ver las propiedades que le había dejado el Duque Francisco V de Módena. En 1885 viajó a Egipto, Palestina, Siria y Turquía, y en 1889 a Alemania.

En 1889, la vida de Francisco Fernando cambió radicalmente. Su primo, el Príncipe Heredero Rodolfo, se suicidó en su pabellón de caza en Mayerling, dejando al padre de Francisco Fernando, el Archiduque Carlos Luis, como el primero en la línea sucesoria al trono. Por lo tanto, lo más probable era que Francisco Fernando, a su vez, lo sucediera.

Fue en el año de 1894 cuando Francisco Fernando conoció a la condesa Sofía Chotek en un baile en Praga. Para contraer matrimonio con un miembro de la dinastía Habsburgo, era requisito indispensable pertenecer a una de las dinastías que reinaban o habían reinado en el pasado en Europa. Los Chotek no cumplían esa condición, aunque su familia incluía entre sus antepasados a príncipes de Baden, Hohenzollern-Hechingen y Liechtenstein.

Sofía era dama de compañía de la archiduquesa Isabel, esposa del archiduque Federico de Austria, duque de Teschen. Francisco Fernando comenzó a visitar la villa del archiduque Federico en Bratislava. Sofía escribió a Francisco Fernando durante su convalecencia por tuberculosis cuando fue enviado a la isla de Lošinj en el Adriático. Mantuvieron su relación en secreto durante más de dos años.

La archiduquesa Isabel asumió que Francisco Fernando estaba enamorado de una de sus hijas. En 1898, sin embargo, dejó su reloj en uno de los campos de tenis de su casa. Ella abrió el reloj esperando descubrir por la fotografía de cuál de sus hijas se trataba; en su lugar, encontró la foto de Sofía, quien fue inmediatamente despedida.

Francisco Fernando rechazó la posibilidad de casarse con nadie más. El Papa León XIII, el Zar Nicolás II de Rusia y el emperador alemán Guillermo II enviaron representaciones para hablar en favor de Francisco Fernando ante el emperador Francisco José, argumentando que un desacuerdo entre Francisco José y Francisco Fernando sería perturbador para la estabilidad de la monarquía.

Finalmente, en 1899, el emperador le permitió casarse con Sofía, a condición de que el matrimonio fuera morganático y que sus descendientes no tuvieran derechos sucesorios. Sofía no compartiría el rango de su esposo, ni su título, precedencia o privilegios; como tal, no aparecería normalmente en público a su lado.

La boda se celebró el 1 de julio de 1900, en Reichstadt  en Bohemia. Francisco José no acudió, ni lo hizo ningún archiduque, incluidos los hermanos de Francisco Fernando. Los únicos miembros de la familia imperial que estaban presentes eran la madrastra de Francisco Fernando, María Teresa, y sus dos hijas. Después del matrimonio, Sofía recibió el título de Princesa de Hohenberg con el trato de Su Serena Alteza. En 1909, se le dio el más importante título de duquesa de Hohenberg con el tratamiento de Su Alteza. Esto incrementó considerablemente su estatus, pero aún estaba en el ceremonial de la corte por detrás de todas las archiduquesas. Cuando alguna ceremonia requería que la pareja apareciera con otros miembros de la realeza, Sofía era forzada a permanecer muy por debajo de la línea de importancia, separada de su marido.

Los hijos del archiduque fueron: Princesa Sofía María Francisca Antonia Ignacia Alberta de Hohenberg, casada con el conde Federico von Nostitz-Rieneck. Duque Maximiliano Carlos Francisco Miguel Humberto Antonio Ignacio José María de Hohenberg, casado con la condesa Isabel von Waldburgzu Wolfegg und Waldsee. Príncipe Ernesto Alfonso Francisco Ignacio José María Antonio de Hohenberg, casado con María Teresa Wood. Princesa Sofía María Francisca Antonia Ignacia Alberta de Hohenberg, casada con el conde Federico von Nostitz-Riene. Duque Maximiliano Carlos Francisco Miguel Humberto Antonio Ignacio José María de Hohenberg, casado con la condesa Isabel von Waldburg zu Wolfegg und Waldsee.

Príncipe Ernesto Alfonso Francisco Ignacio José María Antonio de Hohenberg, casado con María Teresa Wood.

Durante la época en que fue sucesor al trono, Francisco Fernando se mostró partidario de la reforma del Estado para convertirlo casi en una federación. Temía que la dinastía no sobreviviera si no se realizaban urgentes reformas, tanto políticas como militares, y estaba convencido de la incapacidad de que el imperio sobreviviera a una guerra mundial si se desencadenaba antes de que él hubiese accedido al trono y llevado a cabo las reformas.

En consecuencia, mientras vivió utilizó su influencia con el emperador para mantener una política exterior pacífica, como cuando evitó la participación austrohúngara en las guerras de los Balcanes en 1912 y 1913. El 28 de junio de 1914, aproximadamente a las 11 de la mañana, Francisco Fernando y su esposa fueron asesinados en Sarajevo, capital de la provincia austro-húngara de Bosnia-Herzegovina, por Gavrilo Princip, extremista serbio y uno de los varios asesinos controlados por Mano Negra, grupo terrorista serbio. El acontecimiento, conocido como el Atentado de Sarajevo, fue uno de los desencadenantes de la Primera Guerra Mundial.

Francisco Fernando estaba en una visita oficial en Bosnia. Era llevado en un automóvil para conocer la ciudad de Sarajevo. Hubo muchos intentos fallidos de dispararle por diferentes motivos. Inesperadamente, una bomba es arrojada por uno de los integrantes del grupo extremista, quien se toma una píldora con cianuro y se tira al río. Fernando, al ver la bomba, la arroja inmediatamente hacia atrás y al explotar causa heridos. Precipitadamente, lo llevan al ayuntamiento de la ciudad. Suspende las reuniones oficiales y exige ser llevado al hospital donde se encontraban los heridos.

Después de muchas maniobras, el chófer que conducía el automóvil se pierde. Casualmente, uno de los integrantes del grupo extremista llamado Gavrilo Princip, que estaba en un café, lo ve; el automóvil al estar perdido retrocede y Princip se encontraba a escasos metros de Francisco Fernando. Saca su arma y dispara dos veces. Una bala hiere directamente a Francisco Fernando y la otra rebota hiriendo a Sofía, su esposa, la cual estaba embarazada. Ambos mueren después de unos 20 minutos.

Es muy poco conocida su costumbre de llevar la ropa siempre impecablemente planchada y abotonada; hasta tal punto llevó este gusto por la pulcritud que se hacía coser la ropa durante los desfiles o paradas militares, para evitar que las solapas se abrieran con el viento. El día del atentado, el hecho de llevar la casaca cosida impidió que se le pudiese socorrer a tiempo, tapándole la herida de bala o deteniendo el flujo de sangre con un simple pañuelo, lo que originó una hemorragia abundante y la consiguiente muerte.

Francisco Fernando fue enterrado con su esposa Sofía en el panteón de familia del Palacio de Artstetten, en la Baja Austria.


                 RECUERDE QUE LEER ES SABER, ES CONOCER, ES APRENDER.

9308. DESCONFIANZA CIUDADANA.

Reporte Z.

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI


Desconfianza ciudadana.

La aparición de la fuerza inclina a la desconfianza. Si deseas convencerme, suelta el palo, y si alzas el palo, sobran los discursos. Con las armas no se afirma la realidad: se la viola. 
Rafael Barrett (1876-1910). Periodista y escritor francés.

Los mexicanos no creemos en el INE, ni en los partidos políticos, ni en la policía, ni en el Tri, pero lo mas grave es que no creamos en nosotros mismos. Cuando ayer el consejero Marco Antonio Baños afirmó que el Instituto Nacional Electoral (INE) tiene niveles “bastante bajos” de credibilidad, no descubrió nada nuevo, si acaso, que cada vez el descrédito del INE es cada vez más acentuado. Baños trató de matizar su afirmación y  aunque dijo que el INE tiene niveles “bastante bajos” de credibilidad, sus números son superiores a los de los partidos políticos.

Los niveles de desconfianza en el INE después de las elecciones locales son de apenas 3.4 y 3.6, en otras palabras, están súper reprobados. Los partidos políticos tienen un nivel de desconfianza de 0.6, o en otras palabras 94 % de incredulidad. En su oportunidad el consejero presidente, el títere Lorenzo Córdova (foto) afirmo:  “No estamos tan mal si nos comparamos con el Congreso, con los partidos, con las instituciones del gobierno, etcétera”.

El sujeto transmite un ego inflado por la vanidad, la superficialidad y el desprecio por los indígenas, como quedó probado en una grabación en la que el sujeto se mofó de un representante indígena. Las declaraciones del títere Córdova revelan la autocomplacencia que prevalece en el INE, el tal Lorenzo pasa por alto que el INE fue secuestrado por los partidos políticos que imponen a sus incondicionales en los puestos de control del INE, pero el montaje es parte de la farsa democrática que se repite una y otra vez; después de cada proceso electoral la desconfianza ciudadana aumenta.

Con ese nivel de credibilidad de menos de 4 puntos sobre 100 en cualquier país democrático del planeta se tomarían medidas drásticas, despidiendo a los consejeros comenzando por el presidente, Lorenzo Córdova.

La desconfianza ciudadana que se expresa contra el INE y los partidos políticos por extensión, se aplica también al gobierno, tanto al gobierno federal que encabeza Peña Nieto, como a los gobiernos estatales y municipales.

La desconfianza ciudadana no es gratuita, es producto de décadas de mentiras, fraudes, traiciones y golpes bajos contra los ciudadanos, tanto ciudadanos pensantes como los ciudadanos masa, los que por falta de dignidad o por ignorancia siguen votando por el PRI, el PAN y el PRD, los partidos que firmaron el Pacto Contra México. La crisis de inseguridad, la violencia y la muerte, son también frutos podridos de un sistema corrupto que se sostiene en la pobreza y la ignorancia.

La falta de fe en sí mismo de millones de mexicanos está relacionada con el clima general de desconfianza, este es otro fruto podrido del sistema, generar desconfianza en los individuos y en las organizaciones, desalentar la unidad y fomentar el individualismo.

viernes, 30 de junio de 2017

9308. NARCO: LA ATROFIA DEL PODER.


Enviado por SinEmbargo.Desde la Cd., de México. ParaTenepal de CACCINI Por Ricardo RaveloSinEmbargo. Junio 30, 20171:02 am.





A esta red de cárteles se suma la policía, el brazo armado del crimen organizado que los ciudadanos pagamos con nuestros impuestos y que debido a la corrupción no responden a la necesidades de seguridad que reclama la sociedad. Foto: Cuartoscuro.
 
La violencia campea por todas partes y el Gobierno Federal está paralizado ante la ola criminal que azota al país: en Sinaloa, por ejemplo, la disputa entre los hijos y socios de Joaquín Guzmán Loera ha desatado matanzas y secuestros. Las autoridades, coludidas en su mayoría con el negocio de las drogas, parecen meros espectadores de esta carnicería humana en la que se ha convertido esa entidad.
 
En Coahuila y Durango está igual o peor: los cárteles de Juárez, Zetas y Sinaloa se disputan ese territorio, una de las llamadas joyas de la corona del narcotráfico, enclave del Triángulo Dorado, donde el capo Arturo González Hernández, El Chaky, regresó por sus fueros ahora bajo las órdenes de Ismael Zambada García, El Mayo.
 
González Hernández fue gatillero de  Vicente Carrillo Fuentes, El Viceroy, hermano de Amado Carrillo, quien fue detenido hace tres años en La Laguna. Pero no por ello su poder ha mermado. Ahora El Chaky controla el negocio de la droga del lado de Durango y se asegura que por ser un solo grupo el que manda en ese territorio la violencia se ha reducido considerablemente. Lo cierto es que las autoridades son parte del crimen organizado.
 
Del lado de Coahuila impera otra realidad, dolorosa hasta el límite: ahí la guerra entre Los Zetas y el cártel de Sinaloa protagonizan matanzas todos los días, ejecuciones abiertas y sin piedad se suscitan a diario y las policías locales ni las manos meten, pues están vinculadas con el narcotráfico o de plano no tienen capacidad de reacción y es por ello prefieren no meterse. Huyen ante la violencia o bien son los que la atizan como una forma de ejercer control entre la sociedad.
 
Guerrero es el estado que hoy enfrenta una mayor violencia criminal. Hay muchas razones que lo explican. Primero se debe señalar que el gobierno ha estado infiltrado por el crimen organizado desde hace muchas décadas. La gota que derramó el vaso fue el secuestro y probable muerte de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, un caso sin aclararse hasta la fecha, ocurrido en el gobierno de Ángel Aguirre, el exgobernador que durante su gestión permitió la expansión del crimen organizado.
 
Organizaciones criminales como Los Rojos, Guerreros Unidos, el cártel de Acapulco, Los Ardillos, entre otros, se extendieron a lo largo y ancho del estado. El gobierno federal, a través de sus órganos de inteligencia, tiene detectadas más de trescientas organizaciones criminales en esa entidad y la mayoría están representadas por familias ligadas a la clase política.
 
Lo que llama la atención de Guerrero –fenómeno que se repite en todo el país –es que las operaciones de las células criminales están relacionadas con alcaldes, exalcaldes, síndicos, regidores, agentes municipales y policías de todos los pelajes, quienes han desarrollado un amplio portafolios de actividades delictivas: tráfico de drogas de todo tipo, secuestros, extorsiones, tráfico humano, trata de personas, cobros de piso a cárteles foráneos, por citar solo algunos de sus negocios.
 
A esta red de cárteles se suma la policía, el brazo armado del crimen organizado que los ciudadanos pagamos con nuestros impuestos y que debido a la corrupción no responden a la necesidades de seguridad que reclama la sociedad.
 
Este fenómeno visto en guerrero como una película de terror también se observa en Michoacán y Veracruz, dos estados donde el crimen organizado ya controla a las estructuras políticas y policiacas.
 
En Veracruz, por ejemplo, se afincó un nuevo cártel tras el arribo al poder de Miguel Ángel Yunes Linares. Antes operaban Los Zetas y eran los dueños y señores en el estado, con vínculos muy evidentes con los distintos gobiernos estatales. Hacia finales de los noventa y principios del nuevo siglo fue el cártel de Sinaloa la organización que operó en Veracruz y recibía protección del gobierno estatal a través de sus funcionarios públicos.
 
En los expedientes que se integraron en contra de Osiel Cárdenas Guillén, otrora jefe del cártel del Golfo, se ponen en evidencia que Veracruz fue un enclave importante para las operaciones de narcotráfico. Aunque pertenecían a diversos bandos, entre Osiel y Albino Quintero había excelentes líneas de entendimiento.
 
Ambos capos movían cuantiosos cargamentos de droga desde Guatemala y vía Chiapas para cruzar por Tabasco y Veracruz antes de llegar a Tamaulipas y los Estados Unidos.
 
En Veracruz gran parte de los movimientos de droga, armas y dinero pasan por la zona portuaria, donde altos funcionarios de la llamada Agencia Portuaria Integral –API –cobijan el trasiego de droga ya por amenazas o por colusión voluntaria.
 
En Coatzacoalcos, por ejemplo, el cártel del Golfo tiene un centro de operaciones muy importante que opera desde principios de los años noventa al amparo de las autoridades federales, estatales y municipales. Esa organización capturó a la policía local y la puso a su servicio en el secuestro de rivales, custodia de casas de seguridad y también para controlar el tráfico de estupefacientes. También ejercen el oficio de matar.
 
En el puerto de Veracruz la rivalidad ahora está centrada entre los cárteles del Golfo, Zetas y el Cártel de Jalisco Nueva Generación, éste último encabezado por Nemesio Oceguera, El Mencho, quien es uno de los capos que más ha crecido en los últimos siete años,  pues controla una decena entidades federativas las cuales ha conquistado con base en su capacidad de fuego y de corrupción.
 
El resto de las organizaciones criminales, siguen en Jauja a pesar de sus bajas. Es el caso del cártel de Juárez, ahora operado por los hijos de Amado Carrillo; el cártel de Tijuana no ha muerto y es operado por Enedina Arellano Félix, hermana de Ramón y Benjamín Arellano, de infausta memoria, quienes edificaron a ese cártel en los años ochenta.
 
Enedina Arellano es la única mujer que encabeza un cártel. Cuando sus hermanos eran los jefes de la organización ella se dedicaba al blanqueo de capitales a través de sus empresas. Ahora es la cabeza de esa empresa criminal, la cual cobró fama en los años noventa por la saña que desató en Baja California al ejercer la violencia, por sus vínculos con los cárteles de Cali y Medellín, así como por corromper a toda las policías para ponerlas a su servicio.
 
Ahí siguen intocados los cárteles del Golfo, Zetas, La Familia Michoacana, Los Valencia, la familia Díaz Parada (operan el tráfico de mariguana en Oaxaca), así como la célula Beltrán Leyva, ahora ligada con grupos criminales de Guerrero, entre otros. Todos se mantienen gracias a la corrupción.
 
Ese cáncer –la corrupción policiaca –es uno de los problemas más graves y profundos que enfrenta el país. De acuerdo con datos oficiales, el 85 por ciento de las corporaciones policiacas operan para el crimen organizado. De igual forma los presidentes municipales, en su mayoría financiados por el crimen, están relacionados con actividades de lavado de dinero. En muchos casos las autoridades no tiene otra alternativa para sobrevivir políticamente más que ligándose a la criminalidad. Y hasta pareciera que hacen efectiva aquella máxima de que “si no puedes con el enemigo, únete”.
 
Cuando un candidato a un puesto de elección popular pacta con el crimen, la sociedad está condenada a padecer violencia de alto impacto. El narcotráfico paga las campañas y la compra de votos para que su aliado gane la elección. Ya en el poder, le exigen la obra pública para planearla con base en sus intereses criminales. También piden que la policía esté a su servicio para operar el tráfico de drogas y de igual forma exigen cuotas mensuales a las autoridades. En resumen, se adueñan del poder político y de la sociedad en su conjunto. Esto es muy claro en Morelos, donde la mitad de los Ayuntamientos están penetrados por el crimen organizado.
 
Pero así está el escenario en todo el país, por desgracia.
 
Es por ello que se afirma que México es un verdadero paraíso para la delincuencia organizada: gana mucho y arriesga casi nada. Tiene el control del Estado a través de la penetración de sus instituciones. Opera con el respaldo de las policías y en muchos casos hasta marinos y soldados están en sus nóminas.
 
Son dueños del territorio, de las decisiones políticas en grandes e importantes regiones. Tienen amplia capacidad para corromper y también poder para ejercer la violencia si es necesario. Este es el llamado narcopoder, un Estado dentro del Estado que se sigue adueñando de la riqueza del país, pues ya controla actividades como la minería, el turismo y en el norte y sur del país están metidos en las actividades petroleras.
 
Negocios como el robo de combustibles también es operado por el crimen organizado que se infiltró a Petróleos Mexicanos desde hace dos décadas y estos grupos criminales son propietarios de municipios completos donde la autoridad municipal no significa nada, ya que están bajo las órdenes de los amos del crimen.
 
Sin duda México es un Estado fallido como muchos otros países de África, donde la ley del crimen organizado es la que se impone y lo controla todo.
 
Ante esta realidad tan apabullante, el gobierno de Enrique Peña Nieto se muestra débil, casi paralizado y atrofiado. Esta parálisis es el más claro ejemplo de cómo los presidentes de los países controlados por el crimen pasan a ser verdaderas figuras decorativas y, al mismo tiempo, son utilizados como empleados, cual gerente de grupos criminales.
 
Esto explica también el nivel de violencia que vive el país, el asesinato de periodistas y de activistas sociales. Cuando un Estado está penetrado por el crimen, o mejor dicho: cuando el crimen gobierna un país se acaba con todo intento de alcanzar la democracia. Se roban las elecciones y se acallan las voces críticas con balas porque el narcopoder no sabe responder de otra manera más que con violencia e impunidad.
 
Pobre México y pobre de nosotros como sociedad.
 
Por Ricardo Ravelo.
Ricardo Ravelo Galó es periodista desde hace 30 años y se ha especializado en temas relacionados con el crimen organizado y la seguridad nacional. Fue premio nacional de periodismo en 2008 por sus reportajes sobre narcotráfico en el semanario Proceso, donde cubrió la fuente policiaca durante quince años. En 2013 recibió el premio Rodolfo Walsh durante la Semana Negra de Guijón, España, por su libro de no ficción Narcomex. Es autor, entre otros libros, de Los Narcoabogados, Osiel: vida y tragedia de un capo, Los Zetas: la franquicia criminal y En manos del narco.

9307. FRENTE AMPLIO, GOBIERNO DE COALICIÓN.

Envido por SinEmbargo.

Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

SinEmbargo. Junio 30, 2017. 1:01 am.



Es falso el dilema entre las diferencias ideológicas del PAN y el PRD que harían imposible un acuerdo entre ambos. Foto: Cuartoscuro.

La decisión de las dirigencias nacionales del PAN y el PRD de impulsar un Frente Amplio Opositor para enfrentar las elecciones generales de 2018 es una buena noticia para México. El primer paso está dado. Hay que precisar que la propuesta no es en el sentido de formar una alianza electoral entre ambas fuerzas, como equivocadamente muchos han entendido. Es algo mucho más trascendente que eso. Se trata de abrir cause a la posibilidad histórica de formar por primera vez en nuestro país un gobierno de coalición. Aunque suene utópico.

La iniciativa panista y perredista es una convocatoria abierta para que otros partidos, organizaciones sociales, liderazgos civiles, académicos, políticos y ciudadanos se sumen en torno a un programa básico fundamental que permita más allá de las ideologías y los postulados partidistas una transformación nacional a través de ese gobierno plural. Lo dice bien y sencillo Juan Ramón de la Fuente, ex rector de la UNAM: “lo que se debe garantizar es una mayoría estable para gobernar, no nada más ganar una elección”.

El evidente agotamiento del sistema presidencialista mexicano obliga a un cambio radical en la manera de entender y ejercer la política. Hoy el requerimiento central es la gobernabilidad. Así de claro. El proyecto, en el que trabaja desde hace cuando menos cinco meses un grupo de especialistas, deberá basarse en unos cuantos objetivos prioritarios, claros y alcanzables, que permitan la recuperación del país. Pienso en seguridad, anticorrupción, combate a la pobreza, educación, empleo. Esto no es demagogia. Lo es en cambio postular que las cosas van a cambiar como por arte de magia a partir de la voluntad de un líder, por más carismático que sea.

Además de necesario, es absolutamente posible formar un gobierno de coalición en México. No digo que sea fácil. Un gobierno plural e incluyente, como ocurre en muchos países del mundo, entre ellos varios latinoamericanos, como Chile y Uruguay. Es buen ejemplo el reciente caso de Francia, donde el nuevo presidente  Emmanuel Macron integró su primer gabinete ministerial de 22 miembros, que respeta la paridad entre hombres y mujeres y refleja su voluntad de “recomposición política” que prometió a lo largo de la campaña.

Su primer equipo fue formado en efecto como un gobierno de coalición que tiene en cuenta el equilibrio entre las diversas fuerzas que forman su mayoría: ocho ministros de izquierda (seis socialistas y dos del Partido Radical de Izquierda), tres del grupo centrista Modem de François Bayrou y dos del partido de la derecha conservadora LR más el primer ministro, Edouard Philippe, que también pertenece a esa corriente. Prácticamente la mitad de los ministros y secretarios carecen de pasado político y provienen de la llamada sociedad civil.

Esa es la idea. Es falso el dilema entre las diferencias ideológicas del PAN y el PRD que harían imposible un acuerdo entre ambos. “No se trata de reconciliar ideologías, sino de instalar un nuevo sistema político”, explicó de manera llana, muy a su estilo, el panista Ernesto Ruffo Appel. Claro está que para lograrlo hay  que ganar las elecciones del año próximo.

Se trata de sumar voluntades para crear una sinergia triunfadora que aliente una alta participación ciudadana. Para ello debe fortalecerse la credibilidad en las autoridades electorales y plantear una propuesta clara y concreta. Y asumir una actitud verdaderamente democrática y generosa que nos lleve a un gobierno de coalición, con mayoría legislativa.

El Frente Amplio Opositor (FAO), como le llaman los panistas, o Frente Amplio Democrático (FAD), como le dicen los perredistas, deberá estar encabezado por las dos fuerzas que lo impulsan. A ambas debe beneficiar electoralmente, es lógico. Fuera de consideraciones ideológicas. Si bien el PAN aparece a la cabeza de las preferencias electorales en encuestas recientes, el siete u ocho por ciento de votos que pueda aportar el PRD es oro molido.

Para el PRD, el acuerdo puede incluir un programa de gobierno común que incluya sus propuestas y un buen número de candidaturas a diputados en las zonas del  país donde aún tiene presencia. Me parece que una tercera parte de ellas sería posible. El atractivo mayor, alcanzable para los perredistas es sin embargo la posibilidad de formar parte del gobierno de coalición que se pretende formar, lo que implicaría su resurrección. Eso de hecho ya se negocia y no debe espantar a nadie.

Por supuesto que dentro de ambos partidos, sobre todo entre los perredistas, hay opositores al Frente Amplio. Hasta ahora sus manifestaciones se han basado más en una visión equivocada del proyecto que en un cuestionamiento sustentado. Insisten en hablar de “alianza electoral”, que no es el caso. También se asoman claros intereses personales, individualistas.  Por supuesto  también que las diferencias entre ambos partidos en materias como el aborto, los matrimonios igualitarios, la política fiscal o los subsidios se antojan irreconciliables. Esos temas, sin embargo, no deben ser –y no son, de hecho— materia de la negociación.

Deberán quedar fuera del acuerdo y ser debatidos posteriormente en el seno de un Congreso plural y autónomo. Lo primero es lo primero: hay que tener la fuerza  y la mayoría para sacar adelante los programas y las reformas.

Nuestra Constitución contempla desde 2014, en su artículo 89, la posibilidad de instaurar gobiernos de coalición a partir de la voluntad de quien gane la elección. Hace falta la ley reglamentaria que precise sus características y alcances. Las obvias dificultades para contar con esa legislación secundaria a tiempo hacen necesario que esa modalidad sea precisamente fruto del propio Frente Amplio que se propone.  El del candidato presidencial es tema aparte. Algo innegable es que hay en el país un profundo y mayoritario anhelo de cambio que se debe atender. Estamos ante la gran oportunidad de lograrlo. Válgame.

@fopinchetti

Fue reportero de Excélsior. Fundador del semanario Proceso, donde fue reportero, editor de asuntos especiales y codirector. Es director del periódico Libre en el Sur y del sitio www.libreenelsur.mx. Autor de De pueblo en pueblo (Océano, 2000) y coautor de El Fenómeno Fox (Planeta, 2001).

9306. LOS SCOUTS DE JACONA.

Por EVERILDO GONZÁLEZ ÁLVAREZ.
Articulista, ambientalista y crítico.
Desde Zamora, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Ya desde hace algunos años, los Scouts Jacona, han sido un gran apoyo en las campañas de reforestación, los dirigentes Alina Galván y Guillermo Cisneros, gustosos aceptaron participar cuando se les invitó y de verdad es de mencionarse cómo participan activamente plantando los arbolitos ya sea en Zamora o Jacona, aún cuando ellos son de Jacona, tengamos en cuenta que el medio ambiente no ve municipios, ni estados, lo que se haga, por ejemplo en Zamora, puede ser benéfico para Jacona.

Por considerar importante que la ciudadanía sepa qué hacen esas niñas, esos niños, los jóvenes, le solicité a los dirigentes la información siguiente:

Qué es?, Quienes lo forman?, a que se dedican? Y cuál es su función?

Mencionan que el escultismo no es más que la práctica de ser mejores personas y hacer un mundo mejor, el escultismo es representado por los scouts  y está  dirigido a niños y niñas desde los 6 años hasta los 22, aprendiendo muchas, pero muchas cosas por medio de un plan conocido como “método scout”, que no es más que aprender haciendo, dividido en diferentes secciones de acuerdo a su edad.

Lo forman los niños de 6 a 10 años y medio en una sección llamada manada de lobatos, niños de 10 años y medio a 14 y medio formando la tropa scout, de 14 y medio hasta los 17 y medio la sección expedicionaria de comunidad y la culmina la sección de clan de rover de 17 y medio hasta los 22 años de edad.

Los scouts se dedican a trabajar principalmente en ellos mismos, esto quiere decir en su persona en todos los aspectos, sociales, culturales, educativos, salud, personales, etc., o sea, trabajan para ser mejores personas en la escuela, el trabajo  y su hogar. Fortaleciendo los valores impartidos en casa, escuela y demás, para que logren sus objetivos de superación.

A través del movimiento scout, el ser una persona que quiere ser mejor en sus acciones, su propósito es con la humanidad y la naturaleza el dejar en mejores condiciones este planeta---plantación de arbolitos entre otras cosas---

Todo, mediante juegos inductivos que le permitan asimilar de manera consiente  y subconsciente, para poder desarrollarse.

Los scouts, son una alternativa para que los niños tengan la oportunidad de desarrollarse de temprana edad y enseñarse a ser autosuficientes para poder realizar todas sus actividades y apoyar a los demás, por eso los lobatos manejan el lema de hacer “siempre lo mejor”, la tropa estar “siempre listos”, la comunidad y el clan “servir”.

Ingresa a tu hijo e hija a cualquier grupo scout en la comunidad en que te encuentres y con el paso del tiempo verás la diferencia.

De verdad es importante que niñas, niños se integren a los Scouts como parte de su formación, con el tiempo serán personas útiles a la sociedad, serán personas de bien.

9305. ENCUENTRO CON GOROSITO…

Por el Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.
Sociólogo, docente universitario, Investigador y poeta.
Desde el Estado de Guanajuato. Para
Tenepal de CACCINI

FERNÁN SILVA VALDÉS CON  “RUSA CAMPESINA” DEJÓ TESTIMONIO LITERARIO DE ESA MIGRACIÓN A URUGUAY.

La migración de rusos a la República Oriental del Uruguay tiene más de 100 años. Ese país conosureño, bañado por las aguas del Río de la Plata y el Océano Atlántico fue en el puerto de su capital, la hermosa Montevideo, destino de corrientes migratorias que arribaron a fines del siglo XIX e inicios del XX, en su mayoría provenientes de Europa.

Durante las presidencias de José Batlle y Ordóñez (1903- 1907 y 1911- 1915) se promovió la llegada de campesinos procedentes del Viejo Continente para trabajar la tierra uruguaya, posteriormente funcionó un proyecto integrador de las identidades culturales de los inmigrantes con el objetivo de construir una sociedad nacional.

La razón de la llegada de los migrantes rusos al Uruguay será religiosa. El cristianismo ortodoxo de Rusia que era muy sólido y no mostraba ni un ápice de tolerancia hacia otras expresiones religiosas llevó a Basilio Lubkov, líder de la secta denominada “Nueva Israel”, escindida de la Iglesia ortodoxa a buscar nuevos horizontes fuera de las tierras del Zar Nicolás II.

Durante su estancia en los Estados Unidos, Basilio Lubkov, se encuentra con el Cónsul de Uruguay, José Richiling, quién es seducido por la idea de radicar campesinos rusos en territorio Oriental. Con el visto bueno del Gobierno uruguayo, Lubkov arribará acompañado por 300 familias, siendo el forjador de la inmigración rusa en Uruguay.

El arribo fue durante la segunda presidencia de Batlle y Ordoñez. El 27 de julio de 1913 fundan San Javier a orillas del Río Uruguay en el Departamento de Río Negro, a dónde fueron trasladados por dos barcos de la Armada uruguaya.

Los inicios no fueron dulces, como el Kwas, exquisito vino de miel que producen, según el servicio estatal de noticias ruso Sputnik News,  los criollos, se reían de su apariencia y costumbres. Sara Subbotin, cuyos ancestros llegaron a Uruguay con las primeras olas de migración recuerda: “Los niños uruguayos me arrojaban piedras porque no estaban acostumbrados a ver menores de edad rubios y con ojos azules”.

El escritor uruguayo Fernán Silva Valdés (Montevideo 1887- 1975), es el poeta oriental más representativo de la llamada corriente nativista que en 1920 pretendía un retorno a los motivos nacionales, invocando un criollismo y una imaginería gauchesca, aunado a temáticas campesinas.

En su obra “Poema nativos” (1925) incluirá el poema “Rusa campesina”. En ese libro recoge como componente de la sociedad criolla la incorporación del “forastero” de origen europeo, llamado a permanecer y a integrarse en esa sociedad, a la cual terminaría confiriendo sus caracteres predominantes.

En “Rusa campesina” podemos notar esa integración a través de múltiples metáforas y halagos que usa el poeta para esa Matrioshka de carne y hueso.

RUSA CAMPESINA

Rusa
que encuentro tarde a tarde parada en la tranquera
enviando al horizonte sus miradas tranquilas.

(Tu traje con guardas de colores
poniendo en el paisaje tan hermoso matiz,
más que ruso parece
incaico o calchaquí).

Tú eres más criolla que las mismas criollas,
porque tienen tus ojos el verde de los montes,
porque tiene tu pelo
el rojo dorado de nuestros soles,

y el color del copete
del cardenal, tus labios,
y el color de la leche tambera
tus brazos.

Rusa
campesina,
tú eres más criolla
que las criollas mismas,
porque tus formas tienen la dulzura
de las lomas de mi tierra nativa.

Pero me asomo a ti y eres otra cosa:
tu gracias es extranjera,
es diferente;
y digo: ¡bienvenida sea la tierra
que te envío de regalo como muestra
de un perfume distinto,
de una flor nueva!

Campesina:
yo no sé qué tienes
de lozana y fresquita
que aunque esté entrando el sol
al saludar dan ganas de decir “buenos días”.

Rusa:
en homenaje a ti
quiero hacer algo hermoso:
mañana en el rodeo
voy a enlazar un toro,
con mi lazo entrerriano
largo de quince rollos.

9304. SÍ SOMOS ¿Y QUÉ?

LA FERIA

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

Sí somos ¿y qué?
Contaba la abuela Elena (la de Autlán), del tío Tencho, primo suyo, ranchero como de película en blanco y negro, de vida sencilla y pistola al cinto, con más reses que pelos un gato; acostumbrado a mandar; buen marido y buen padre para los estándares de la época (primera mitad del siglo pasado), que era más celoso que Otelo y como castigo de Dios, solo tuvo hijas, cinco: Laura, Leticia, Lilia, Lorena y Lucía (en el pueblo decían que no siguió buscando el varoncito porque se le acabaron las vocales, contaba la abuela). Lo celoso lo capoteaba bien su mujer, la tía Chata (Engracia), pero volvía locas a sus hijas porque les espantaba los pretendientes, ya todas en edad de merecer y todas de faldas ligeras porque (contaba la abuela), salieron a la mamá que “de chamaca dio mucha guerra”. El caso es que ya con la mayor a punto de quedarse (21 años), tía Chata le dijo que pensara en qué hacer, porque de monjas no las iba a mandar. Lo pensó el tío y dispuso que “las niñas” podían tener novio a condición de salir siempre con la mamá y una de las hermanas, lo que a fin de cuentas hizo que acabaran viviendo en Guadalajara, porque de las cinco, tres se casaron ya embarazadas, y las otras dos, no, esas no se casaron pero tuvieron hijos. “La zorra cuidando gallinas”, sonreía la abuela al contarlo.

Hace algunas semanas comentaba con usted que la loable iniciativa de instalar en México un Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), es equivalente a poner nuevas y más rigurosas reglas de póker en una mesa de tahúres. No es con leyes y normas, con dependencias o instituciones autónomas, como se puede disminuir a algún grado lógico la corrupción (porque corrupción siempre habrá, el asunto es que no sea generalizada, que sea verdaderamente clandestina y nunca con la participación de los titulares de las dependencias y entidades, cuantimenos de los de más arriba y de otros poderes... eso sí se puede lograr). Sin embargo, en algo podía ayudar la SNA, por algo se empieza.

Ayer, “El Universal”, publicó la siguiente nota: “Evidencian ‘trampa’ en sistema anticorrupción”, y explican que el Senado nombró una Comisión de Selección, responsable de escoger a los integrantes del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), cabeza del Sistema, pero no respetaron las reglas de selección.

Resulta que para elegir a los integrantes del Comité, primero se revisó a todos los que manifestaron interés en formar parte de eso; se seleccionó a 15, que consideraron los mejores, y después se elaboraron unas “cédulas de evaluación” de cada uno de esos 15. Quedó al frente, como presidenta del Comité, Jacqueline Peschard, quien sacó la más alta calificación: 247 puntos; los otros cuatro son Alfonso Hernández Valdés (240 puntos, la segunda más alta calificación), José Octavio López Presa (237 puntos); Luis Manuel Pérez de Acha (236 puntos); y Mariclaire Acosta Urquidi (207 puntos). El problema es que se saltaron a un aspirante, Gerardo Lozano Dubernard, que obtuvo 233 puntos en la evaluación. Para no variar: no se respetó la regla.

Abunda el autor de la nota de “El Universal” (Alberto Morales), que los que formaron la Comisión de Selección fueron recomendados… por los que resultaron elegidos como integrantes del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA). No vamos a abandonar nuestras más rancias tradiciones, faltaba más.

Los seleccionadores explicaron que no fue la calificación el único criterio (claro que no), y que escogieron a la señora  Mariclaire Acosta, por sus contactos: “Como lo establece la metodología de evaluación (...) existe una estrecha relación entre los flagelos de la corrupción, la impunidad y las violaciones de los derechos humanos. Por lo mismo, los vínculos de Acosta con organizaciones de la sociedad civil podrían ser un activo de enorme relevancia en el funcionamiento del comité”.

¡Vaya!.. o sea: los conectes de doña Acosta pesaron más que la evaluación que ellos mismos hicieron. Lo que no nos dicen a las claras es que la señora de todos nuestros respetos, es la representante del tío Sam en el SNA. No es calumnia, doña Acosta era la directora del capítulo México del Freedom House (ONG con sede en Washington D. C.).

La Freedom House se fundó en octubre de 1941 a iniciativa del entonces presidente Franklin D. Roosevelt, como máquina de propaganda para influir en la opinión pública de los EEUU y prepararla para la entrada en la Segunda Guerra Mundial. Luego, se encargó de atizar la postura anticomunista de ese país durante la Guerra Fría, y ahora funge públicamente como una ONG dedicada a proteger los derechos humanos. ‘Ta bien…

Nada más que uno de sus miembros más destacados es un señor Ken Adelman, asesor de Donald Rumsfeld (1971 a 1977), director de control de armas con Ronald Reagan y miembro (al menos hasta 2016) del Consejo de Política de Defensa de los EEUU.

Nada más que un tal James Woosley es (o fue hasta 2016), presidente de la Freedom House y antes… director de la CIA

Nada más que el 80% del presupuesto anual de la Freedom House lo aporta el gobierno de los EEUU (a través de la USAID y el Departamento de Estado), cosa un poquitín peculiar si se trata de una organización que procura la neutralidad de las organizaciones que cuidan de los derechos humanos basándose (en sus propias palabras) “en el principio de garantizar la independencia y una financiación creíble de los gobiernos”.

La Freedom House ha estado envuelta en no pocos escándalos, como apoyar la elección de Ian Smith en 1979 al gobierno de Rodesia, que desconoció la ONU y luego, no reconocer la elección de Robert Mugabe, que sí reconoció la ONU; o su descarado intervencionismo en El Salvador a favor del partido de extrema derecha ARENA, y llamar “desequilibradas” las informaciones sobre matanzas en ese país.

Sí, damas y caballeros, la Freedom House ha puesto una pica en Flandes: nuestro SNA es a fin de cuentas, un aparato al servicio de los EEUU… sí somos ¿y qué?