martes, 1 de mayo de 2018

10,598. ELLOS SON LOS EXPROPIADORES.



Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Gustavo De la Rosa.
SinEmbargo.
Mayo 01, 2018. 10:17am.



“Paco Ignacio plantea una situación hipotética, algo que quizá, tal vez, en algún momento pudiera suceder, para nada se propone una política pública…” Foto: Tercero Díaz, Cuartoscuro.

Menudo escándalo han ocasionado los adversarios de AMLO por las declaraciones de Taibo II, acusándolo ahora de tener un proyecto expropiatorio; pero lo que dicen ellos y los comentaristas a modo es un insulto a la inteligencia de los mexicanos, y no somos tontos. Leamos las declaraciones con serenidad:

Paco Ignacio plantea una situación hipotética, algo que quizá, tal vez, en algún momento pudiera suceder, para nada se propone una política pública; su hipótesis señala que algunas empresas se presentaran ante AMLO a exigirle que gobierne según su dictado, con Slim al frente.

Claro está que, si AMLO gana las elecciones, Slim no va a encabezar una comisión para amenazarlo; ese hombre es deshonesto pero no es pendejo, ¡imagínenselo renunciando a todos los Sanborns y distribuidores Telcel, y sus millones de usuarios que tiene en México! Para irse a un país como Costa Rica, con menos de 5 millones de habitantes, apenas la quinta parte de la CDMX y área conurbada.

Hasta aquí la hipótesis de Taibo II es más bien un argumento de novela, no un análisis de la realidad probable; pero se convierte en una caricatura matutina con su final, de a tiro “todos somos Espartaco”, de dos o tres millones de mexicanos afuera de Palacio Nacional gritando “exprópialos, exprópialos”.

Taibo nos cuenta esta historia para hacernos reflexionar que no basta con votar, que cuando gane AMLO vamos a tener que apoyarlo. Sólo un idiota con el cerebro lavado por el Yunque puede creer que Andrés Manuel está proponiendo la expropiación como política pública cuando, en cambio, el régimen del PRIAN sí ha expropiado en diversas ocasiones la riqueza del país.

Primero a los campesinos, cuando Salinas de Gortari reformó la ley agraria para destruir a los ejidos y devastó el campo: Todavía importamos el 80 % de los granos alimenticios, pese a que en los 70 éramos exportadores.

Después a los trabajadores con sus ahorros en el Infonavit cuando, al quitarle tres ceros al peso, sus ahorros de 100 mil pesos reunidos durante 20 años se convirtieron en apenas 100. A mí me ha tocado ir a reclamar fondos de ancianos abandonados y recoger cheques de 200 o 300 pesos.

Luego con el Fobaproa expropiaron nuestros ahorros y obligaron a todos los mexicanos a pagar las cuentas de los grandes inversionistas y deudores de los bancos que declararon sus cuentas como impagables, y que posteriormente vendieron los créditos recuperables a grupos de usureros (como los hijos de Martha Sahagún) quienes se hicieron millonarios con inversiones ridículas.

Me consta que, al menos en Ciudad Juárez, de todos los inversionistas rescatados por el Fobaproa sólo un empresario pago su crédito directo al banco, el ingeniero Contreras, y que a un inversionista, que recibió un préstamo de 6 millones de pesos, la empresa usurera compradora de su crédito le está cobrando más de 80 millones de pesos. Eso es expropiar.

También Meade expropió a Pemex al obligarlo a pagar impuestos al Gobierno por el 102 y 104 por ciento de sus ingresos en los mejores años de la bonanza petrolera, para con esos recursos sostener los egresos del país sin cobrar impuestos a los ganadores de la economía mexicana. Ahora la empresa quebró con la reforma energética y acabarán vendiéndola como fierro viejo.

Fox expropió la industria azucarera por utilidad pública; Calderón expropió a los trabajadores de Mexicana de Aviación, sus empleos y su comodidad, y Lozano expropió la Compañía de Luz y Fuerza del Centro y la cerró, destruyendo al sindicato y dejando en la precariedad a cientos de trabajadores.

Finalmente, han expropiado los minerales nacionales (y los han enviado por toneladas a Canadá) y los fondos de pensiones de las Afores de los trabajadores para pagar por adelantado el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (Slim ha declarado, cínicamente, que su familia no invirtió en el NAICM, sino que todo vino de las Afores).

Ahora comprendo con claridad quiénes son los expropiadores y quiénes los expropiados, y por qué nos quieren ver la cara de pendejos a los mexicanos cuando gritan “AMLO nos quiere expropiar”.

Por Gustavo De la Rosa.
Es director del Despacho Obrero y Derechos Humanos desde 1974 y profesor investigador en educacion, de la UACJ en Ciudad Juárez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: