viernes, 27 de abril de 2018

10,579. EL PEJECUTOR DE MÉXICO.

LA FERIA

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde el Estado de
Chiapas. México. Para
Tenepal de CACCINI

El Pejecutor de México.
Tío Chon (Asunción lo bautizaron), era un tipo grandote, color zapato sin bolear (café), feo de cortar el hipo, taimado y muy bravo, que allá por los primeros años 60 del siglo pasado, vivía en Guadalajara muy holgadamente, de liderar sindicatos. En cambio, su esposa, tía Maruca, era una autleca de esas mujeres de ¡y-retiemble-en-sus-centros-la-Tierra! A los veinte años de casados, el tío fue sorprendido en un cuarto de servicio, con una de las empleadas domésticas de su domicilio, en una situación que no requería explicación, por lo que tía Maruca se trasladó a la Ciudad de México, a casa de la abuela Elena, diciendo que “jamás” volvería… pero a la semana, se apareció el tío Chon y después de hablar un rato con la tía, ya estaba empacando para regresar. Y sonreía la abuela contando que Chon le hizo unas cuentas: veinte años de matrimonio eran más de 175 mil horas, ante las que esa injustificable media hora, de la que se declaraba culpable, equivalía al 0.0003%, y que un error, un día de 7,300 que llevaban casados, merecía una oportunidad: -Era más tonta que guapa, y era muy guapa –decía la abuela. Pues sí.   

Siguen las encuestas diciendo que el Pejesús (que cada vez más regresa a su verdadero papel de Pejehová Tonante), va que vuela rumbo a Palacio Nacional. Ha de ser.

Extraña a este junta palabras que nadie vea las encuestas al revés. Tomemos la última que publicó Consulta Mitofsky (el 18 de este abril), en la que se consigna: “(…) se mantuvo el crecimiento de las preferencias que se ha observado desde diciembre hacia Andrés Manuel López Obrador (…)”, y reportan que el valedor de La Patria (la señora de túnica blanca de la portada de los libros de texto gratuitos), tiene un 31.9% de preferencia electoral, lo que permite a Consulta Mitofsky, afirmar: “(…) cuatro de cada 10 ciudadanos quienes piensan que la elección la ganará López Obrador (…)”; o sea: 32 es igual a 40, por lo que 4 de cada diez se la dan cincho al Pejecutivo. Está bien. Por eso, el prestigiado medio Forbes México, pone en su portal el siguiente titular: “AMLO crece y contrincantes se estancan en la encuesta de Mitofsky”, seguido de este comentario: “A la pregunta de quién cree que ganará la Presidencia, 39.6% de las personas dijo pensar que triunfará López Obrador”. Bueno, números son números. Pero en el contenido de la nota, después de dar su crédito a la encuesta de Consulta Mitofsky, en el quinto renglón, anotan que la verdad, la verdad, la preferencia por el Santo Peje de Macuspana, es el 31.9% (el 39.6%, no es error de dedo, es otra cosa que saben calcular los especialistas: no dude de todo, ¡caramba!).

Ver la encuesta al revés consiste en afirmar sin mentir, dando por buenas las cifras reportadas por la afamada casa de encuestas, que el 68.1% de los electores no quieren al Peje de Presidente. Números son números.

Por supuesto que la respuesta de bote pronto es: sí, pero es el que mayor preferencia electoral tiene. Claro. A condición de no leer completo el contenido del reporte de Mitofsky, porque dentro, muy adentro, hasta donde no llega casi ningún tenochca simplex, dice: voto duro: AMLO, 20.9%... sí, eso no lo alcanza a leer (ni le interesa), la mayoría de los cívicos lectores de prensa… el 20.9%

Los datos resultan de la entrevista a mil ciudadanos en edad de votar, de los cuales, a la “Pregunta electoral 1”: Si el día de hoy fuera la elección para Presidente de la República, ¿por cuál partido votaría usted? (utilizando urna y boleta simulada), no respondió el 25% (unos porque no quisieron, otros porque dijeron que no sabían por quién votarían y la mayoría -el 13.9%-, porque dijeron que no votan, que lo van a dejar en blanco o lo van a anular). En buen castilla: los resultados de la encuesta se confeccionaron con lo que respondió el 75% de los encuestados (750 cívicos aguiluchos en edad de votar representan dignamente a 86 millones de electores, ¡cómo no!)

Cuantimenos se entera la gente que más abajo todavía, la misma encuesta informa que de esos 750 ciudadanos (cita literal del reporte de Mitofsky): “(…) existe 19% del total de ciudadanos que afirma que aun puede modificar su preferencia en la campaña, ese es el elemento que permite afirmar que no hay ningún resultado seguro y a ese grupo es al que se dirigen los candidatos y partidos” (negrillas cortesía de su texto servidor).

Dicho de otra manera: las empresas serias dedicadas a hacer encuestas (hay de otras), no tienen la responsabilidad del uso que se da en prensa, tele y radio a sus informes. ¿Va don Pejengañador a la cabeza?: sí. ¿Es el seguro ganador?: no. ¿Hay algún resultado seguro?: menos.

El ciudadano estándar no tiene suficiente información (ni interés) en estos asuntos. Para que lo crea: según Mitofsky (misma encuesta), solo el 54.6% sabe cuándo serán los comicios. Casi la mitad. ¡Acabáramos! (diría la abuela Virgen, ya sabe, la de los siete embarazos).

Advierte Consulta Mitofsky en el cuerpo de su informe: “Por favor nadie vea esto como un pronóstico, porque seguramente se equivocará”; y también señala: “Las preguntas de intención de voto o preferencia política son sólo un indicador de la situación presente en el momento de la encuesta; nada garantiza que esa situación sea la que prevalezca el día de la jornada electoral y por lo tanto los resultados no tienen por qué replicarse”.

La moda de hacer encuestas es mundial. De acuerdo. Y en el mundo entero están fallando. Para estos menesteres electorales, en nuestro risueño país, sería más útil estudiar la estructura, organización y experiencia de los cuadros activos de los partidos; junto con su capacidad para tener representación real en cada casilla, por aquello de que en arca abierta el justo peca.

Pero -necio el del teclado-, que nos quede claro a todos: lo seguro, absolutamente seguro, según todos los reportes y sondeos y dando por bueno este último de Mitofsky, es que la inmensa mayoría de la población -el 68.1%, casi el 70%-, no votará por el Pejecutor de México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: