viernes, 6 de abril de 2018

10,493. LOS PELIGROS DEL COACHING, EL EGO INFLADO Y LA REALIDAD.


Reporte- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde, Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Los peligros del coaching, el ego inflado y la realidad.

A la cima no llegarás superando a los demás, sino superándote a ti mismo.

En poco más de 40 segundos Google proporciona más de 4 millones de entradas a la pregunta ¿qué es el coaching?, una de ellas es de Wikipedia, la enciclopedia libre, que dice: “El coaching (AFI: [ˈkoʊtʃɪŋ], anglicismo que procede del verbo inglés to coach, «entrenar») es un método que consiste en acompañar, instruir o entrenar a una persona o a un grupo de ellas, con el objetivo de cumplir metas o desarrollar habilidades específicas…”, el punto es que el coaching está de moda en el mundo empresarial, y en especial en el mundo del deporte.

El coaching es un tema que no puede faltar en cualquier curso de liderazgo, se supone que el coaching es una disciplina de desarrollo personal que se realiza por medio del diálogo, en donde el coach  lleva la iniciativa la sondear al coachee (el pupilo) y ayudar a definir el problema, incluye un proceso de mentalización para alcanzar objetivos bien definidos en el área del desarrollo humano en un tiempo determinado; una de las características del coaching es que es personalizado, pero se puede trabajar en equipo, el entrenador (coach) dirige su atención al desarrollo de habilidades psicológicas y corporales de su pupilo que debe entregarse a su entrenador casi como si fuera su mentor espiritual.

Lo malo es que a veces el coaching lleva a inflar el ego del pupilo, sobre todo si el coach es un sujeto superficial, sin conocimientos ni experiencia, lo que lleva a la egolatría y la pérdida del contacto con la realidad. En el futbol mexicano el coaching ha logrado que la selección mexicana se inspire y se visualice como un equipo ganador, ambicioso en sus metas porque una de las premisas del coaching es fijarse metas ambiciosas por las que el pupilo pueda trascender sus límites.

Así, los futbolistas mentalizados por su coach el colombiano Juan Carlos Osorio, se proponen nada más y nada menos que la meta de ser campeones del mundo. A las declaraciones optimistas influenciadas por el coaching se han sumado el Chicharito Hernández y Andrés Guardado, por mencionar a dos de los líderes del Tri, ¿porqué no?, se vale soñar; pero, cualquier persona normal sabe que en el futbol como en el trabajo o en la vida, para lograr tus metas debes trabajar sin descanso y precisamente en base a las experiencias adquiridas, desarrollar todo tu potencial, esto lleva tiempo, mucho tiempo, para aspirar a ser campeón del mundo hacen falta más que buenos deseos o “decretos”, que son como declaraciones poderosas que harán que la realidad se ajuste a tus deseos.

Yo decreto que voy a ser campeón de la copa del mundo y que doblegaremos a Alemania, pero una cosa son mis deseos y otras las verdaderas posibilidades de derrotar a los alemanes, Alemania es el actual campeón del mundo y uno de los equipos más consistentes en base al trabajo, la disciplina y un equipo que tiene muchos años trabajando por sus objetivos.

Mientras que Osorio aún no tiene un equipo definido para enfrentar a sus rivales, Alemania tiene todo planeado desde hace meses o tal vez años; la continuidad que  la selección de Alemania ha tenido se manifiesta en su historia: en 80 años la selección de fútbol ha tenido sólo 10 entrenadores, el actual entrenador Joaquin Low suma 10 años como técnico de la selección; los últimos títulos de Low con Alemania son la Copa Confederaciones que ganó con un equipo juvenil, y la Copa del Mundo de Brasil en 2014, por mencionar sólo dos de sus recientes logros.

En 939 partidos jugados Alemania ha ganado 553, ha empatado 183 y perdido 203, es un equipo sólido y con una mentalidad férrea, ¿podrán los aprendices de coach Osorio superar a los alemanes con declaraciones que son “decretos”? Imaginen a Osorio con sus aprendices de coaching: ¡A ver muchachos, repitan cien veces soy campeón del mundo, soy campeón del mundo, soy campeón del mundo!

El Tri es un reflejo del país que somos, un país dominado por una mafia corrupta, que destruye su presente y arruina su futuro entregando sus recursos a los corporativos de la muerte, el Tri no es siquiera un equipo, hasta ahora las fisuras se han mantenido ocultas pero se manifestarán, el Tri juega no para ganar la copa, sino para servir como opio y distractor de los verdaderos problemas que nos afectan gravemente, como la profunda e inhumana desigualdad y la guerra estúpida de Calderón-Peña (PRI-PAN) con más de 200 mil muertos y miles de desplazados; los autores y cómplices del sistema que destruye nuestra patria (PAN, PRI y PRD), buscan engañar una vez más al pueblo de México. Sólo con el voto a favor de Morena se abrirá la posibilidad de una revolución pacífica que transforme nuestra realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: