sábado, 6 de enero de 2018

10096. SHEINBAUM RESPONDE A MANCERA: NO SE NECESITAN LOS “PACTOS DE CIVILIDAD”, SINO CUMPLIR CON LA LEY.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Redacción/SinEmbargo.
SinEmbargo.
Enero 6, 2018. 1:38 pm.

Claudia Sheinbaum fijó su postura sobre el “pacto de civilidad” que propuso ayer Mancera, y que reiteró esta mañana, en el que convocó a los líderes de los partidos registrados en la Ciudad de México a reunirse el día lunes para firmar un convenio que garantice la paz en actos de campaña.


No obstante, la precandidata de Morena señaló que “para cumplir con la Ley no se necesitan pactos”, y exigió justicia por los hechos violentos ocurridos el pasado miércoles en la delegación Coyoacán que terminaron que en golpes, pedradas y sillazos.

ADEMÁS
La PGJ-CdMx inyecta dudas sobre las causas de muerte de Martha Reyes, y desata ola de críticas.

Ciudad de México, 6 de enero (SinEmbrago).- “Para cumplir con la Ley no se necesitan pactos. Morena ha actuado en el marco de la Ley y de forma pacífica. Con civismo”, señaló la precandidata Claudia Sheinbaum para fijar su postura en torno al llamado del jefe capitalino, Miguel Ángel Mancera, sobre su “pacto de civilidad”.

Lo anterior lo refirió luego de que este viernes  Mancera convocara a firmar un “pacto de civilidad” con el propósito de garantizar que los diez partidos que tienen registro en la Ciudad de México se comprometan a realizar actos de precampaña y campaña de manera pacífica y con apego a la Ley.

“Estamos haciendo este llamado. Si alguien rompe este pacto, es claro que se va a encontrar con la aplicación de la ley, para que nadie se diga sorprendido. Habrá consecuencias jurídicas para quien transgreda la Ley. Trátese de quien se trate”, aseguró durante una conferencia de prensa.

Sin embrago, Claudia Sheinbaum descartó participar en dicho acto. Aseguró que su partido siempre ha actuado en el marco de la ley, y exigió justicia por la violencia que reventó el mitin en Coyoacán.

“Pedimos justicia frente a la agresión de la que fuimos objeto en Coyoacán y que se garantice la libertad política en el marco de la Ley”, exigió la abanderada del Movimiento Regeneración Nacional por los hechos violentos durante un mitin de su partido el miércoles pasado.

 
Presuntos seguidores del perredista Mauricio Toledo irrumpieron violentamente en un evento de la precandidata de Morena a la Jefatura de Gobierno, Claudia Sheinbaum. Foto: Cuartoscuro.


Mancera convocó a los líderes de los partidos reunirse el día lunes a las 12:00 horas en el Antiguo Palacio de Ayuntamiento para realizar la firma de dicho pacto. También citó al Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECDMX) y a los jefes delegacionales para integrarse al convenio.

ADEMÁS.
Perredistas atacan otro mitin de Morena; “tienen miedo de que se les acabe el negocio”: Sheinbaum.

Ayer se dio a conocer que que el conflicto entre simpatizantes del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y el Partido Revolución Democrática (PRD) ya cobró a su primer víctima: Martha Patricia Reyes.

La mujer apoyaba al partido liderado por Andrés Manuel López Obrador y estaba en el evento de la precandidata Claudia Sheinbaum en la delegación Coyoacán que fue reventado por actos violentos.

La noticia de la muerte fue confirmada inicialmente por militantes de Morena, quienes informaron que la mujer falleció a las 14:30 horas del viernes.

Martha Patricia Reyes se encontraba en el área de urgencias del Hospital Enrique Cabrera, ubicado en la delegación Álvaro Obregón, por una hemorragia cerebral a consecuencia del shock que sufrió tras la riña con simpatizantes perredistas que culminó en golpes, pedradas y sillazos.

De acuerdo con distintos testimonios, el ataque fue organizado de la misma forma que el anterior, porque se trata de la segunda agresión en contra de un evento de Morena en la capital, en donde Sheinbaum encabeza las encuestas. El primero sucedió el pasado 15 de diciembre, en el arranque de campaña de Andrés Manuel López Obrador en la misma Delegación.

Los agresores aventaron sillas, jitomates y huevos. Foto: Cuartoscuro.

La gresca se suscitó en un mitin en la colonia Villa Quietud, delegación Coyoacán. Foto: Cuartoscuro.

La precandidata de Morena para la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, fue cuestionada por reporteros durante un mitin en la delegación Iztapalapa. La morenista confirmó la asistencia de la mujer en el evento y exigió justicia por su muerte.

“Es una compañera que increíblemente vivía en la unidad habitacional Tlalpan, asistió al evento que tuvimos en Villa Quietud, y a partir de ahí es que se fue al hospital. Toda nuestra solidaridad y nuestro más sentido pésame a la familia, hemos hablado con ellos, y lo que exigimos es que se haga justicia, no puede pasar esto en la Ciudad de México”, declaró.

“Ella esta en el evento y lo que vivió en ese momento fue producto de lo que ocurrió en ese momento en el evento. No pueden aislar lo que le ocurrió a esta señora de lo ocurrió en el evento de Villa Quietud y por eso nosotros solicitamos que se hagan las investigaciones y exigimos que se haga justicia”, precisó.

ADEMÁS

“Habrá consecuencias por actos violentos” en mitin de Morena: Mancera; no seremos tapadera, dice.
 
¿Te gustó? Compártelo:

Por Redacción/SinEmbargo

10095. QUE LA TIERRA ME ESCUPA EN AUSTRALASIA.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI
 
Por Julieta Cardona.
SinEmbargo.
Enero 6, 2018. 7:45 am.
 



“En el sur”. Foto: Julieta Cardona.
 
Hace un tiempo que mi hermano y yo decidimos explorar el fin del mundo, compramos un vuelo que nos trajo a Oceanía. Las traslación debió durar unas 28 horas, así que estamos algo lejos de casa. Acá nos conseguimos una carcacha sin aire acondicionado y comenzamos a recorrer la costa este. Pero bastó que alguno dijera “Amos a pegarle al corazón” para darle rumbo al centro y terminar en lugares en medio de la nada, lugares en donde eres tú y la tierra, nada más. Luego el viento y las lunas nuevas fueron aventándonos al sur; así terminamos aquí, en esta playa vacía, cantando con un grupo de desconocidos.
 
Anochece lento, sin prisa. A las nueve aún queda algo de luz. Hemos dejado de cantar y ahora cada uno cuenta cómo sería su último día de vida. Al final de los relatos nadie habla y qué bueno: ¿O cómo le opinas la voluntad al otro? Es mi turno, me chupé medio porro y… “Pobres”, pienso, siempre me viene lo mismo a la cabeza cuando alguien está por escucharme.
 
Hoy es mi último día. Despierto a las cinco de la mañana y voy al cuarto de mi hermano. Vamos a ver el amanecer, le digo. Minutos más tarde, nos encontramos en la cocina, prensamos café y salimos de casa a ver cómo nace el sol. Aquí es verano, a veces hace tanto calor que corres con suerte si no te derrites a primera hora de la mañana. Empaca una maleta ligera, le digo. Él asiente –pues qué más– y saltamos al auto.
 
Mientras él maneja, yo escribo telegramas. La mayoría son juramentos: «Te amo». O confesiones: «Te amé a escondidas». Hay chistes, preguntas, sinsentidos, despedidas: «Un saludo a tu pija chueca»; «Mi seguro de vida te alcanza para comprar dos mangos»; «¿Cómo era la receta del pastel de zanahoria?»; «No te metas con la costa del Lisboa»; «Pudimos ser algo hermoso»; «Te creo».
 
La brújula sigue aventándonos al sur. Aunque por fortuna, llegamos antes del ocaso. Nos recibe una chamana, es hermosa, tiene la edad del tiempo y un collar que no me creerías si te digo que está hecho de polvo. Le pregunto que si se casaría conmigo. Con una condición, me dice: amor incondicional.
 
En esta aldea no hay puertas, todo es como una casa gigante sin caparazón, sin techo. Aquí las cosas se hacen en crudo, se bebe agua de río, se clava a los pescados en tenedores para trinchar y se ofrecen al fuego, se hace el amor sobre alfombras que parecen petates. Nos sentamos en la tierra. Mi esposa llega hasta mí con un cuenco de latón. No uses la luz, tómala, me dice. Así que me bebo el té y, al cabo de un rato, estoy sentada al filo de una supernova, colgada en el silencio: el infinito es color blanco. No tengo epifanías, ni preguntas, ni dolores grandes. Tengo nada.
 
Despierto, ha de quedarme poco tiempo. Ya no estaré aquí para el próximo amanecer, así que busco a mi hermano. Caminemos directo al sol, le digo. Él asiente –pues qué más– y dejamos que nos traguen las montañas. Trotamos sin parar.
 
Andamos mundos. Y llegamos. Qué suerte: no fue una segunda oportunidad, fue la misma.
 
¿Te gustó? Compártelo:
 
Por Julieta Cardona.

10094. LA INOCENTE MANIPULACIÓN DE LAS MASAS.

REPORTE- Z


Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

La inocente manipulación de las masas.


El problema con el mundo es que los estúpidos están seguros de todo y los inteligentes están llenos de dudas. 
Bertrand Russell (1872-1970). Filósofo inglés.

Recuerdo que en la década de los años 70s leí un libro de Ariel Dorfman titulado “Para leer al Pato Donald” en el que el autor desnuda las estrategias de dominación ideológica de la empresa que comenzó con la historia del ratón Miguelito (Mickey Mouse); el monopolio de los medios de diversión y entretenimiento de Disney creció y se convirtió en un gigante que controla la mente de sus adeptos de una forma inconsciente, la más efectiva forma de hipnosis social. Detrás de este monopolio están miembros de la Élite israelí-estadounidense que controla otros sectores estratégicos como la energía y por supuesto el complejo industrial militar.

Uno de los objetivos de la Élite es inducir a través de la pantalla en los cinéfilos y televidentes la idea de que los nobles son algo natural, de modo que el espectador no tenga la más mínima posibilidad de analizar, criticar o preguntarse por la legitimidad de la nobleza, que precisamente está a la cabeza de la mafia mundial conocida como la Élite, los Iluminatti o Señores de la guerra. La Élite controla totalmente los medios de información, pero también la industria del entretenimiento, y por supuesto Hollywood.

La compra de Fox consolidará al monopolio Disney, Fox es otro de los consorcios de entretenimiento que promueven la agenda gay, o los gaymonios, en sus películas y series no faltan las relaciones homosexuales o lésbicas. Disney está por lanzar al aire su primera historia de amor homosexual en la que dos amigos se enamoran del mismo joven, además preparan el lanzamiento de una película con la historia de una princesa lesbiana.

El Papa Francisco denunció desde su toma de posesión la colonización ideológica de los pueblos del mundo por consorcios que han acumulado un poder enorme en los medios de difusión y entretenimiento a nivel global, poder que utilizan para imponer formas de vida, de consumo y comportamiento que están en contra de los valores cristianos.

Entre otras estrategias de dominación ideológica de los mass media globales de la Élite está imponer el paradigma militarista de la fuerza contra la razón, la guerra y la violencia se imponen para destruir valores como el diálogo, el respeto y la solidaridad. Películas, noticiarios, series, telenovelas, todo está bajo el control de la Élite. La manipulación de la Navidad (lo que importa es consumir), la imposición de reinas y reyes en el imaginario de los niños para dominar su universo simbólico, es parte de esta estrategia denunciada por el Papa.

El lavado de cerebro o hipnosis social a que se ha sometido a las masas es tan efectivo porque comenzó en la infancia de las generaciones posteriores al boom Disney, que comenzó pocos años después de que en 1923 se fundara la empresa de Walt Disney.

En sus inicios, los asexuados animales de Disney impusieron paradigmas que permanecen en el imaginario colectivo como un implante que controla la mente de las personas; la estrategia Disney resultó tan efectiva porque se inoculó bajo el manto de la inocencia en las mentes infantiles, más que los chips o implantes extraterrestres, las imágenes de Disney han lavado el cerebro de millones de personas que ni siquiera sospechan que han sido inoculadas.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Enviado por:
Rafael Gomar Ch.

Mundial Rusia 2018
En pocas  palabras
El fútbol es divino
Por Patabendita.


Aquel gol que les hizo Maradona a los ingleses
con ayuda de la mano divina es, por ahora, la
única prueba fiable de la existencia de Dios.

Mario Benedetti, poeta uruguayo.

viernes, 5 de enero de 2018

10093. ANDRÉS MANUEL Y LA SEGURIDAD.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Diego Petersen Farah.
SinEmbargo. Enero 5, 2018. 12:00 am.

“Si en algo se distinguen las propuestas de López Obrador en materia de seguridad es que son distintas, disruptivas y controversiales”. Foto: Issac Esquivel, Cuartoscuro.

Alfonso Durazo Montaño no es un improvisado de la política, pero tampoco un experto en seguridad. Es abogado (UAM), ingeniero civil (UNAM) y doctor en Ciencias Políticas (Tec de Monterrey). Ha sido secretario particular, primero de Colosio y luego de Fox y la mayor parte de su carrera política la ha desarrollado en funciones de comunicación social. Durazo es, pues, lo que podríamos denominar un multitask, un funcionario eficiente que ha estado en mil batallas, que ha vestido las camisetas de todos los partidos, ha cruzado pantanos, no sé sin mancharse, pero si los ha sobrevivido políticamente. Alfonso Durazo es la apuesta de López Obrador para pacificar al país.

Si en algo se distinguen las propuestas de López Obrador en materia de seguridad es que son distintas, disruptivas y controversiales. Sin duda la que mayor ruido ha hecho es la famosa amnistía, que ha sido acremente atacada y pobremente definida por el propio candidato de Morena. Como bien lo señaló María Marván, lo verdaderamente absurdo es que a nadie le va a interesar la amnistía cuando lo que tiene es impunidad. Para que la amnistía tenga sentido primero debe haber un Estado de Derecho que aumente considerablemente la probabilidad de que quienes violan la ley tendrán algún castigo. Lo que sí tiene sentido, y fueron las primeras declaraciones de Durazo, es la amnistía para quienes están presos por delitos contra la salud sin ser propiamente parte del crimen organizado: cientos de campesinos encarcelados por siembra de estupefacientes o jóvenes que purgan condenas por posesión de marihuana (se estima que en las cárceles del país hay más de diez mil jóvenes en esa situación).

Pero lo que habría que ver en todo caso el mensaje detrás del nombramiento. Al proponer a Durazo como Secretario de Seguridad, López Obrador sostiene que el problema de la violencia es fundamentalmente político. No nos dice, por supuesto, cómo llegó a semejante conclusión ni cuál es el diagnóstico del cual parte, salvo que todo está muy mal y que la estrategia de fuego contra fuego ha fracasado. Si el problema de seguridad es fundamentalmente político significa que lo que está detrás de la violencia es, por un lado, una clase política que sustenta, protege y se enriquece del crimen organizado, y por otro, que los gobiernos locales se han hecho majes con el tema de seguridad pública.

Andrés Manuel promete resultados en tres años. Es prácticamente imposible que haya un cambio sensible en ese periodo de tiempo, sobre todo porque la ruta política es larga, tortuosa y por definición incierta. Cambiar las condiciones de desarrollo de zonas completas del país, desmovilizar a quienes ya están en las filas del crimen organizado y cortar la cadena de perversidad y complicidad es tarea de largo plazo. Pero, para los políticos no hay nada más ambiguo y polisémico que la palabra resultados, y en eso Andrés Manuel se pinta solo.

¿Te gustó? Compártelo:

Por Diego Petersen Farah.

10092. AMLO Y LA MAFIA: ¿COMBATE O AMNISTÍA?

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Ricardo Ravelo.
SinEmbargo. Enero 5, 2018. 12:05 am.

Dice López Obrador que en tres años resuelve el problema. Seguramente ya tiene un plan de acción contra el lavado de dinero, tema crucial. Foto: Isaac Esquivel, Cuartoscuro.

El reto que se echó a cuestas Andrés Manuel López Obrador, precandidato de Morena a la Presidencia de la República, de acabar con la violencia en los primeros tres años de su sexenio –si es que lo dejan arribar al poder –parece provenir de alguien que carece de un diagnóstico real sobre el flagelo del crimen organizado o bien puede resultar una promesa poco seria – hasta cierto punto una vacilada –como aquella que Vicente Fox ofreció en su campaña, en el 2000, cuando dijo a boca llena que en quince minutos resolvería el conflicto armado en Chiapas y resultó un fiasco.

Sin embargo, vacilada o no, la propuesta de López Obrador le da un sentido propagandístico a su campaña; cierta o no, el ofrecimiento del tabasqueño es valiente y, hasta ahora, es el único de los precandidatos presidenciales que arropan su campaña con un proyecto que parece viable: frenar la corrupción institucional y reactivar la economía, sumida en la bancarrota; utilizar mejor los recursos petrolíferos, reactivar a Petróleos Mexicanos para que vuelva a ser boyante, generar más empleos –pero reales –y el más delicado de los temas: pacificar al país, terminar con la violencia en tres años. Y esto, ha dicho López Obrador, se hace con un cambio de estrategia porque la actual no ha funcionado.

Si López Obrador y quienes lo asesoran parten de un diagnóstico serio, deberán saber que en el país existen catorce cárteles bien cimentados y unas 30 mil pequeñas organizaciones criminales que están soportadas por el poder político en estados y municipios. Tan sólo en Guerrero operan unas 350 células del crimen organizado que lo mismo secuestran, extorsionan, asesinan, violan, desaparecen, trafican con droga, siembran amapola y mariguana que comercian con cocaína, crack y disponen de un catálogo tan amplio como su mercado sobre drogas sintéticas, las que están de moda entre la juventud adicta.

López Obrador también debe saber que esos catorce cárteles se internacionalizaron todavía más durante el periodo de la guerra fallida emprendida por Felipe Calderón; que dichas organizaciones criminales son los cárteles de Tijuana, Juárez, Sinaloa, Golfo, La Familia Michoacana, Los Caballeros Templarios, el Cártel de Jalisco Nueva Generación, Los Zetas, Los Rojos, Guerreros Unidos, la organización Beltrán Leyva, la organización Díaz Parada, Gente Nueva y La Resistencia.

El precandidato de Morena seguramente conoce que estos grupos criminales deben su razón de existir al poder político en turno; que si se mantienen de pie, delinquiendo y asesinando con toda impunidad es porque detrás de ellos están los grupos de poder, políticos y empresarios, que lavan dinero de la mafia por todas partes y ante los ojos de las autoridades, cómplices en su mayoría.

Que dichos cárteles –algunos con muchos años de operaciones en el territorio nacional –no sólo trafican con drogas: sus respectivos portafolios de actividades criminales incluyen unas veinticinco tipologías delictivas, entre otras, el trasiego de estupefacientes a gran escala, pero existen otras tan redituables como el secuestro, el tráfico humano, el lavado de activos, la venta de protección, la compra de tierras, el despojo de propiedades –cuentan hasta con narconotarios para tales fines –el control de la piratería y los giros negros, el tráfico de armamento y, por si fuera poco, tienen el control total de las 49 aduanas que operan en el país, pues dentro del sistema aduanero opera otra mafia tan perniciosa como la del narco: el contrabando y los traficantes de armas.

Y que todos los días, a través de las aduanas, hacia México cruza dinero, armamento, drogas, carros chocolates, pacas de ropa robada, entre otras mercancías ilegales, que las mafias del contrabando comercializan en los grandes mercados ilegales, entre otros, el de Tepito, y que por esos cruces los mafiosos pagan millones de pesos, recursos que llegan a los bolsillos de los altos funcionarios del ramo en efectivo contante y sonante.

De igual forma López Obrador debe saber, porque de otra forma no habría propuesto pacificar el país en tres años, que estos grupos criminales también mantienen bajo su control todos los puertos mexicanos a través de la infiltración en las Apis, que a diario a las terminales marítimas arriban buques con cargamentos de droga o salen con cuantiosas sumas de dinero para pagar a los proveedores colombianos, venezolanos o panameños, principales proveedores de los cárteles mexicanos.

López Obrador no debe ignorar que toda esta actividad criminal es protegida desde la Presidencia de la República, vía el Ejército y la Marina; que el 80 por ciento de las policías del país –federales, estatales y municipales –están al servicio de esta estructura fáctica de poder y que ese es uno de los factores que han agravado la inseguridad en todo el territorio. En resumen, los criminales tienen protección institucional.

Si en verdad el candidato de Morena conoce el problema criminal de México tampoco debe ignorar que el narcotráfico es uno de los negocios del Estado y que si llega a la Presidencia de la República tendrá que pactar con un cártel, fiel a la regla de oro de que cada Presidente tiene su propio capo, ya que existen otras realidades que desde el poder no se pueden ignorar: ningún gobierno ha podido derrotar a la mafia en ningún lugar del mundo ni en ninguna época de su historia. Mafia y poder político siempre se han necesitado. Seguramente esto también lo sabe López Obrador y por eso pretendería seguir el modelo colombiano: apagar el fuego pero preservar el negocio.

Entre los años ochenta y noventa –la etapa más cruenta de la violencia –Italia y Colombia enfrentaron a la mafia. En Italia debilitaron a algunos grupos poderosos, pero actualmente otros se mantienen de pie. Es el caso de Ndrangheta, el grupo mafioso de Calabria, Italia. En Colombia, por su parte, se desmantelaron los dos cárteles rivales –Cali y Medellín –pero surgieron decenas de Bebycárteles que, hasta la fecha, mantienen la exportación de droga a gran escala. En resumen: Colombia sigue siendo un país exportador de cocaína pero sin violencia de alto impacto. Bajaron la violencia y mantuvieron el negocio. ¿Será el camino que busca seguir López Obrador?

Con base en el diagnóstico con el que debe contar, López Obrador entonces también sabe y muy bien que los gobernadores del país –él ya fue jefe de gobierno en la Ciudad de México –han dejado de ser rectores políticos y se han convertido en administradores del crimen organizado; que dicha labor ha desdibujado al poder político a grado tal que muchos presidentes de distintos países han terminado operando como gerentes de grupos mafiosos y la investidura de jefes de Estado pasó a ser un ropaje roído por la corrupción del crimen organizado. Así ha ocurrido en los países de África, nada lejos de lo que pasa en México.

Tampoco desconoce el precandidato de Morena que en más de la mitad del país gobierna el crimen organizado, que tiene bajo control al 80 por ciento de los municipios y que el narcotráfico también domina las Legislaturas de los estados, agencias municipales, comandancias de policías; que si México ha pasado a ser un Estado fallido es porque cada organización criminal –con todos sus ramajes y poder corruptor –tienen infiltrado a un pedazo de ese Estado enfermo y que el mejor paraíso para la mafia, desde hace muchos años, es México, pues es el territorio que le aporta todas las condiciones necesarias para operar sin riesgo de fracaso:

–El 99 por ciento de impunidad, la mano de obra barata para ser enganchada por los cárteles ante el desastre económico del país; policías, militares y marinos al servicio del crimen; presidentes municipales, muchos financiados por el narco, dispuestos a gobernar para ellos y otorgarles hasta la obra pública, amplios controles en las zonas ricas del territorio –donde hay minería, turismo, petróleo y gas –y gobernadores que se hacen de la vista gorda ante la oleada de violencia, pues no les interesa resolverla. Actualmente existen tres formas de no enfrentar al crimen: ignorándolo, administrando el problema o sumándose. Así operan la mayoría de los mandatarios estatales y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong ha sido incapaz de meter orden entre esa casta de virreyes de Estado. ¿Lo hará López Obrador? ¿Podrá?

La gran pregunta para Andrés Manuel López Obrador es si con toda esta estructura mafiosa es posible ganar la elección en julio próximo y cómo desmantelar estos andamiajes de poder mafioso. Esto no lo ha explicado el tabasqueño. Tampoco ha detallado, como lo ofreció, en qué consistirá su amnistía para los criminales. ¿Será el perdón para la mafia del poder para luego sumarla a su causa ya como Presidente? De esto no habla Andrés Manuel.

En días recientes dijo –y atinadamente –que la estrategia aplicada en la actual administración no ha funcionado y en eso tiene razón. No ha funcionado porque es sólo reactiva y está enfocada a las consecuencias y no a las causas de la violencia. La estrategia contra el crimen únicamente se ha basado en la aplicación de operativos –no hay policías ni marinos ni militares que alcancen –porque, como ya se dijo, los gobernadores no cumplen su tarea y tampoco se les exige ni se vigila en qué se invierte el presupuesto destinado a la seguridad.

No frenar ni desarticular al crimen organizado ha resultado un gran negocio y López Obrador lo sabe. Lo que hoy preocupa sobremanera es que el principio de gobernabilidad está totalmente rebasado ante el flagelo de la violencia que azota al país.

Dice López Obrador que en tres años resuelve el problema. Seguramente ya tiene un plan de acción contra el lavado de dinero, tema crucial. Si no hay combate al flujo de recursos el crimen sigue respondiendo con más violencia y corrupción ante los operativos fallidos del gobierno. ¿Acaso ya tendrá un diagnóstico patrimonial del narcotráfico mexicano? ¿Sabrá ya quienes son los principales lavadores de dinero en México? ¿Estará dispuesto a encarcelarlos y  asegurarles sus capitales ilegales? ¿Se podrá frenar el tráfico de drogas a gran escala en un país sumido en la bancarrota y el desempleo? ¿Podrá encarcelar a los empresarios que no sólo defraudan al fisco sino que utilizan a la banca mexicana para blanquear dinero sucio? ¿Realmente López Obrador se enfrentará a la verdadera mafia?

Hasta ahora no ha hablado de todo este mundo criminal entreverado en la política, la mafia del poder, la misma que protege al narco, la misma que le ha robado la Presidencia dos veces, la misma que por décadas ha saqueado al país impunemente y a la que le ofrece amnistía. Cuida el discurso, ha dejado de ser incendiario, teme que le teman. Por ahora sólo ha dicho que, si gana la Presidencia de la República, habrá amnistía para los capos –seguramente también estarán incluidos gobernadores, alcaldes y empresarios –y que en tres años bajará los decibeles de violencia.

Sólo eso. De todo lo demás, ni una palabra. Es como decir: bajaremos la violencia, pero cuidaremos el negocio, como en Colombia. Existe un mensaje muy claro para la mafia.

Sin embargo, López Obrador ha sido el más elocuente al hablar de la mafia mexicana con respecto a sus adversarios políticos. José Antonio Meade, sin embargo, flota desdibujado en medio de un país que se desgarra. Es un precandidato sin fuerza y, por momentos, sin alma. Todavía no afloran sus dotes de buen economista y estratega, el talento que tanto presume el PRI de su precandidato. Recorre el país sin firmeza, sin pasión; no se sienten sus pasos y su presencia por momentos parece fantasmática cuando su voz se pierde en un horizonte sin futuro. Es Meade un candidato sin proyecto de país, condenado a echarse a cuestas los compromisos de Peña Nieto y su cauda de pillos, el sexenio fatídico lo condena.

Ricardo Anaya hace muy bien el papel de comparsa. Sigue al pie de la letra su guión político: el de farsante. Así lo pactó en Los Pinos y así lo respeta. Tampoco vibra por nada y por ello nada transmite. En su discurso hasta la crítica hacia el PRI huele a pacto.

¿Te gustó? Compártelo:

Por Ricardo Ravelo.
Ricardo Ravelo Galó es periodista desde hace 30 años y se ha especializado en temas relacionados con el crimen organizado y la seguridad nacional. Fue premio nacional de periodismo en 2008 por sus reportajes sobre narcotráfico en el semanario Proceso, donde cubrió la fuente policiaca durante quince años. En 2013 recibió el premio Rodolfo Walsh durante la Semana Negra de Guijón, España, por su libro de no ficción Narcomex. Es autor, entre otros libros, de Los Narcoabogados, Osiel: vida y tragedia de un capo, Los Zetas: la franquicia criminal y En manos del narco.

10091. MEADE, DOCTOR EN OPACIDAD.

Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Dolia Estévez.
SinEmbargo. Enero 5, 2018. 1:00 am.






ABRAN ESTA LIGA PARA VER VIDEO.

Washington, D.C. —Pocos conocen la tesis con la que José Antonio Meade obtuvo su título de doctor en economía de la Universidad de Yale. El documento no es accesible en el Internet. De hecho, creo ser la primera periodista en obtener un ejemplar impreso, mismo que me fue prestado por Yale y que debo regresar. Leyéndola me brincaron dos cosas: la exclusión de México y la falta de originalidad del tema seleccionado. El país que Meade aspira a dirigir está completamente ausente a lo largo de las 118 páginas de texto. Si el lector no sabe que Meade es mexicano, creería que el autor es un nerd gringo obsesionado con un tema esotérico.

Cuando se tiene la fortuna de acudir a una de las universidades del mundo más prestigiosas lo menos que puede hacerse es no ignorar a México. Aprovechar las herramientas de excelencia académica de la institución para contribuir al estudio de aspectos clave de la realidad mexicana. Ernesto Zedillo, también doctor en economía de Yale, hizo su tesis sobre la deuda externa mexicana y el futuro crecimiento económico asociado al petróleo. Carlos Salinas obtuvo su título de doctor en economía política y gobierno de la Universidad de Harvard con la tesis “producción y participación política en el campo mexicano”. Meade, en contraste, escogió un tema intrascendente para México. Su disertación es testimonio de falta de imaginación, dependencia en las ideas de otros y ausencia de compromiso con México. Es una tesis sin carisma como su personalidad, gris como su retórica, sin persuasión como su candidatura. Un monumento a la opacidad.

El candidato priista estudió en Yale de 1994 a 1997. Obtuvo su doctorado a los 28 años en mayo de 1997. Su tesis, “The Economics of Sentencing Guidelines: Evidence on Federal Fraud Offenders” (la economía de los lineamientos de sentencias: evidencia sobre delincuentes de fraude federal), tiene un enfoque estrecho. Trata sobre la problemática de las personas condenadas de fraude en las cortes federales de Estados Unidos, antes y después de la puesta en marcha de los lineamientos para uniformar la política de sentencias contra individuos y organizaciones que cometieron delitos de cuello blanco codificados como graves. Meade analizó el costo financiero de los lineamientos. Hoy la árida tesis de Meade es prácticamente obsoleta pues la suprema corte revocó el carácter obligatorio que tenían los polémicos lineamientos de 1984.

Cuando Meade hizo su doctorado en los noventa estaba de moda procurar títulos de posgrado de preferencia de universidades de la Ivy League, como Harvard, Yale y Princeton. Era un activo para poder ascender en la alta burocracia. La CONACYT, la Fullbright Fellowship y la Fundación Ford, entre otras, se encargaron de becar a los futuros tecnócratas. En la disertación, Meade agradece el “generoso apoyo” de las tres instituciones sin el cual, “no hubiera podido seguir mi educación de posgrado o escribir esta tesis”.

A la fecha, hay 264 ex alumnos mexicanos de Yale, 48 de licenciatura y 216 de posgrado. Meade y el gobernador del Banco de México Alejandro Díaz de León, son miembros registrados de la Asociación de ex Alumnos de Yale, cuyo capítulo mexicano preside Jaime González Aguade, el ex presidente de la Comisión Nacional Bancaria e integrante del equipo del candidato priista.

Pese a que los reglamentos de Yale establecen que “los candidatos a doctorado deberán aportar una contribución original a la ciencia de la disciplina seleccionada”, la disertación de Meade no es totalmente original. Se basa en la investigación del catedrático Joel Waldfogel, su maestro de finanzas públicas y asesor de tesis. “Este capítulo”, dice en la página 73, “fue preparado en estrecha colaboración con mi asesor”.

Plagada de gráficas y formulas, la tesis consta de tres ensayos, con sus respectivas bibliografías en las que aparecen insistentemente las estudios que Waldfogel publicó en 1993, 1994 y 1995. El título de la primera parte del texto de Meade es muy similar al título del ensayo de su asesor. Waldfogel, en 1995: “¿Se están usando eficientemente las multas y penas de prisión? evidencia sobre delincuentes de fraude”. Meade, en 1997: ¿Tuvieron éxito los lineamientos sobre sentencias en reducir las variaciones en sentencias? Evidencia de delincuentes de fraude federal antes y después de los lineamientos”. La disertación no es un plagio como la de Peña Nieto en la Universidad Panamericana, pero el tema seleccionado no fue idea suya y tuvo mucha ayuda de su asesor. No es plagio pero tampoco es original. Más bien es un texto coherente con su trayectoria híbrida, ni panista, ni priista.

En entrevista telefónica, Waldfogel rechazó tajante la sugerencia de que el trabajo de su ex alumno no fuera 100% original. “No, no, no es lo que estoy diciendo. Me preguntaste como se interesó. No estamos hablando de su trabajo, sino de cómo se interesó en el tema”, respondió en tono defensivo a mi pregunta cuestionando la autenticidad del trabajo de Meade.

El catedrático admitió que Meade se interesó en el tema en “conversaciones conmigo”. El entonces profesor auxiliar de Yale señaló que no es inusual que los estudiantes escriban sus disertaciones sobre aspectos relacionados a las investigaciones de sus profesores. Dijo no acordarse de por qué a Meade le atrajo un asunto tan ajeno a México. En Yale, Meade se especializó en economía internacional y finanzas públicas materia, esta última, en la que engrana la tesis, según Waldfogel.

El actual profesor de la Universidad de Minnesota conserva buen recuerdo de su pupilo. “Me caía bien. Lo conocí bastante bien pues trabajamos juntos”. Lo describió como “una persona madura y seria aun en su papel de estudiante”. Waldfogel, quien poco después dejó Yale, dijo que su discípulo no socializaba mucho pues, recordó, ya tenía familia. En efecto, en esas fechas Meade ya se había casado con Juana Cuevas y esperaban a su primer hijo. De hecho, Meade le dedica su disertación a sus padres, hermanos, abuelos y tíos, “pero más que a nadie… a Juana, que le ha dado sentido a mis días y al bebé que estamos esperando, pero cuyo nombre aun no hemos descubierto”.

Meade y Waldfogel co-firmaron un “documento de trabajo” (working paper) sobre el tema de la tesis. El ensayo, “¿Elevan el costo del castigo los lineamientos de sentencias?”, fue publicado en inglés por el Buro Nacional de Investigaciones Económicas en 1998. A Meade no se le conocen otras publicaciones.

Waldfogel me dijo que no lo ha vuelto a ver, “pero sí somos amigos a través de Facebook. Así es como me entero de las cosas interesantes que hace”. Le pregunté si cree que sería un buen presidente de México. Me respondió que sí. Explicó: “era un estudiante de posgrado muy maduro, sensato y trabajador. Todas esas son buenas cualidades para ser presidente”. Con todo, aclaró que no fue la manera como lo evaluó cuando fue su discípulo pues no detectó indicios de que la presidencia de México estuviera entre sus planes.

Meade pudo haber aprovechado su estancia en Yale para abrir una grieta sobre su opacidad a través de la cual filtrar una tesis que hablara de su compromiso con México. No lo hizo. Veinte años después quiere ser presidente, pero su anodino pase por varias secretarías y título de doctor en Yale no son garantía de liderazgo ni vacuna contra la mediocridad.


¿Te gustó? Compártelo:

Twitter: @DoliaEstevez

Por Dolia Estévez.
Dolia Estévez es periodista independiente en Washington, D.C. Inició su trayectoria profesional como corresponsal del diario El Financiero, donde fue corresponsal en la capital estadounidense durante 16 años. Fue comentarista del noticiero Radio Monitor, colaboradora de la revista Poder y Negocios, columnista del El Semanario y corresponsal de Noticias MVS. Actualmente publica un blog en Forbes.com (inglés), y colabora con Forbes México y Proyecto Puente. Es autora de El Embajador (Planeta, 2013). Está acreditada como corresponsal ante el Capitolio y el Centro de Prensa Extranjera en Washington.

10090. ENCUENTRO CON GOROSITO…

Por el Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.
Sociólogo, docente universitario, Investigador y poeta.
Desde el Estado de Guanajuato. México. Para
Tenepal de CACCINI

CHINA, INDIA Y RUSIA, BUSCAN MANTENER LA ESTABILIDAD MUNDIAL.

Hace unos días culminó en Nueva Delhi la XV reunión multilateral de los Secretarios de Relaciones Exteriores de China, India y Rusia. En la misma el canciller del gigante asiático, Wang Yi, dijo que los tres países deben desempeñar un papel activo en la modificación de la estructura global y trabajar a favor de un mundo marcado por la estabilidad y certidumbre.

El ministro de exteriores chino considero que la cooperación tripartita sigue la tendencia de un mundo multipolar y de relaciones internacionales democráticas, con el objetivo de servir a los intereses de las tres naciones, la región y el mundo en general. Según Wang Yi, la cooperación entre India, Rusia y China ha mostrado una gran vitalidad y un enorme potencial de desarrollo en los últimos quince años.

Por su parte los cancilleres de Rusia e India, Sergei Lavrov y Sushma Swaraj, coincidieron que en la actual coyuntura internacional, muy compleja y volátil, los tres países deben ampliar más su cooperación y coordinación con referencia a temas claves como los conflictos regionales, el desarrollo económico, la lucha contra el terrorismo, el cambio climático y la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible fijada por la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Estos son algunos de los temas que se deben trabajar en conjunto en el marco de mecanismo multilaterales como la ONU, el G- 20, el grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), y la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), con el objetivo de buscar que se establezca un Orden Mundial más justo y más democrático.

La cooperación entre India, Rusia y China, debe concentrarse básicamente en la comunicación y la coordinación de estrategias para hablar con una sola voz sobre los grandes temas mundiales y regionales, así como la salvaguarda de los intereses legítimos de los países con mercados emergentes y de todas las naciones en desarrollo.

Wang Yi reafirmó que los tres países deben actuar como potencias responsables y desempeñar un papel de liderazgo importante en la construcción conjunta de una economía mundial abierta, impulsar un nuevo equilibrio de la globalización, tratar de sacar adelante la reforma de la gobernanza económica mundial, mantener el sistema comercial multilateral y bregar por la implementación de la Agenda 2030 y dedicarse a lograr la interconexión en Eurasia.

Para el representante de la política exterior de la República Popular de China, los tres países deben unirse para impulsar la unidad, la confianza mutua y el desarrollo de la Organización de Cooperación de Shanghái y trabajar en favor de la segunda década de la cooperación BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica).

Además la cooperación tripartita debe ser pragmática en sectores como la lucha contra el terrorismo, el control de las drogas y el intercambio entre pueblos. Hubo total coincidencia en que una cooperación abierta y transparente entre los tres países, que no vaya en contra de ningún tercero, favorece los intereses en común de los países con mercados emergentes y los países en desarrollo y fomenta la paz y el desarrollo mundiales. Indudablemente este 2018 veremos nuevas alianzas y cambios importantes en la geopolítica mundial en la cual estos tres países son actores de primera categoría.

¡Hasta el próximo encuentro…!

Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.

10089. CALISTENIA DE LA LENGUA.

LA FERIA Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

Calistenia de la lengua.
Con mayor sobresalto que un telefonazo en plena madrugada, se entera uno de la más reciente puntada del Pejehová redentor de todos nosotros: si gana la presidencia de la república, nombrará Secretario de Seguridad Pública a Alfonso Durazo Montaño, anunció ayer muy campante; por si no fuera suficiente, dijo que implementará la Guardia Nacional… y remató de trincherazo:
 
-“Voy asumir esa responsabilidad. No voy a delegar. Habrá Mando Único. Tengo la experiencia de cuando fui Jefe de Gobierno. Todos los días me reunía con el Gabinete de seguridad (…) No se va a delegar la responsabilidad  en ninguna  instancia ni secretaría” -¡Dios nos ampare!
 
En orden: lo de don Durazo es alarmante no porque le sepa uno nada fétido al caballero, no, sino por su absoluta falta de cualidades y calificación para el cargo. En sus tiempos priistas (de enero de 1973, al 19 de mayo del 2000), llegó a Secretario Particular de Colosio y a Jefe de Prensa del secretario de Gobernación, Esteban Moctezuma (tiempos de Zedillo). En sus tiempos panistas, fue Secretario Particular de Fox y también su Jefe de Prensa (vocero). En sus tiempos de perredista fue fallido candidato a Senador (no ganó). Y en sus tiempos en Morena, fue Diputado Federal de representación proporcional (sin votos), de 2012 a 2015. Desde ayer vela las armas para asumir la Secretaría de Seguridad Pública del país, lo que es -de su parte-, irresponsable y de parte del Pejeremías, también… ha sido del PRI, del PAN, del PRD y ahora, de Morena (ahí la lleva).
 
Para que no piense el Pejecutivo Legítimo que le tiene uno mala fe, se le advierte de una maña de don Durazo: renuncia mediante Carta Abierta que publica en la prensa nacional. Así se la hizo a la entonces presidenta nacional del tricolor, Dulce María Sauri, el 19 de mayo del 2000, a la que le puso: “(…) es válido suponer que el ciclo del PRI como partido en el poder está terminado, toda vez que un partido sin democracia no tiene futuro” (a centavo les supo la boca a ella y a Zedillo). Luego le repitió la receta a don Fox, el 22 de junio de 2004, al que le publicó una breve renuncia (19 páginas), en la que le reprochó que estuviera dándole alas a su esposa (doña Martita), para ser su sucesora (la verdad es que don Chente odia las mudanzas); entre otras perlas, escribió: “(el país) no está preparado para que el presidente deje a su esposa de presidenta (…) De ese coqueteo político derivan muchos de los desencuentros que hoy conoce el país (…) no me sorprendería que las reacciones llegaran incluso, a la violencia política”. ¡Fíu!
 
Si le tuviera uno inquina al Pejesús, le desearía que ganara la presidencia y nombrara a don Durazo, nomás por el gusto morboso de esperar pacientemente su renuncia y la exhibida que le iba a dar, pero, no, no es mala persona y se le desea (sinceramente), que no gane (más nos vale).
 
Lo de “más nos vale”, es por eso de poner en funcionamiento la Guardia Nacional como él la concibe:
 
“Vamos a integrar a las corporaciones policiacas, a la Marina y al Ejército, va a haber una Guardia Nacional. Ahora es un desastre porque cada corporación hace lo que considera, por un lado está la Marina, por otro lado está el Ejército, por otro lado están las policías; no va a ser así. Va a haber una Guardia Nacional porque son 240,000 soldados, 50,000 marinos, estamos hablando de una fuerza de 300,000 elementos, más que las policías estatales, municipales, las vamos a integrar y de manera coordinada vamos a actuar” (si cree que lo está uno calumniando, busque el video “Esto soy”, él lo dice, a uno no le reclamen).
 
O sea: va a fusionar todo y el muégano federal resultante va a encargarse bajo sus atinadas órdenes de la seguridad nacional… sí, y también, el día que no le gusten sus corbatas, lo van a quitar del cargo. ¿Se dará cuenta de lo que dice?; ¿sospechará por qué existe el estado Mayor Presidencial? (y no hace falta ni es recomendable que le falte al respeto a las Fuerzas Armadas: ni son un desastre ni hacen lo que les da la gana)
 
Para hacer este adefesio, además, el Congreso debería modificar seis artículos de la Constitución (35, fracción IV; 73, fracciones XII y XIV; 76, fracción IV; 89, fracciones IV, V, VI y VII; el 199 y el 129). Y entonces sí, el Pejeremías podrá ejercer de dictador o darse un golpe de Estado sobre pedido. Fácil.
 
Y si de veras quiere instaurar la Guardia Nacional prevista en la Constitución, le tenemos noticias don Pejehová, no es de enchílame otra: la Guardia Nacional es una fuerza estatal, temporal, CIUDADANA (no de militares, pues es muy peligroso tener dos ejércitos), y bajo las órdenes del Gobernador de cada entidad. Encima, para que el Presidente llame a la Guardia Nacional de un estado, necesita permiso del Senado (eso dice la Constitución, si no le molesta don Pejecutivo: “Artículo 76. Son facultades exclusivas del Senado (…) Fracción IV. Dar su consentimiento para que el Presidente de la República pueda disponer de la Guardia Nacional fuera de sus respectivas entidades federativas, fijando la fuerza necesaria”).
 
Resta lo de que no va a delegar en ninguna instancia ni secretaría. Ya lo sabíamos. No hace falta que nos advierta. Nada más que no ande diciendo que tiene la experiencia de cuando fue Jefe de Gobierno, porque la inseguridad en la Ciudad de México no la resolvió y por eso le armaron el borlotazo aquél de la “Marcha Blanca” (28 de junio de 2004).
 
Don Durazo que ya siente calientito en los fondillos (sería su tercer Presidente, que ya chambeó con Zedillo y Fox), se aventó al ruedo con declaraciones a la prensa después de su nombramiento ‘sub conditione’ (si es Presidente el Peje… y si se acuerda),  dijo: “(…) de inmediato se controlará la situación de violencia que vive el país (…) Tenemos que esperar a que las medidas de carácter económico, social, legislativo rindan su fruto”. ¡Ah, bueno! 
 
Todo esto es nada, “flatus vocis”, puro discurso, prometer no empobrece. Como siempre el Peje, en su inagotable calistenia de la lengua.