lunes, 9 de abril de 2018

10,505. ¡ADIÓS MI BIEN... Y EL SENTIDO DE LA BELLEZA!


LA ECONOMÍA Y USTED

Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

AHORA TE LLAMAS...

Con la evasión de tus labios y tus prisas,
mitad temor , mitad caricia,
tus tiempos y tus alas se deslizan,
sin un adiós el vuelo levantan.

Cada año, un día once no existes,
los duendes de la vida te  atraen,
te esconden de los ojos tan profanos,
hermanos de la nada y casi todo,
huraños, siempre huraños a mis brazos,
de amor cada vez ando tus pasos,
de deseos que nunca fueron últimos,
ni los primeros que alguna vez te amaron.

Ahora te llamas nostalgia; ¡bendita seas!

Ahora te llamas silencio; maldito el ruido.

Ahora somos lo que pudimos...
aunque sea a la distancia.

eliseo.

En la escena final de la película EL ROSTRO IMPENETRABLE, actuada y dirigida por Marlon Brando, ante la chica mexicana de quien está enamorado, y de quien ha de despedirse, dada la violencia que va arrastrando en su camino; y como la ama, prefiere hacerse a un lado de su vida; una vez que la besa con una gran ternura y pasión correspondida, le expresa en español su frase sentida y hermosa... ¡adiós mi bien...! y se aleja.

¿Por qué traigo al tema este momento del cine..?

Porque, no se usted, pero personalmente estoy hasta la madre de que nos sigan quitando el derecho a vivir nuestro espacio cotidiano con la confianza de que las cosas no estarán cada vez peor.

Cuando el actor Marlon Brando pronuncia esta frase nos recuerda la gran capacidad que tenemos para intentar ser menos malos; él sabe que dentro de su vida violenta ha tenido momentos importantes de tranquilidad y amor; y antes de que la misma vida se los arrebate, los disfruta en el momento en que está nadando en la mirada de la chica enamorada que se enjuga sus lágrimas en cada milímetro de su cuerpo; cada uno arrastra su tristeza en plena escena final...; ella lo busca para escuchar de él  lo que le alienta para seguir viviendo casi en soledad; él necesita alimentar su soledad en el  mar de amor que ella le ofrece... ¡adiós mi bien! redime al ser humano ante sí mismo , le hace sentir que en alguna parte del mundo, no les queda duda..., alguien piensa en él...; ella se queda a la distancia viendo partir a su amado, y más acompañada que jamás haya estado.

¿Por qué nos cuesta tanto ser menos malos...?

¿Recuerda usted que hace unos días en una de tantas masacres que suceden en el territorio, en el estado de Tamaulipas, con el pretexto de combate a la delincuencia fue acribillada una familia que se transportaba en su coche, desde el instante en que sucedió la balacera, en lugar de establecer certeza en los hechos, de manera casi automática se afirmó que esta familia había perecido víctima del fuego cruzado... Al estilo de Felipe Calderón que despreció siempre a los civiles, afirmando cuando pasaban estas masacres en su gobierno, que simplemente eran daños colaterales propios de la guerra en contra del narco.

Con esta afirmación simplemente despreció la vida de cualquier ciudadano civil que muriera  en esta guerra desordenada.

A pesar de que los hechos indicaron, desde el principio, que los disparos habían sido realizados desde el aire..., aparentemente desde el helicóptero del la Marina Nacional; de manera perversa se nos impuso, por medio de los noticiarios y prensa escrita... que todo había sido un accidente por el fuego cruzado..., que además las balas no corresponden a las armas oficiales de la Marina...

Hoy, días después y luego de que se ha demostrado que los disparos acribillaron a la familia desde el aire, con la ley de seguridad interna en las manos; aunque aun este en revisión de la "Mínima" Corte de Justicia; aceptan lo evidente... efectivamente, la familia civil fue acribillada desde el helicóptero...ahora solamente quedan las disculpas y las promesas de apoyar...

Cuando vivimos este ambiente con aroma a inmundicia e impunidad, verdaderamente resulta complicado no sentirnos bien al escuchar frases hermosas por un momento de nuestro día... ¿nos cuesta tanto ser o intentar ser menos malos, saborear las pequeñas cosas; las frases sencillas?

Adiós mi bien, engrandece a quien lo dice y bendice a quien lo recibe. Esta parte del ser humano nos hace tanta falta, que casi resulta raro escucharlo y desaprovecharlo para sentir la satisfacción de saber que aun podemos decir a alguien lo importante que es en nuestra vida; metidos, como estamos en la lucha de poder, en ocasiones las relaciones de afecto parecen más bien juego de vencidas...¡para ver quien puede más..., quien tiene la razón... o quien doblega a quien!

Adiós mi bien, es una forma de bendecir la vida al amar a alguien; con tanta imbecilidad y violencia amar a un amigo o amiga es lo mejor que nos puede pasar... ¡aunque en ocasiones nos cueste tanto trabajo entenderlo...!

Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: