viernes, 6 de abril de 2018

10,494. ENCUENTRO CON GOROSITO…


Por el Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.
Sociólogo, docente universitario, Investigador y poeta.
Desde el Estado de Guanajuato. México. Para
Tenepal de CACCINI

NACIONES UNIDAS: LA ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DE LAS MIGRACIONES Y LA DEPORTACIÓN.

La Organización Internacional de las Migraciones (OIM) es un organismo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que se especializa en la temática migratoria. Tiene como objetivo central que la migración se desarrolle de forma humana y ordenada, proveyendo servicios y asistencia a gobiernos y migrantes.

Como parte de este objetivo la OIM se involucra sólo en las iniciativas de gobernanza migratoria que representan las mejores soluciones, ya sea para los migrantes como para sus países y comunidades de origen, tránsito, destino y retorno.

Marcelo Pisani, quien funge como director regional de la OIM para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe, refiriéndose a un tema muy actual en la región, las deportaciones, sostuvo que ésta es un acto del Estado en el ejercicio de su soberanía mediante el cual envía a un extranjero fuera de su territorio, a otro lugar, después de rechazar su admisión o de habérsele terminado el permiso de permanecer en dicho Estado.

Debemos tener presente ante estas situaciones que el Estado está obligado a respetar los Derechos Humanos de las personas y apegarse a la legalidad. De ahí que las deportaciones deben llevarse a cabo protegiendo los derechos y libertades de toda persona, sin importar su condición migratoria.

No se tiene una fórmula migratoria mágica o universalmente aplicable para que el Estado ejerza su facultad de retirar a un migrante de su territorio. Pero sí existen, formas efectivas y humanas de hacerlo. Una buena gobernanza migratoria respeta el derecho soberano de un Estado de decidir quién puede entrar a su territorio, y la exigencia de quienes entran a él acaten sus leyes y respeten sus costumbres.

Aunque también, el Estado debe velar por los derechos de las personas y tomar en cuenta los principios de solidaridad y humanidad, al considerar la necesidad de migrar que tienen y han tenido muchas personas a lo largo de la historia, por múltiples factores, en la búsqueda de una vida mejor para sí mismos y sus familias.

De hecho la estrategia de reducción de la pobreza más antigua que conoce la humanidad ha sido justamente, la migración. Para la Organización Internacional de las Migraciones, la decisión de deportar o no a una persona debe contemplar, entre otros elementos los estándares e instrumentos internacionales de Derechos Humanos, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Convención de los Derechos del Niño, o la Convención contra la Tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Estos elementos son, entre otros derechos y principios, el derecho al debido proceso, el derecho a la unidad familiar, el principio de “no devolución”, el principio del interés superior del niño y de la niña, el arraigo de la persona en el país de destino, el historial de respeto a la ley, los aportes a las comunidades de acogida y los principios de protección humanitaria.

Lograr alcanzar una gobernanza humana de las migraciones es además de un imperativo ético, una necesidad para el crecimiento de los países tanto de origen del migrante como de destino de éste, transformándose en un llamado urgente a los Estados a que se reconozca los múltiples beneficios que proporciona una migración ordenada y humana.

Reflexionemos este pensamiento del Papa Francisco sobre los migrantes en el que menciona una de las múltiples causas de las migraciones : “Creo que el mundo de hoy está sediento de  paz, existen las guerras, los migrantes que huyen, esta ola migratoria que huye de las guerras, buscando trabajo, buscando futuro”.

¡Hasta el próximo encuentro…!
Lic. Washington Daniel Gorosito Pérez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: