martes, 1 de mayo de 2018

10,596. DINASTÍAS POLÍTICAS, O LA SED DE PODER.


Reporte- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Dinastías políticas, o la sed de poder.

Nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo a un ciudadano en el poder, de aquí se originan la usurpación y la tiranía. Simón Bolívar (1783-1830). Militar y político venezolano.

Andrés Manuel López Obrador denunció en Tepeaca, Puebla, que el PAN pretende imponer una monarquía en Puebla y Veracruz, colocando en la gubernatura a Martha Erika Alonso Hidalgo y Miguel Ángel Yunes Márquez, la primera es esposa del ex mandatario de Puebla Rafael Moreno Valle Rosas y el segundo es hijo del actual gobernador de Veracruz,  Miguel Ángel Yunes Linares, o sea que en México los gobernantes y sus esposas y familia no sólo quieren gozar de las mieles del poder temporalmente, lo quieren como en las monarquías, con carácter hereditario.

Más que una monarquía lo que se pretende en Puebla y Veracruz es imponer una dinastía, las mismas familias recicladas una y otra vez disfrutando de las mieles del poder. Pero, oh, decepción, el Peje, candidato de Morena a la presidencia de la república les dejó bien claro que: “ni en Puebla ni en Veracruz va a haber monarquía, no va a haber dominio de estos que se creen de la moronga azul”, pero no es López Obrador el que decide, serán los poblanos y los veracruzanos los que decidirán. 

El Peje afirmó que en Puebla los excesos cometidos por los gobiernos locales del PAN han propiciado una ventaja de 30 puntos en las encuestas para presidente de la república, mucho más amplia que la que tienen en otras entidades.

Ante la oleda de aspirantes a un cargo público, consanguíneos, hijos, esposas y parientes de políticos que gobiernan o que han gobernador o han sido alcaldes, senadores o diputados,  uno se pregunta qué tiene la política que los trae como loquitos al punto de hacer lo que sea para lograr ser parte del presupuesto.

Una de las características de las monarquías es que heredan a sus críos los títulos nobiliarios, todos ellos inventados o comprados, pero igual, se sustentan en el dinero y el poder, dinero y poder manchado de la sangre y de la muerte de miles de inocentes; Walt Disney no muestra en sus películas la verdadera historia de los nobles, la disfraza de cuentos de hadas, todo una mentira.

En el caso de la política la ley no impide, pero debería, que un hijo de un gobernante en funciones participe como candidato de algún partido político, como en el caso de Miguel Ángel Yunes Márquez.

Los monarcas y los políticos se han convertido en una pesada carga para los pueblos del mundo, pero los ciudadanos libres no tienen por qué pagar por los lujos de unos parásitos; en algunos países de Europa la mitad de los ciudadanos no están de acuerdo en mantener a unos zánganos como el ex rey español mataelefantes o los infames reyes sauditas que con un gesto eliminan a quienes consideran sus adversarios.

A pesar de la revolución francesa, nobles (y políticos) corruptos sobreviven como un atavismo, reliquias del pasado que los pueblos no pueden ni deben soportar más.

Para que los pueblos se liberen de sus explotadores, políticos corruptos que se han enriquecido impunemente, deben romper las cadenas de la ignorancia y de la pobreza, por eso Peña Nieto y Mexicanos primero, quieren el control de los maestros y por eso los magnates mantienen los salarios más bajos del mundo.  Enfrascados en conseguir qué comer los más y esclavos de los telenoticiarios los demás, ¿qué les importa la política?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: