jueves, 3 de mayo de 2018

10,610. TODOS LOS POLÍTICOS MIENTEN... NECESITAN MENTIR.

LA ECONOMÍA Y USTED.

Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

OJOS DE VIDA.

Tus ojos tiernos, groseramente hermosos
transgredieron el umbral del respeto,
apenas me miraron un momento,
y no soy más sin ellos.

Amor de cada día, chapucera que hechizas,
me bañas en tu mar de perlas,
no soy mas yo, si no me miras.

Que la obscuridad de tu mirada,
ilumine cada paso de mi vida.

eliseo.

Todos, absolutamente todos los políticos tienen la necesidad de mentir como forma de mantener el control sobre el grupo humano en que influyen, o pretenden influir...; pero, como decía el general Lázaro Cárdenas, la diferencia está en "el modito". 

Jesús el predicador mintió prometiendo una resurrección luego de morir como forma de convencer de que su palabra era verdadera..., la praxis nos dice que fue una promesa incumplida; simplemente que para levantar una iglesia se necesitan promesas supra terrenales; luego entonces, aunque nadie puede probar que resucitó...

Se dice..., que dicen..., que alguien dice que lo vio..., porque alguien le dijo... ¡y de ahí se estableció la idea de la resurrección!, que obviamente es la negación de la vida misma, por eso esta versión teológica solamente tiene sustento en la necesidad de la esperanza emocional, cuando los vacíos existenciales nos atrapan y queremos creer en algo superior a lo terrenal.

Rasputín, Lenin; Stalin, Hítler, Churchil, la Madre Teresa de Calcuta; Miguel Hidalgo; Mao Tze Dong, Ghandi, el Papa Francisco; el Papa Juan Pablo Segundo.

Podemos extender la lista, pero al final todos tienen un común denominador... ¡todos se vieron obligados a mentir para conseguir lo que querían!...; manifestar su poder, ejercerlo sobre las masas que deseaban controlar, gobernar, y en ocasiones explotar; según sea el caso.

Rasputín tuvo a la corte de los Zares rusos a sus pies, incluso los esposos de las bellas señoras de la corte reconocían que el padrecito, los había bendecido al tomar y disfrutar con sus mujeres en ricas orgías...

El poder de este personaje se manifiesta mediante la mentira que necesitan escuchar en la corte...; que el Delfín, el hijo de la Reina (los Zares son equivalentes  después de todo) no moriría mientras él estuviera cerca. Hoy sabemos que fue mentira; y sabemos que la hemofiia sigue sin cura. Pero él, con sus mentiras gozó del lecho y las piernas de mujeres hermosas a montones.

Lenin, Stalin, Churchil; Hidalgo y Ghandi, prometieron a las grandes masas esperanzadas, que si les hacían caso a ellos, la resurrección de sus vidas era inminente; terminarían sus sufrimientos y pobreza; y en algunas ocasiones, se llegaría, como en el caso de Hítler, a dominar a la raza humana. todo a cambio de dejar en sus manos su destino, dejar que estas figuras tomaran y saborearan el poder según su necesidad.

Tras la arenga de Lenin, Churchil, Hidalgo y Mao; murieron millones con la esperanza de una vida mejor; de un espacio de libertad en algunos casos: Hidalgo, Lenin y Mao; y su sangre por no ser invadidos en el caso de los ingleses; a quienes para animarles a morir por su país, su líder les prometió..., sangre, sudor y lágrimas..., y si, sudaron, murieron y han llorado mucho. 

Ghandi prometió un pueblo libre sin disparar una arma; pero los ingleses se encargaron de dispararlas, y los miles de muertos los pusieron los seguidores de este abogado acaudalado, avenido a guía político y espiritual de la actual India. 

Juan Pablo II y el actual Papa Francisco, trataron por todos los medios de mentirle a sus seguidores en relación a los abusos en contra de los adolescentes y niños de parte de buen número de ministros de culto (sacerdotes) por muchos años, a cambio de mantener las grandes cantidades de dinero que les llegaban por medio de las congregaciones que defendían a los sacerdotes pederastas... ¡qué barato es comprar el cielo..., cuando este se pone en oferta a través de un precio!

Hoy sabemos que fue un esfuerzo a cambio de mantener el poder por encima de todo; por tanto decir que lo sienten..., y pedir perdón, es sólo una forma de aceptar lo obvio...: mentir es una táctica necesaria si se desea el poder.

Si todos los políticos mienten..., entonces ¿no debemos apoyarles...?,  al contrario, los 
políticos mienten por que no nos gusta que nos digan la realidad sobre la que vivimos; queremos vivir cómodamente nuestra vida sin problemas..., pero los problemas son inevitables; en la medida en que la sociedad se hace más compleja es mas frecuente que se presenten problemas que rebasan la fuerza individual..., es ahí donde aparecen los políticos con la propuesta de resolver una parte de nuestra existencia; pero como sentimos que sería conveniente que se hicieran cargo de todos nuestros males..., pues les pedimos que sean políticos ideales..., supermanes que puedan hacerse cargo de todo.

Así es como ellos se ven urgidos de ofrecernos una propuesta de vida a su sombra; es decir si hacemos y les damos lo que ellos quieren..., nos resolverán todo lo que pensamos es nuestra necesidad.

Pero como son varios candidatos los que desean tener nuestra confianza, entonces nos vemos obligados a decir a quien le daremos nuestra confianza, pero sobre todo, nuestro pequeño poder, que sumado al de millones, termina por ser un gran poder para ellos.

En el caso de México es un poder de 120 millones de personas que terminan por entregarle a una persona ese permiso moral y legal.

Los cinco candidatos, formados en dos grupos, en uno están cuatro políticos, en el otro está Andrés Manuel López Obrador, desean convencernos de que cada uno es el adecuado para decidir el futuro del país por los siguientes seis años; cada uno intenta mentir de la mejor manera posible, ellos saben que a la persona promedio le gusta escuchar promesas y esperanzas; le gusta sentir que ahora si tendrá una vida mejor; lo saben, lo estudian y valoran; luego diseñan la forma de hacerlo llegar masivamente por medio de todas las herramientas que tienen a su alcance..., todo a cambio de la suya de poder de 120 millones de personas y sus esperanzas y deseos.

La diferencia está en las intenciones... la intencionalidad lo es casi todo en política..., ¿el poder para qué? ¿Para joder..., robar, lastimar, ofender, violar...? ¿O, el poder para organizar, escuchar, atender e intentar ser mejores...?

Esta es la diferencia entre Hítler y Churchil; el primero quería someter al mundo por medio del poder, el segundo quería liberar a su pueblo de la rabia imbécil de Hitler, pero ambos necesitaban el poder y nunca le dijeron a los ojos a los miles que murieron, que ellos iban a entregar sus vidas a cambio... la promesa nunca incluye eso...; no son locos.

La Madre teresa de Calcuta sabía que a cambio de salvar algunas vidas habría que sacrificar otras tantas; pero, como buena política no les entregaba carta de muerte o de vida a cada menesteroso que apoyaba o usaba para sus campañas de ayuda humanitaria. 

Al final de cuentas, la mentira es una necesidad que esperamos de cada personaje público, nuestros sueños de redención así lo marcan; la diferencia es "el modito" y la intención de las mentiras.  

Hoy, un político que intenta no decir mentiras esperanzadoras e ilusionistas se queda sólo; ya lo intentó un escritor famoso en Italia al lanzarse como candidato con este discurso... diciendo la verdad en tono de burla  casi ácida e los votantes italianos...; el resultado: fue la burla en las urnas...casi nadie quiso votar por él... ¡prometió muy poco!

Le abrazo con cariño, con el deseo real de que estemos lo mejor posible, y que no le tengamos miedo a las mentiras, tengámosle miedo a la ignorancia y la incapacidad de entender todo esto.

Eso si lastima y ofende: la ignorancia y la estupidez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: