miércoles, 18 de abril de 2018

10,546. DETRÁS DE TRUMP, DE PEÑA NIETO, TEMER, Y EL RESTO DE LOS SERVILES MANDATARIOS ESTÁ LA ÉLITE, LAS MONARQUÍAS Y LOS SEÑORES DE LA GUERRA.


Reporte- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Detrás de Trump, de Peña Nieto, Temer, y el resto de los serviles mandatarios está la Élite, las monarquías y los Señores de la guerra.

El mal es esa anomalía que está delante de los ojos de todo el mundo pero que nadie quiere ver. Donato Carrisi (1973-¿?). Escritor italiano.

Cada vez más se difunde información sobre la existencia de la Élite, los Señores de la guerra, uno de los medios de difusión más importantes es la red de Internet, que ha logrado descubrir la existencia de un grupo de familias todopoderosas (el club del 1%), cuya ambición desmedida e intenciones perversas ponen en riesgo la libertad y la democracia. En el Nuevo Orden Mundial todo se mueve de acuerdo a los intereses de ese grupo de familias caracterizadas no sólo por su sed de dinero (ellos lo tienen todo, tienen el control del sistema financiero mundial, el petróleo, los alimentos, los fármacos y a los soldados), sino por sus deseos demenciales de controlar  a la sociedad y someter las masas a la esclavitud, eliminando a los inútiles seres humanos que sólo contaminan el planeta y agotan sus recursos naturales.

Los hilos de la economía, la política y la sociedad en general se mueven de acuerdo a los deseos y las intenciones perversas de unos cuantos que decidieron que ha llegado el momento de poner en marcha la última fase de su plan de control total de la humanidad, la extinción de la mayoría de los pobladores de la Tierra es una necesidad para la sobrevivencia de la Élite, de la nobleza negra.

Cuando Margaret Tatcher comenzó la demolición del Estado de Bienestar para Todos en Inglaterra para convertirlo en el Estado de Bienestar para unos cuantos,  estaba siguiendo las directrices de sus amos, los dueños del dinero y el poder, los Señores de la guerra que crearon una mafia internacional, cómplice de los nobles, reyes y reinas con su caterva de príncipes y princesas, duques, barones y toda una corte de bribones dispuestos a todo por mantener sus privilegios.

La existencia de reyes, reinas y parásitos similares (como los ex presidentes millonarios y los políticos corruptos), confirma que en el planeta prevalece el HOMO STUPIDUS, ¡precisamente en los países que se consideran cultos,  democráticos y libres!: Inglaterra, España, Bélgica, Dinamarca, Suecia, Noruega y los Países Bajos, sin mencionar otras monarquías igualmente corruptas e inhumanas como las de Arabia Saudita y las ridículas y sangrientas monarquías en África!

Inglaterra fue el país elegido por los Señores de la guerra para acelerar el plan del Nuevo Orden Mundial, del sistema neoliberal monopolista, una mujer que fue bautizada por la prensa como la dama de hierro, Margaret Tatcher, se encargó de poner en práctica el plan (una neurótica como la Tatcher que si se compara con Trump no se encontrarán grandes diferencias), aplastó a los sindicatos y lanzó a la policía a reprimir a los obreros en huelga, e inició la guerra de las Malvinas, entre otras guerras en las que el imperio británico participó, todo eso un gran negocio para la nobleza y los magnates ingleses.

La imposición neoliberal a sangre y fuego comenzó en Inglaterra contra la clase obrera (y continuó en Chile con el asesinato de Allende a principios de los 70s), cuyos íconos, Los Beatles, jóvenes rebeldes con el pelo enmarañado y con pantalones de mezclilla y chamarra de cuero, fueron convertidos en The Beatles, los niños buenos, de pelo corto estilo hongo y unos ridículos trajes, con corbata y todo que cantaron contra los movimientos revolucionarios e impusieron la estúpida idea de que “Todo lo que necesitas es amor” (All you need es love).

Los ingleses, los españoles, belgas, etcétera, con sus ínfulas de superioridad, de gente civilizada, no son sino unos súbditos, esclavos de una casta parasitaria cuya existencia es una vergüenza en cualquier pueblo democrático.

La Élite controla la política y a los políticos, y lo más importante: controla la mente de las masas ignorantes; en Inglaterra, en España, y por supuesto, en Arabia Saudita, sólo por mencionar a los tres ejemplos de monarquías neoliberales más destacados y perversos, los grandes corporativos de la industria militar, del petróleo y de las finanzas tienen a sus ejecutivos en el Parlamento y en el Congreso (menos los sauditas que siguen un modelo absolutista), ellos manejan las carteras más importantes en el gobierno.

Lo mismo pasa en la “democracia” estadounidense en donde un capitalista, un empresario “exitoso” como Trump, sirve  las clases privilegiadas y a los Señores de la guerra.

Todos, psicópatas como el que está en la Casa Blanca (Trump) o el que manda en Los Pinos en la Ciudad de México, o los payasos del Parlamento británico y español, o Macri en Argentina y Temer en Brasil, son empleados, cómplices al servicio del rey de España, de la reina Isabel, quienes desde sus palacios de la Zarzuela, o de Buckingham, junto con los Señores de la guerra, imponen la esclavitud y la cultura de la muerte en el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: