sábado, 22 de julio de 2017

9398. ENCUENTRO CON GOROSITO… LAS NACIONES UNIDAS APOYAN AL PUEBLO SAHARAUI.

Por el Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.
Sociólogo, docente universitario, Investigador y poeta.
Desde el Estado de Guanajuato. Para
Tenepal de CACCINI

LAS NACIONES UNIDAS APOYAN AL PUEBLO SAHARAUI.

La Organización de las Naciones Unidas a través del .Comité especial de descolonización externó una vez más el apoyo al pueblo saharaui a su autodeterminación. El 23 de junio se dio a conocer esta información que está integrada en el informe anual que será presentado a la Asamblea General en septiembre de este año.

La información que diera a conocer el Ministerio de Información saharaui sobre recomendaciones y conclusiones del informe elaborado por el Comité son las siguientes:

*Subrayar de manera explícita la responsabilidad del Comité de descolonización respecto al derecho del pueblo del Sahara Occidental a la autodeterminación.

*Reafirma todas las resoluciones adoptadas en este marco por la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el Sahara Occidental. Esta referencia reafirma con fuerza la naturaleza colonial del conflicto provocado por la invasión de Marruecos.

*Afirma su pleno apoyo a todas las resoluciones adoptadas por el Consejo de Seguridad sobre el Sahara Occidental desde 1975 hasta la reciente adoptada en abril. El Comité rechaza de esta manera las iniciativas marroquíes de limitar la responsabilidad del Consejo a las resoluciones adoptadas desde el año 2007.

Con ello, el Comité al igual que ya hizo el ex Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki- moon en abril de 2014 y noviembre de 2015, descarta la llamada propuesta de “autonomía” que Marruecos ha querido imponer como la única referencia para el proceso de paz.

*Reafirma el apoyo a las negociaciones directas entre las dos partes; el Frente Polisario y Marruecos para el logro de una solución justa que garantice el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación.

*Toma nota de que, desde el seminario organizado en la isla de San Vicente y las Granadinas en mayo 2017, hasta la sesión ordinaria del mes de junio, el Frente Polisario ha participado en tanto que representante del Sahara Occidental.

*En respuesta a la demanda del Frente Polisario, el Comité ha acordado enviar una misión al Sahara Occidental, en el marco de la decisión adoptada de enviar una misión a todos los territorios en proceso de descolonización a cuyos pueblos se les ha reconocido el derecho a la autodeterminación.

*El Comité Especial ha rechazado de forma categórica el intento marroquí de hacer participar en el Seminario o en la sesión ordinaria a supuestos “peticionarios” traídos desde las zonas ocupadas del Sahara.

Viajemos en la historia y recordemos que en la XV Asamblea General de Naciones Unidas, el 14 de diciembre de 1960, se declaró consciente de los crecientes conflictos que originan el hecho de negar la libertad a los pueblos o de impedirla, lo cual constituye una grave amenaza a la paz mundial.

Reconoce que los pueblos del mundo desean ardientemente el fin del colonialismo en todas sus manifestaciones creyendo que el proceso de liberación es irresistible e irreversible y que, a fin de evitar crisis graves, es preciso poner fin al colonialismo y a todas las prácticas de segregación y discriminación que lo acompañan.

Convencida de que todos los pueblos tienen un derecho inalienable a la libertad absoluta, al ejercicio de su soberanía y a la integridad de su territorio nacional. Se proclama solemnemente la necesidad de poner fin rápida e incondicionalmente al colonialismo en todas sus formas y manifestaciones.

Mientras Marruecos siga siendo el “colonizador” y se refiera al Sahara Occidental como Sahara Marroquí desestimando los reclamos territoriales y de autodeterminación del pueblo saharaui, seguiremos lejos de la tan ansiada independencia de este pueblo, a pesar de contar con el apoyo de Naciones Unidas.

¡Hasta el próximo encuentro…!

Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.

viernes, 21 de julio de 2017

9397. LA BOMBA MEXICANA.


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Francisco Ortiz Pinchetti
SinEmbargo. Julio 21, 2017. 12:00 am.

“No me extraña para nada que Enrique Peña Nieto haya hecho el anuncio sobre el ascenso de México del noveno al octavo lugar en la tabla de gigantes del turismo mundial como si se tratase de un mérito propio, casi personal. Es obvio que el Presidente está urgido de presumir algo…”. Foto: Cuartoscuro

A menudo damos por hecho que la imagen de nuestro país en el mundo es semejante a la de Afganistán en los peores momentos de su historia. Suponemos que la violencia que nos agobia y que el mal gobierno ha sido incapaz de reducir nos proyecta internacionalmente como una tierra de inseguridad, ejecuciones masivas, secuestros, violaciones. Asumimos la vergüenza de ser una nación fallida y deplorable, corrupta hasta la médula. Y resulta sin embargo que ahora somos ya el octavo país más visitado del planeta, con más de 35 millones de turistas al año.

Esto quiere decir que los viajeros internacionales nos tienen entre sus destinos favoritos, como a Francia, España, Estados Unidos o China. Y que en su ánimo a la hora de escoger lo que cuenta es la belleza de nuestras costas, selvas y montañas; la riqueza cultural, histórica y arquitectónica de nuestras ciudades coloniales, el esplendor único de nuestro folclore y la variedad y exquisitez de nuestra gastronomía, y no las noticias sobre la violencia que padecemos. Les aseguro que ninguno de nuestros visitantes se compró un chaleco antibalas antes de viajar.

Es muy buena la noticia que nos dio a conocer hace unos días la Organización Mundial de Turismo (OMT) en su informe anual 2016. Desde luego debe ser motivo válido de orgullo el contarnos entre las naciones favoritas de los terrícolas, pero adicionalmente ese lugar privilegiado se traduce en ingresos superiores a los 19 mil 600 millones de dólares anuales, según el Consejo de Promoción Turística de México (CPTM).

Esa derrama económica de los viajeros internacionales en nuestro país superó los ingresos generados por las exportaciones de productos petroleros –crudo y sus derivados– por vez primera en 19 años, debido a que éstos cayeron a 18 mil 742.6 millones de dólares el año pasado, según el informe sobre la balanza de pagos del Banco de México. El turismo aporta 8.9% del PIB y genera nueve millones de empleos permanentes.

No me extraña para nada que Enrique Peña Nieto haya hecho el anuncio sobre el ascenso de México del noveno al octavo lugar en la tabla de gigantes del turismo mundial como si se tratase de un mérito propio, casi personal. Es obvio que el Presidente está urgido de presumir algo, y esto no es poca cosa. La verdad sin embargo es que el crecimiento del turismo internacional a México no puede atribuirse precisamente a que el actual gobierno de una prioridad a este tema, como debiera.

De eso nos da idea este dato: en el presupuesto federal 2017 la asignación al sector turismo se recortó en casi un 40 por ciento. El total de dinero que podrá utilizarse este año es de sólo tres mil millones 497 mil pesos, en comparación de los cinco mil millones 911 mil pesos de que se dispuso en 2016. Leemos que las posturas ante este recorte son contrarias, pues mientras algunos afirman que esto afectará de manera significativa los programas y planes turísticos, otros analistas defienden que con un poco de imaginación y creatividad se podrá aprovechar perfectamente los recursos asignados. Ahí está la clave.

Sin negar una importante promoción de nuestro país en el exterior, ni el hecho de que el número de visitantes a México haya crecido más del 50 por ciento de 2012 a la fecha (al pasar de 23.4 millones a los 35 millones de 2016), es claro que ese crecimiento obedece más a los atractivos turísticos que posee nuestro país, a los precios accesibles y a la inversión privada en el sector, particularmente en el ramo hotelero, y a una sorprendente pero cierta confianza de los viajeros, que a una política gubernamental adecuada y atinada.

Hace más de 15 años que Felipe González, ex Presidente de Gobierno de España –hoy por hoy la tercera nación más visitada del mundo, con 75 millones de turistas al año–, sugirió al entonces Presidente mexicano Vicente Fox Quesada el hacer del turismo una de las prioridades del desarrollo del país, dada su evidente vocación como destino internacional. Destacó la importancia que esta actividad tiene como instrumento para la distribución del ingreso y detonador del desarrollo social.

El turismo, ha explicado el propio ex mandatario español a partir de su vasta experiencia en el tema, reclama atender más de 60 servicios diferentes, entre ellos infraestructura, electricidad, agua potable, vivienda, salud, transportes, comercio, caminos, porque estos ayudan a elevar la calidad de vida no sólo de los visitantes temporales, sino de todos los ciudadanos. Esa es su verdadera trascendencia.

Me parece que este es el enfoque que debiera asumir el gobierno mexicano a partir de hacer del turismo una auténtica prioridad nacional. Una entre dos o tres, no más. El crecimiento tanto del número de visitantes como de ingresos da la pauta sobre el enorme potencial que esta industria tiene. Según expertos, es factible duplicar la afluencia turística a nuestro país en sólo 10 años, lo que colocaría a México entre los cinco primeros del top ten mundial encabezado actualmente por Francia.


Por lo pronto, la noticia que da origen a este comentario demuestra en primer lugar que la imagen de México en el mundo no depende tanto como se supone de las noticias negras, las frecuentes, reiterativas publicaciones negativas en medios de diversos países sobre la inseguridad, la corrupción, la violencia y los desaciertos de nuestros gobiernos. Y, en segundo lugar, que México tiene una identidad única en el planeta, lo que resulta en un atractivo irresistible. Válgame.

@fopinchetti

Por Francisco Ortiz Pinchetti.
Fue reportero de Excélsior. Fundador del semanario Proceso, donde fue reportero, editor de asuntos especiales y codirector. Es director del periódico Libre en el Sur y del sitio www.libreenelsur.mx. Autor de De pueblo en pueblo (Océano, 2000) y coautor de El Fenómeno Fox (Planeta, 2001).

9396. TRUMP QUISIERA SER TAN CORRUPTO COMO PEÑA.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Dolia Estévez.
SinEmbargo. Julio 21, 2017. 12:04 am.

Trump no puede predicar con el ejemplo. Al igual que Enrique Peña Nieto, usa al Estado para su beneficio personal. Foto: AP

Washington—Según Transparencia Internacional, México figura entre los países más corruptos del continente, donde sólo Paraguay, Nicaragua, Haití y Venezuela son peores. Ocupa el lugar 103 entre 175 países con una puntuación de 35/100, se halla 32 posiciones por debajo de Brasil y es el país más corrupto entre los integrantes de la OECD.

Con sus escándalos de corrupción y decrepito estado de derecho,  el país donde asesinan periodistas y desaparecen estudiantes bajo total impunidad se ha ganado a pulso el pésimo lugar que ocupa. De ahí que la propuesta de Donald Trump para abordar el tema de la corrupción en las negociaciones del TLCAN, a primera vista, no sea descabellada. Lo que resulta disparatado, sin embargo, es que la iniciativa provenga de un individuo cuestionado hasta el tuétano por presuntos conflictos de interés y deshonestidad.

Trump no puede predicar con el ejemplo. Al igual que Enrique Peña Nieto, usa al Estado para su beneficio personal; ambos son  fieles seguidores de las enseñanzas del profeta de Atlacomulco–“un político pobre es un pobre político”–, practican el corporativismo y defienden a toda costa sus intereses privados, sin importarles ni la justicia ni las implicaciones o daño que puedan ocasionar a la sociedad que gobiernan. Así como Peña no trabaja para los mexicanos, Trump tampoco para los estadounidenses.

Trump quisiera ser tan corrupto como Peña. Pero no puede. A diferencia de México, en EU todavía existe un régimen de derecho y un sistema de contrapesos que mal que bien funciona. Contrario a la regla en México, en EU los presidentes no son intocables.  Al contrario de México, donde Peña reprime a los críticos y cobija a los perpetradores de los asesinatos de periodistas, en EU los medios–a los que Trump, al más puro estilo de Stalin y Mao llama “enemigos del pueblo”–resisten sus embates y ejercen su derecho constitucional a la libre expresión.

Hasta la llegada de Trump, lo sociedad estadounidense había aceptaba el dogma de que la corrupción—real o aparente–era sumamente nociva para la democracia. Pero, desde el primer día, Trump se burló y desafió viejas normas y costumbres socavando los estándares éticos que eran orgullo de EU. En otros tiempos, las transgresiones de Trump, su familia y su administración hubieran resultado en grandes escándalos y posiblemente hasta en delitos sujetos a persecución penal. No en la era de Trump. Al menos todavía.

Son tantos y tan descarados los conflictos de interés en los que han incurrido Trump y su cofradía que es imposible enumerarlos en un espacio como este. Con todo, mencionaré los peores.

Prestando oídos sordos a las recomendaciones de la Oficina de Ética Gubernamental, Trump rehusó transferir los activos de su imperio empresarial de hoteles, campos de golf y edificios de oficinas en el extranjero y EU a un “fideicomiso ciego, administrado por personas ajenas a él y a su familia. En décadas recientes, todos los presidentes estadounidenses han liquidado o transferido voluntariamente sus activos antes de asumir la presidencia para evitar, precisamente, la apariencia de conflicto de interés.

Sin embargo, Trump dijo que en su caso no es necesario pues delegó el liderazgo del imperio familiar a sus dos hijos mayores, Donald Jr. y Eric. Con ese “muro”, argumentó, separó su presidencia de sus intereses particulares. También se comprometió a no hablar de negocios con ellos.

Pocos, desde luego, le creen. Los juniors no sólo le informan regularmente cómo va el negocio, según admitió Eric, sino  aprovechan, con la anuencia del padre, su posición para enriquecerse. Las empresas de Trump están tan enmarañadas con su presidencia que la manera de obtener concesiones políticas del gobierno es haciendo negocios con los hijos.

Siguiendo el ejemplo de su padre—hija de tigre tigrita—Ivanka, quien se desempeña como asesora de confianza en la Casa Blanca, tampoco se deshizo de su línea de moda. En lugar, puso delegó la dirección de Ivanka Inc. en manos del hermano y la hermana de su esposo Jared Kushner, también asesor sénior de Trump. La Presidencia de Trump ha redundado en beneficio de los productos de su hija.

Lo mismo ocurre con las propiedades del clan. En lo que lleva en el poder, Trump ha hecho 54 visitas a sus hoteles, las únicos en los que se hospeda dentro de EU, y 40 a sus campos de golf. El glamour de alojarse en el mismo lugar que el Presidente ha elevado la demanda por los hoteles que llevan su nombre en dorado. Anticipando que su presidencia haría más atractivo Mar-A-Lago, su club favorito en Florida, Trump elevó la cuota para nuevos miembros a 200 mil dólares anuales.

Antes de Trump, los candidatos presidenciales y presidentes daban a conocer voluntariamente su declaración fiscal por lo que no había sido necesario considerar, hasta ahora, leyes que reforzaran el mandato y los poderes de la Oficina de Ética Gubernamental. El director de dicha agencia, quien renunció esta semana frustrado ante la falta de cooperación de la Casa Blanca, dijo a The New York Times que EU no tiene credibilidad para pedirle al mundo que cumpla medidas contra la corrupción.

El prestigio de un gobernante está en relación directa a la evidencia de su integridad ética. Trump no está acreditado moralmente para pedir al gobierno de Peña combatir la corrupción. El buen juez por su casa empieza.

Twitter: @DoliaEstevez

Por Dolia Estévez.
Dolia Estévez es periodista independiente en Washington, D.C. Inició su trayectoria profesional como corresponsal del diario El Financiero, donde fue corresponsal en la capital estadounidense durante 16 años. Fue comentarista del noticiero Radio Monitor, colaboradora de la revista Poder y Negocios, columnista del El Semanario y corresponsal de Noticias MVS. Actualmente publica un blog en Forbes.com (inglés), y colabora con Forbes México y Proyecto Puente. Es autora de El Embajador (Planeta, 2013). Está acreditada como corresponsal ante el Capitolio y el Centro de Prensa Extranjera en Washington.

9395. EL NUEVO MACHO... CASI CASTRADO.

LA ECONOMÍA Y USTED

Por: Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para.
Tenepal de CACCINI

MEMORIAS DE FE.

Ayer mis ojos vislumbraron los tuyos
sin enojo, mucho menos orgullo
entendí a  la distancia y el tiempo;
mis manos se desgranaron de recuerdos,
mis labios dibujaron mil besos
de esos..., que no pude darte.

No te busco por recordar, no es eso,
menos aun por ser un día en festejo,
te busco porque te quiero,
como cualquier día de cualquier año.

Amor, será tal vez que te extraño,
será tal vez, será, será por eso.

eliseo

Entre los grandes temas que se sostienen en la actualidad, se encuentra sin duda los nuevos roles que se han consolidado  en la estructura social y familiar contemporánea. 

Hasta mediado del siglo pasado no había asomo de duda de  que el modelo patriarcal era incontestable, el hombre se desempeñaba de tal manera que el control sobre el espacio público era casi absoluto; mientras que el espacio privado de la familia se manejaba de una forma dual, donde la mujer era organizadora de la misma, y el hombre tomaba el rol de juez castigador y premiador. La expresión materna aquella de... ¡sólo espera que llegue tu padre para que te castigue...! de esa forma, la madre juega el rol de organizadora vigilante del espacio privado, y el padre recibe el reporte, y de manera sentenciosa, castiga o premia. En cambio en el espacio público..., en  la calle, no hay duda, él manda: en el bar, fábrica, el billar, la oficina, el restaurante.

Hoy, la estadística y el sentir social nos dice que esta actitud se ha modificado; que las princesas ya han dejado de esperar ingenuamente en su casita a su príncipe azul... o lo que se le parezca de alguna manera. Ahora la mujer deja de ver cómo sino fatal andar besando sapos, en busca de esa cosa horrible que alguien califico a lo tarugo como su media naranja, vamos, como si la vida fuera posible vivirse a medias con una media persona, aunque eso si... siempre se puede vivir con un medio tarugo..., un medio menso, o un medio lo que sea. 

Se sabe que en estos años, la mujer ha tomado el control de buena parte de la vida pública; los billares, los bares, las fábricas y oficinas; amén de las actividades deportivas que regularmente estaban asignadas para los hombres; casi todas han sido invadidas, y en ocasiones controladas por la mujer y su irrupción por derechos en esta vida pública. Lo fantástico es que mientras se ha ido apropiando de lo que antes nos distinguía y nos inflaba de orgullo a lo menso, ahora resulta que ya lo tienen en su dominio.

Antes, el machismo se manifestaba por nuestra actitud altisonante en nuestro lenguaje corporal, éramos los que decíamos lo que se hacía y debía hacer dentro y fuera de casa; hoy ya no lo es necesariamente.

- Figura proveedora.
- Preñador.
- Poderoso.

Eran las formas de manifestar un sistema de mando que le permitía caminar seguro, mandón, ordenador de su entorno. Esto lo aprendió de niño; cuando en sus juegos cotidianos en pandilla se enfrentó a la eterna lucha entre compañeros para ver quien la tenía más grande..., quien orinaba más lejos; quien escupía más y más lejos. Al final, todas son formas de poner a prueba las pequeñas manifestaciones que supone propias de su, a veces, tonto machismo. 

Parece que hoy no hay más de eso; nos cuesta trabajo asimilar que el tamaño cada vez importa menos... aunqueeeee, existen algunas hipótesis contrarias obviamente. Pero lo que no deja dudas es el creciente rol dominante de la mujer en el trabajo, en el control de la casa, en su poder de consumo y presencia en el bar, el billar, el restaurante. Es decir le han minado el poder del espacio público al hombre, hoy las vemos de boxeadoras, futbolistas, arbitras, y en las profesiones, hoy no hay una sola que se les niegue culturalmente, son lo que deciden ser en la universidad.

Por último; desde niños aprendimos a presumir que no solo la teníamos grande, sino que éramos una parte muy importante en el proceso preñador ; hoy, salvo que se sea un verdadero estúpido, es decir un simple macho pendejo fajador; se reconoce que se ha perdido esta característica que le hacía sentir cierto poder. Hoy no hay más de esa parte; la mujer puede embarazarse para tener el hijo deseado por medio de simple inseminación mecánica...; así que el espectáculo ritual-erótico puede quedar reducido a un simple tubo seminal, un abrir las piernas para su colocación y fin del proceso.

Aunque es evidente que no nos sentimos precisamente realizados con el nuevo reacomodo de los roles, simplemente no hay condiciones para el retorno a los años en que las mujeres miraban como destino ineludible la espera por "su señor, que honrara su virginidad entregada en el altar de un nuevo hogar"; claro si este era o se parecía a un príncipe de preferencia azul (rubio en realidad) pues que mejor. Pero no; no hay más se esas historias, solamente queda el mito, la leyenda y el cuento. 

Hoy la mujer es dinámicamente dueña de su destino; podemos estar o no de acuerdo; pero el sentimiento de castración emocional que se va dando es obvio.  Cada vez es más patente su presencia en casi todos los espacios públicos; cada vez su poder se manifiesta a la par que el del hombre... digamos que cada vez son más mujeres, y eso nos invita a hacernos la pregunta elementalmente interesante... ¿y nosotros...?

Le abrazo con cariño.

9394. ESPERANZA Y CARIDAD.

LA FERIA

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde Chiapas.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Esperanza y caridad.
Tío Cacho (se ignora su nombre, decían que era Pancracio), fue un señor alto y bien plantado, de mero Autlán, que se casó con una bella flor de por esos rumbos, tía Sofía (guapa de provocar incendios forestales), con la que tuvo 16 hijos (…y prolífica). Él, aparte de guapo y de hacer hijos, no servía para nada; heredó un buen rancho que vendió para poner una fábrica de telas en Guadalajara, que quebró en meses; los siguientes 40 años tuvo como 160 empleos en once estados de la república, junto con decenas de negocios que siguió intentando. Ya grandes, los hijos los mantenían (bien), y tía Sofía les rogaba que ya no le dieran dinero a su papá para ‘sus locuras’, cosa que a tío Cacho indignaba: -Así no se puede… ¡no me tienes fe! –y la tía lo veía con una mirada rarísima, de cariño y ansias asesinas.

“… en aquellos días dijo Miguel Ángel a los reporteros: tengan fe en la PGR. Yo les aseguro que si tuvieran fe del tamaño de un grano de mostaza, dirían a Palacio Nacional: -Vete para allá - y Palacio Nacional se iría, pues nada es imposible para los que creen en mi padre celestial que está en Los Pinos”. -Palabra de Gobernación. -¡Gloria a ti señor!

Trajeron de Guatemala a un Javier N (que nadie sabemos quién es), y compareció ante el Juez. Presentaron las acusaciones los fiscales de la PGR y los abogados defensores de Javier N procedieron con ellos igual que una tripulación de barco pirata con una ingenua doncella. Quedaron sin resquicio sano.

El jefe de los fiscales es el procurador General de la República, Raúl Cervantes Andrade, quien, preocupadísimo esperando noticias del proctólogo, sobre el estado en que se encuentran sus muchachos, no ha tenido tiempo de explicar nada al país. Comprendiendo su pena, don Osorio Chong le entró al quite y nos  pidió fe en la PGR, provocando sin proponérselo un ataque nacional de ternura por él. Que tengamos fe…

A riesgo de escandalizarlo, don Miguel Ángel, le pongo unos cuantos ejemplos de por qué el ciudadano estándar de este país, NO le tiene fe a la PGR.

Con los últimos cinco presidentes de la república, hemos tenido 15 procuradores, algunos de los cuales nos abollaron la fe a los tenochcas simplex:

Cinco tuvo Salinas de Gortari, uno fue Enrique Álvarez del Castillo, acusado por la Fiscalía de los EEUU de proteger narcotraficantes; y otro fue Jorge Carpizo, el que sostenía que asesinaron al cardenal Posados porque lo confundieron con el Chapo Guzmán (que es como confundir a la Madre Teresa con la Gloria Trevi); el mismo que se reunió en Los Pinos con el nuncio del Vaticano, Prigione, que tenía en su casa a los hermanos Arellano Félix, y que los dejó ir, por no hacer un  alboroto (no se le ocurrió detenerlos a las dos cuadras, ¡carajo!).

Zedillo tuvo dos: Antonio Lozano Gracia (La Paca, las osamentas sembradas, los testigos que compraba Chapa Bezanilla… ¿así o más?); y Jorge Madrazo Cuéllar, el que resolvió la matanza de Acteal enchiquerando a 79 personas, de las que 51 fueron liberadas por orden de la Suprema Corte después de entre 12 y 15 años de pudrirse en la cárcel, porque la PGR fabricó pruebas y testigos.

De Fox también fueron dos: el general Rafael Macedo de la Concha, el que no encontró delitos graves por la muerte por asfixia de un detenido por la PGR, mientras era interrogado (caso Guillermo Vélez Mendoza; a cuya familia la Procu indemnizó doce años después, en 2014, con 9 millones de pesos); el de las pifias en los casos de Rogelio Montemayor, Cabal Peniche, Isidoro Rodríguez, la extradición de los Amezcua ­acusados de narcotráfico-, y Gustavo Ponce; ese Macedo, encargado de parar la candidatura del Pejehová, tratando de meterlo a la cárcel, cosa que puso al país al borde del despelote. Chulada de Procurador, seguido por Daniel Cabeza de Vaca, al que le estalló en las narices el caso de Florence Cassez, cuando se probó que su detención en flagrancia fue un montaje para la televisión, lo que puso al gobierno francés de frente contra nuestro país (y la tuvieron presa siete años). ¡Cómo vamos a desconfiar!

Don Calderón tuvo tres procuradores: Eduardo Medina Mora (hoy ministro de la Suprema Corte), el del “michoacanazo”, con 38 funcionarios encarcelados (“arraigados”) sin cargos, de los que los jueces liberaron a los 38 (al año y medio, 37 y a los tres años al último: todos inocentes); don Medina, el que tuvo más de tres años presas a tres indígenas (Jacinta, Teresa y Alberta), acusadas de secuestrar a seis agentes de la AFI; sustituido por Arturo Chávez Chávez, a quien se nombró a pesar de dos advertencias por escrito del embajador de los EEUU (despachos 09MEXICO2701 y 09MEXICO2759), de que estaba bajo sospecha de ayudar “a cierta figuras” del narcotráfico. Y Marisela Morales Ibáñez, la que con mentiras de “testigos protegidos”, encarceló al general Tomás Ángeles Dauahare y al zar antidrogas Noé Ramírez Mandujano; la hoy “cónsul” en Milán, publicó J. Jesús Esquivel, en septiembre de 2013, en Proceso, está fuera del país “(…) para poder hacer una investigación exhaustiva dentro de la PGR”, según declararon funcionarios del actual gobierno federal, “(…) concentrados sobre todo en lo que concierne a la corrupción por narcotráfico dentro de la hoy desaparecida Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO)”. Podridero.

Don Peña Nieto (para que vean uno no es ciego) ha tenido tres procuradores decentes, asómbrese y créalo (Murillo Karam, Arely Gómez y el actual Raúl Cervantes Andrade), nada más que con pura decencia no se arregla una Procuraduría General que al menos de 1988 a 2012, estuvo en fermentación, tupida de sabandijas (con sus honrosísimas excepciones); con un agravante: nuestro sistema de procuración de justicia va a tardar mucho en aprender a investigar bajo las reglas del nuevo sistema penal acusatorio. Si siempre fue difícil torcer a políticos y poderosos, ahora, más. Ahí está el caso de Javier N.

Pedirnos fe es pedirnos mucho don Osorio. Pídanos mejor esperanza y caridad.

jueves, 20 de julio de 2017

9393. EL SOCAVON ASESINO.

Por Ixchel.
Docente, ensayista y articulista.
Desde Ciudad del Carmen,
Campeche. México. Para
Tenepal de CACCINI

(MÁS PREGUNTAS QUE RESPUESTAS)

El pasado 24 de Noviembre de 2014 la Secretaría de Comunicaciones y Transportes adjudico la construcción del Paso Express de Cuernavaca al consorcio formado por la empresa española Construcciones Aldesem, de Aldesa y la Mexicana Epccor Construcción, se invirtió en esa obra la cantidad de 2 mil 213.5 millones de pesos preparado para un paso diario estimado de 104 mil vehículos, cuando fue inaugurado por el presidente Enrique Peña Nieto lo presumió como si fuera la joya de la corona casi en forma automática surgieron letreros de agradecimiento y así como apareció desapareció en cuanto se supo de la tragedia del socavón.

El presidente ¿no se sentirá AVERGONZADO? ¿cómo es posible  que haya autorizado una obra de tan pésima calidad sin la supervisión de un especialista o de varios que le aseguraran y se hicieran responsables de la viabilidad de la obra? la sociedad exige respuestas y el indicado para responderlo sería GERARDO RUIZ ESPARZA, servidor público lleno de ocurrencias solo dijo que fue consecuencia de las lluvias atípicas, en este punto yo me cuestiono Ruiz Esparza cobra un  dineral como secretario y tiene un mundo de prerrogativas en este puesto y todo se lo paga el pueblo, ¿cobra tanto para decir estas ESTUPIDECES? ¿Sin exigir una respuesta técnica a la empresa responsable? ¿Pondrán solo un parche correctivo y reabrirlo al paso público vehicular? ¿Le preguntaran a TLALOC cuáles son sus planes de lluvia para esa zona? o ¿LA PINCHE BASURA TIENE LA CULPA DE TODO?

Humildemente en mi opinión todas las obras publicas de esta administración y de las anteriores ninguna ha sido 100% para beneficio de la sociedad, solo ha servido PARA EXTRAER RECURSOS DE FORMA LEGAL AUTORIZADO POR EL POLITICO EN EL PODER, nos debe quedar muy claro que todo político o al menos alguno demuestre lo contrario, las obras publicas es un poder extractivo que sirve de filtro para enriquecerse del erario sin dejar "HUELLA DELICTIVA" de eso se ha servido PEÑA ÑIETO para sacar de ahí su CASA BLANCA y las grandes mansiones de todos los secretarios públicos.

Las voces de las redes sociales exigen la destitución del SCT Ruiz Esparza, y no quiero ser pesimista esa no es mi actitud en esta vida, en el periplo político si porque la mayoría termina apareciendo o desapareciendo pruebas de culpabilidad   igual que los letreros de EPN de agradecimiento, esta idea me surge por las declaraciones del gobernador de Morelos GRACO RAMIREZ, aseguró que solicitó a la delegación de la SCT en forma "enérgica" para identificar zonas de riesgo ¿SERA? que tan enérgico fue que ni caso le hicieron.

Y concluyo mi ensayo con más preguntas que respuestas: Si hay 100 mil muertos en este sexenio y nadie se hace responsable y ni se ha hecho justicia, si murieron 43 estudiantes, no se hizo nada, si Osorio Chong autorizo que se espíen a los periodistas y opositores y sigue con inmunidad y no pasa nada, si CARMEN ARISTEGUI, fue callada y expulsada de su programa de radio por ordenes de presidencia y no paso nada, Si el ex gobernador Borge de Quintana Roo sigue fugitivo y no pasa nada, Si el ex gobernador de Veracruz defraudo con miles de millones de pesos y mato a cientos de niños con CANCER, llega a México con una sonrisota como si fuera una estrella de POP y aseguran que su proceso tiene fallas y con seguridad saldrá libre, entonces no sueñen estimados lectores que RUIZ ESPARZA pueda pagar con cárcel sus anomalías, eso no va a pasar, porque como siempre NO VA HA PASAR NADA y nosotros como sociedad atontados aletargados, pensando que ya vimos lo peor, sin embargo la corrupción tiene preparado algo PEOR, eso sí es seguro.

"Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo"
 A. Einstein.

IXCHEL.
20.07.2017

9392. LA CORRUPCIÓN ES EL ACUERDO.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Jorge Javier Romero Vadillo
SinEmbargo. Julio 20, 2017. 12:00 am.




La corrupción en México no es un problema de la moral de ciertas personas retorcidas que detentan el poder. Foto: Especial.

El escándalo en torno al regreso de Javier Duarte a México, para enfrentar los cargos que le imputa la Procuraduría General de la República, y los obstáculos que ha enfrentado la puesta en marcha del Sistema Nacional Anticorrupción muestran nuevamente que el tema central que debe enfrentar este país para salir de su estancamiento y su inequidad es el carácter depredador del Estado mexicano.

La corrupción en México no es un problema de la moral de ciertas personas retorcidas que detentan el poder; tampoco se resolverá con la llegada del salvador de la patria, hombre de honradez a toda prueba capaz de meter en cintura a los desviados, conduzca a su arrepentimiento y encaminen los asuntos de la nación por la ruta del bien. No bastaría con la llegada de Juan Derecho (si se me permite la nostalgia provocada por la muerte de Héctor Lechuga). La redención del salvador sería posible si se tratara de un fenómeno de moral personal; para infortunio nuestro, no es así. La corrupción en México es un asunto institucional: está en el entramado de reglas del juego arraigado en el poder político y en la relación de este con la sociedad.

El Estado mexicano ha estado controlado, desde su origen, por coaliciones estrechas de intereses que se han ido reajustando y ampliando en pactos de elites sucesivos. En 1929, se establecieron las reglas para competir por las parcelas de poder sin recurrir a la violencia; en 1938 se pactó la inclusión de las dirigencias corporativas capaces de controlar a los movimientos de masas emergentes; en 1946 se consolidó la integración de las redes de intermediación clientelista y se pactaron reglas para la venta de protecciones particulares a los empresarios. El lubricante del acuerdo fue la apropiación privada de rentas estatales. El Estado como organización ejercía su dominio nacional sin contestación relevante gracias a la tolerancia sistémica con la apropiación privada de la autoridad y los recursos públicos.

Las sucesivas ampliaciones de la coalición de poder se dieron con base en la expansión del reparto de rentas. El pacto de 1946 se rompió cuando el Estado abusó de su capacidad de manipular los derechos de propiedad y expropió a algunos de sus antes protegidos, debido a la quiebra que enfrentaba por financiar el reparto clientelista con deuda externa. Cuando se cerró la llave del financiamiento auspiciado por la bonanza petrolera, se restringió sustancialmente la capacidad de comprar aquiescencia con parcelas burocráticas de control de rentas. Entonces se desgajó el monopolio y comenzó una conflictiva competencia electoral por el poder local entre los gajos desprendidos del antaño sólido tronco del PRI.

El siguiente pacto de elites, el de 1996, estableció nuevos mecanismos de competencia por el control del botín estatal, basados en el voto, pero no modificó en nada el sistema clientelista de botín sobre el que se ha construido la organización estatal. El reparto de empleo público entre las huestes partidistas, la venta de protecciones particulares y la negociación de la desobediencia se mantuvieron intactos como los mecanismos de apropiación privada de rentas públicas y como las formas de relación del Estado con la sociedad.

Uno de los mecanismos de apropiación patrimonial de lo público, el reparto de empleo entre las clientelas leales y disciplinadas, ha tenido un efecto catastrófico en el sistema de incentivos de la sociedad mexicana, pues parte de la impronta que reciben los jóvenes mexicanos es que en este país vale más tener conocidos que conocimientos; de ahí la falta de entusiasmo por el saber y las habilidades técnicas que muestran durante su formación: saben que no importa si saben o no; lo relevante es tener el requisito del título. Por su parte, la mayoría de las universidades públicas tiene requisitos laxos de aprobación porque no existe una demanda de calidad por parte del principal empleador de sus egresados: la burocracia.

De ahí, también, la ineptitud de una burocracia donde lo que se premia es la lealtad y la disciplina al jefe político correspondiente, a quien se le debe el empleo en última instancia, pues los puestos públicos se reparten en cascada a través de pirámides clientelares. Y también de ahí su falta de neutralidad a la hora de aplicar las políticas, la manipulación partidista de los derechos y la venalidad evidente de las decisiones públicas, pues en la cúspide de la pirámide de clientelas se encuentra el mandamás electivo, cabecilla de la banda depredadora ya sea del municipio, del estado o del gobierno federal, quien con mucha probabilidad concibe las rentas estatales como su renta privada, como extensión de su patrimonio, del cual puede disponer como mejor le plazca para mejorar su peculio.

Cada preboste local, para ser ungido por el voto popular, requiere de cantidades ingentes de recursos para repartir entre sus potenciales clientes, en un ritual de república romana, qué implica a recurso públicos legales encauzados a través de los partidos políticos, a los donativos bien declarados, recursos grises desviados de los gobiernos aliados y de donaciones ocultas, sesgos notables en los programas sociales y dinero negro proveniente del lavado de activos y otras actividades ilegales. La inversión de recursos que se hace durante las campañas es una clara prueba de lo redituable de la captura de una posición gubernamental con disposición de rentas y capacidad de administrar la aplicación de la ley, de promover obra pública y de vender protecciones particulares.

La falta de autonomía de la administración respecto al control político es la causa principal tanto de su falta de habilidades técnicas –pues el empleo se obtiene por lealtad, no por méritos demostrados en un concurso abierto– como de su nula neutralidad. El caso de las fiscalías es conspicuo: no son capaces de armar casos viables ante los jueces porque no son un cuerpo profesional reclutado a través de concursos de méritos serios y no son neutrales frente al poder, por lo que litigan no a favor del interés público, sino del interés particular de su red política. Estos fiscales son incapaces de enfrentar temas como la entrada ingente de recursos ilícitos a las campañas electorales o de encausar con rigor a un corrupto caído de su entramado de lealtad.

La reforma estatal indispensable, la que puede poner coto a la depredación, implica la salida de la política de la administración pública, de la seguridad y de la justicia. Para ello es indispensable la profesionalización del servicio público con mecanismos de reclutamiento técnico, con una carrera basada en el mérito y con criterios de permanencia no sustentados en la lealtad clientelista.

Y también es urgente derribar el sistema de protecciones electorales que impide la entrada a aquellos que no cuentan con redes de reparto clientelista. Mientras subsistan las absurdas reglas de registro de partidos que obligan a la movilización en asambleas multitudinarias y otorgan de entrada tajadas de reparto de recursos, la política no será plenamente un asunto de la ciudadanía, sino de una oligarquía de intereses particulares sin competencia.

Por Jorge Javier Romero Vadillo.
Politólogo. Profesor – investigador del departamento de Política y Cultura de la UAM Xochimilco.

9391. ESTAMPAS DE LA REALIDAD.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Darío Ramírez.
SinEmbargo. Julio 20, 2017. 12:05 am.



Algunos dirían que no está en todo el sistema la enfermedad, pero basta ver un día de estampas de nuestra realidad. Fotos: Cuartoscuro

Los problemas que enfrentamos como país son gravísimos y variados. Las instituciones que buscan darle forma y orden al Estado están cooptadas (o secuestradas) por intereses que no van en concordancia con el interés general de la sociedad. De esta manera, nuestro andamiaje institucional se ve debilitado ante una realidad desastrosa que avasalla sistemáticamente a cada ciudadano/a. Nuestro sistema de Estado está dañado de gravedad.

Si recordamos a Durkheim y su teoría del funcionalismo estructuralista en la que señala cómo una construcción teórica que ve a la sociedad como un sistema complejo, cuyas partes trabajan juntas para promover la solidaridad y estabilidad del mismo Estado, o bien, como decía Herbert Spencer, quien presenta estos sectores de la sociedad como “órganos” que trabajan para el buen funcionamiento del “cuerpo”, como un todo. Bueno, nuestros órganos y sistemas lejos de proveer el buen funcionamiento del todo están siendo la vía para el continuo debilitamiento de la intención de mejor y cambio en nuestro país.

Algunos dirían que no está en todo el sistema la enfermedad, pero basta ver un día de estampas de nuestra realidad:

INE que está en su peor momento.

Estamos ante unas elecciones (2018) sumamente reñidas y transcendentales para la historia y desarrollo de nuestro país. El árbitro electoral está enfermo. El órgano electoral está lejos de poder dar certidumbre y confianza para que la sociedad se dirija con ánimos para emitir su sufragio el próximo año. Voces conocedoras avisaban que la elección del Estado de México era un entrenamiento para lo que será la elección presidencial del próximo año. El día martes el Instituto Nacional Electoral (INE) rechazó las quejas sobre irregularidades en el gasto de las campañas del Edomex. Al respecto, algunos concejeros como Benito Nacif descalificaron los alegatos arguyendo que “eran cosas normales en una elección”. Luego se hizo público que el fiscalizador de las campañas había sido subordinado de Alfredo del Mazo (PRI). El rechazo a la evidencia y su capacidad de sanción de la elección coloca en el peor de los mundos al INE de cara a la elección. Aquello que se había ganado con la transición democrática se ha ido perdiendo lentamente porque a la clase política le incomoda un árbitro imparcial. Entonces, lo que debería ser una pieza fundamental para garantizar la democracia en nuestro país, ha sido cooptada por las voluntades de los partidos políticos y ha desembocado a que los partidos vuelven a tener impunidad y negociaciones políticas en las narices de los consejeros electorales del INE. Y todo eso ya desembocó en que el 42 por ciento de los mexicanos no confía en las autoridades electorales y más de la mitad de los jóvenes no se identifican con ningún partido político y que el 49.61 por ciento está convencido de que los políticos no se preocupan por ellos.

El socavón de Ruiz Esparza.

Gerardo Ruiz Esparza ha sido un alfil de la corrupción de Enrique Peña Nieto. Es un funcionario que a lo largo del sexenio ha coleccionado flagrantes actos de presunta corrupción (el presunta es irónica). Su gran acierto es pertenecer al círculo cercano de Peña. Desde las llamadas con OHL en las que dibujaba la estrategia contra Infraiber hasta la más reciente que es el socavón del Paso Exprés de Cuernavaca en la que murieron dos personas por la negligencia de otro órgano de nuestro sistema. El inepto funcionario otorgó una indemnización de un millón de pesos a las víctimas del socavón y fulminó el caso diciendo que “era por el mal rato que pasó la familia”. El socavón en una obra recién estrenada, que costó más que lo presupuestado, que lo hizo una empresa que ha sido ampliamente beneficiada por la administración federal es solamente un caso más del socavón de la corrupción que padecemos día con día y hace que las familias más pobres dediquen el 33 por ciento de su ingreso a pagar la corrupción. Es decir, en nuestro sistema sí hay una relación entre el dinero robado, desviado en el paso exprés y la ausencia de una distribución del gasto más igualitaria entre la población.

La pifia de la PGR y Javier Duarte.

El villano favorito pisó suelo mexicano. Esposado y con cara menos sonriente, Javier Duarte, quien cargará con todos los muertos del sexenio, fue enviado al Reclusorio Norte. En la que debería haber sido la audiencia más fácil la Procuraduría General de la República, hizo el ridículo. Y no es una interpretación, sino las crónicas así lo relatan. La PGR les había dicho a los medios de comunicación que podía imputar a Duarte el lavado de más de 438 millones de pesos provenientes de recursos públicos. Sin embargo, la pifia de Ricardo Cervantes consistió en que solo pudo explicar con datos la desviación de 38 millones de pesos que salieron de la Secretaría de Educación de Veracruz. “Los números no cuadran, eso está claro”, fue lo que concluyó el juez de control ante la ineficacia que había expuesto a la PGR. Inclusive, las inconsistencias en los señalamientos de la PGR arribaron al punto en que el juez les comentó a los fiscales que sus datos eran “incongruentes” y que las cifras contradecían con lo que la misma PGR había exhibido anteriormente. La pregunta obligada es si ¿fue error de preparación y novatez de los fiscales o claramente la PGR no quiere ganar? Difícil tragarse la idea que el error es humano. Pero la procuración de justicia sigue siendo parte fundamental del entramado de impunidad y corrupción que vive libremente en nuestro sistema.

Por Darío Ramírez.
Estudió Relaciones Internacionales en la Universidad Iberoamericana y Maestría en Derecho Internacional Público Internacional por la Universidad de Ámsterdam; es autor de numerosos artículos en materia de libertad de expresión, acceso a la información, medios de comunicación y derechos humanos. Ha publicado en El Universal, Emeequis y Gatopardo, entre otros lugares. Es profesor de periodismo. Trabajó en la Oficina del Alto Comisionado para Refugiados de las Naciones Unidas (ACNUR), en El Salvador, Honduras, Cuba, Belice, República Democrática del Congo y Angola dónde realizó trabajo humanitario, y fue el director de la organización Artículo 19.