jueves, 19 de abril de 2018

10,553. MÁRQUEZ O EL SAQUEO.


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Arnoldo Cuellar.
SinEmbargo. Abril 19, 2018. 11:13am.

 
“La interrogante consistirá en saber si el Gobernador que arranca dispondrá de los recursos políticos, jurídicos y de operación para cortar el cordón umbilical y construir su independencia”. Foto: Adolfo Vladimir, Cuartoscuro.

El hecho de que desde el más alto nivel del estado solo se esté pensando en negocios utilizando recursos o prerrogativas del estado, coloca a Guanajuato en los mismos niveles que ya vivieron otras entidades del país donde la descomposición de la clase política ha hecho crisis e impactado la gobernabilidad.

Con un Gobernador como Miguel Márquez que se la ha pasado tomando decisiones con claro sentido patrimonial, utilizando su margen de maniobra dentro de las prerrogativas legales de que dispone y los amplios recursos políticos que le da la hegemonía de su partido y la quiebra de las oposiciones, queda claro que son escasos los problemas que se están resolviendo en Guanajuato y que en cambio se están construyendo los nuevos escenarios de conflicto del futuro.

Por más que el Gobernador Márquez prácticamente no tenga problemas para heredarle el poder a quién él eligió en la soledad de sus pensamientos, el abuso que viene cometiendo de decisiones políticas que gravitarán en la próxima administración, harán de su legado una herencia envenenada.

Hoy Diego Sinhue Rodríguez Vallejo ya puede saber que recibirá un gobierno que será señalado por evidencias graves de corrupción, con compromisos transexenales con proveedores de servicios básicos como los medicamentos del seguro popular y el sistema de vigilancia Escudo; que deberá darle continuidad a una carretera que no eligió y que significará dolores de cabeza cuando se sepa el monto del peaje y la escasa utilidad de su funcionamiento.

Pero es más que probable que también reciba la misma estructura de seguridad, un Poder Legislativo cuya fracción mayoritaria probablemente esté menguada en número, en calidad y en sus lealtades. Además el estado tendrá un Poder Judicial sometido a una transición forzada que estará hirviendo en asonadas internas durante su primer año.

Esas situaciones son las que muy seguramente terminarán por orillar a una crisis entre el delfín y su protector, como se ha mostrado tantas veces en la historia. La interrogante consistirá en saber si el Gobernador que arranca dispondrá de los recursos políticos, jurídicos y de operación para cortar el cordón umbilical y construir su independencia.

Este panorama que ya muestra complejo puede empeorar más aún, si como lo esperan muchos de los marquistas, el mandatario saliente se lanza al vacío con la propuesta de crear la fiscalía autónoma e intenta imponer al procurador Carlos Zamarripa al frente del nuevo órgano.

Si eso pasa, además del retroceso que va a significar para el estado la concentración de tanto poder en un solo individuo, Diego prácticamente pasaría a ser un Gobernador de adorno.

La prueba del desparpajo y la soberbia con la que Márquez está cerrando su gubernatura se vio con toda claridad en su defensa de la concesión del libramiento de Silao, donde sus dichos sobre su honestidad y su transparencia sustituían a las especificaciones técnicas que debieron estar sobre la mesa.

El colmo fue llevar a los dirigentes empresariales de Guanajuato como una especia de coro griego para convalidar la arbitraria e injustificada decisión. Grupo México ni siquiera tuvo la decencia de enviar a un ejecutivo competente, sino que se dio el lujo de que fueran los funcionarios públicos de Guanajuato los que salieran a su defensa, además a brazo partido, mientras su abogado eludía preguntas y se mostraba más como espectador que como actor.

Es como si el ejecutivo de Germán Larrea dijera con su actitud: nosotros ya cumplimos, ahora les toca a ustedes y colocara al Gobernador de Guanajuato en la vergonzosa posición de vocero de una empresa foránea y no de representante de los ciudadanos de Guanajuato, a su vez convertidos en una audiencia muda que deberá sacar dinero de sus bolsillos para acceder a infraestructuras de primera o contentarse con viajar a su riesgo por las de segunda.

Por Arnoldo Cuellar.
Periodista, analista político. Reportero y columnista en medios escritos y electrónicos en Guanajuato y León desde 1981. Actualmente, editor responsable del portal Zona Franca (www.zonafranca.mx). Conduce la Revista Informativa de la Una, que se trasmite en streaming de lunes a viernes de 13:00 a 15:00 horas. Colaborador del portal de periodismo digital Sin Embargo (www.sinembargo.mx).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: