lunes, 23 de abril de 2018

10,563. ¡QUÉ MANERA DE PERDER!.

LA FERIA 

Por el Sr. López.
Periodista critico. 
Desde el Estado de 
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI
 
¡Qué manera de perder!         
Para que confirme usted que este junta palabras está emocionalmente descompuesto, entérese que los festivales de kínder que ha presenciado en la vida (solo aquellos en que participaban sus vástagos, a los que debió asistir obligatoriamente), le parecieron siempre un festival de ridiculeces y peor que doce niñas de cuatro años presentando el ballet “El lago de los cisnes” (tropezándose y con el tutú embarrado de chocolate),  o cuatro criaturas escenificando “El lobo feroz y los tres cochinitos”, mucho peor que eso, eran las mamás y los papás, que aullaban como si estuviera en el escenario Marina Semionova con el Ballet Bolshoi, y aplaudían y cegaban a flashazos a los bebés actores como si fuera la familia Soler en Bellas Artes… de pena ajena… y su texto servidor hacía su parte y aplaudía y tomaba fotos; no era cosa de traumatizar a sus propios hijos, ni muchísimo menos, comprar bronca con su señora madre, que venía siendo la esposa de este López… ni loco: a aullar y tomar fotos como paparazzo (singular de paparazzi).

Así pasa con lo que en México llamamos “debates de candidatos presidenciales”. El que está favor de alguno de ellos, lo verá ganador aunque haya dejado un charco de babas al pie del atril. El que tiene manía contra otro, lo verá perdedor, así haya hablado mejor que Cicerón contra Catilina.

Escribe esto su texto servidor después de ver el “debate”. Se ratifica que a nuestras autoridades electorales no se les da esto de organizar debates… ¡qué aburrición!, ¡cuántas reglas!, ¡qué manera de obstaculizar la posibilidad de que debatan, de que discutan!... ahorita le toca hablar un minuto, luego, otro, luego medio… puede contestar alusiones, 30 segundos… le quedan siete segundos para explicar su programa social… Tal vez sea a propósito, no se sabe con qué propósito. Promete formalmente el del teclado no ver los siguientes debates… ¡pero si yo ya sabía que todo esto pasaría, cómo diablos fui a caer!

Luego hay algo peor: los comentaristas de televisión y radio que apenas terminando el “debate”, nos dicen qué vimos y oímos… digo, lo acaba uno de ver y nos lo explican y lo interpretan para que no vayamos a tener que razonar por nuestra cuenta. Modérense.

Al paso de los días, como toro de regalo, llegan las encuestas sobre el debate. Se le recuerda al respetable que después del debate de mayo de 2012, UNO TV/ María de las Heras, publicó que el Pejehová salvador de la patria había subido al 31.46% de preferencia de voto; en segundo lugar, empatados habían quedado doña Chepina y don Quadri, con el 17.98% y en último lugar, EPN con el 16.85%, digo, para que se confíe (el señor Quadri obtuvo en las elecciones, el 2.29%... como para dejar de hacer encuestas y poner un puesto de quesadillas).

De verdad, nuestros procesos electorales son un juego de máscaras, una comedia yanqui mal copiada, empezando por lo de las encuestas que en nuestro bullanguero país, son tan confiables como el horóscopo (en esa misma elección del año 2012, los 25 sondeos y encuestas independientes de periódicos, sindicatos, televisoras y universidades, todos daban por derrotado a EPN. Univisión, en abril de 2012, soltó los siguientes resultados, tan oronda: AMLO 78%; Josefina Vázquez Mota, 11%; EPN, lejos, muy lejos, con apenas el 6% de preferencia electoral; y la misma UNAM, junto con la Universidad Harvard y la Universidad Autónoma de Guadalajara, en su última encuesta previa a las elecciones, dio por ganadora a doña Chepina VM, con el 28%,de  los votos, AMLO quedó en segundo lugar (un punto abajo), y EPN salió en tercer lugar. Y todas las empresas demoscópicas contratadas por El Universal (Buendía & Laredo); Excelsior (BGC); Milenio (GEA/ISA), en los resultados de su última encuesta previa a los comicios, daban por seguro ganador a EPN con un promedio de 17.17%, arriba de AMLO... el resultado final fue un 6.63% a favor de EPN. Atinaron al ganador, sí, pero con un 159% de error… muy atinados.

En este debate sí queda claro que don Peje siente que ya tiene el triunfo en la bolsa, por eso dejó que lo moquetearan a gusto y se concretó a repetir “ad nauseam”, todo lo que viene repitiendo hace meses (¿años?)… sin contestar uno solo de los cuestionamientos, todo se le resbala, no aclara lo de los 3 departamentos que sí dejó de declarar, que no donó a sus hijos, que sí tiene a su nombre; tampoco respondió eso de que tiene cobrando en la nómina de Morena a media parentela y que no ha entregado cuentas de 3 mil millones de pesos de prerrogativas: a él ni la kriptonita le hace. Qué bueno. Pero a este paso, va a perder. No es la primera vez que perderá contra todo lo que digan las encuestas.

Sostiene López que don Pejesús va a perder las elecciones por lo que pasó en las elecciones de 2017 en el Estado de México. El Pejecutivo despreció la alianza con el PRD, les puso condiciones imposibles y les refregó en la cara que no los necesitaba: él hacía ganar a Delfina Gómez Álvarez, nomás a soplidos… y perdió por el 2.78% frente a del Mazo, mientras el PRD obtuvo el 17.84%... o sea: con los amarillos ahorita estaría despachando en Palacio de Gobierno de Toluca, la doñita, con un holgado triunfo del 15.06% (los 17.84 que le despreció al PRD el Pejecutivo, menos el 2.78 que quedó abajo la señora)... y lo mismo aplica para la presidencial, porque el PRD en lugar de andar con el C.Anaya debería estar con él y seguro le arrimaba un mínimo del 5% que en estos trotes es mucho, sin tomar en cuenta el añadido de que el Santo Pejesús, que ya cree que sí camina sobre las aguas, se ha bailado un jarabe huasteco encima de sus seguidores de Morena y ha repartido candidaturas entre algunos integrantes de la mafia del poder, que él mismo les enseñó a odiar.

Sin el PRD, va con media fuerza; con candidatos importados de la mafia del poder, desanima a los suyos, a los que se tallaron por levantar de la noche a la mañana un partido político nacional… ¡me relleva la tristeza, qué desgracia, qué torpeza, qué manera de perder!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: