jueves, 3 de mayo de 2018

10,611. A LOS PUEBLOS ORIGINARIOS DE MÉXICO Y AL CIG: RESISTIR NO ES SUFICIENTE.


Reporte- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

A los pueblos originarios de México y al CIG: resistir no es suficiente.

Los impostores no necesitan estudiar mucho las causas naturales, sino que les basta con servirse de la común ignorancia, estupidez y superstición de la humanidad. Thomas Hobbes (1588-1679). Filósofo inglés.

El Concejo Indígena de Gobierno (CIG) rechazó sumarse al proyecto de Andrés Manuel López Obrador que a través del presbítero Alejandro Solalinde, defensor de los derechos humanos, trató de establecer una alianza con los pueblos originarios; el miércoles pasado el CIG  anunció su decisión de no sumarse a ningún partido político; acordaron no llamar al voto ni a la abstención, ni apoyar a ningún candidato.

Con esta decisión el CIG cierra las posibilidades de participación política insistiendo en una posición ambigua, porque por una parte participó con una representante en busca de ser candidata independiente y por otra rechaza cualquier alianza política e insiste en que ante la guerra desatada por el Estado contra los pueblos originarios continuará la resistencia organizada y la rebeldía, para sanar el país, pero no se dice cómo.

La pregunta o una de las preguntas que surgen luego del anuncio del CIG es ¿cómo se tomó la decisión de rechazar la alianza con López Obrador? ¿Se realizaron asambleas con los pueblos originarios o fueron las cúpulas del EZLN las que impusieron su decisión?, ¿Fue el Subcomediante Marcos-Galeano el que dijo la última palabra?

Los pueblos indígenas luchan por su liberación, pero están sometidos por un ideólogo blanco, ex profesor de filosofía con una hermana que es diputada por el PRI, actualmente la hermana del Sub es subsecretaria de Migración, Población y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación en el gabinete de Enrique Peña Nieto.

Cuando el primero de enero de 1994 apareció el EZLN el Subcomediante eligió el mejor caballo y un rifle de verdad mientras que sus compañeros se lanzaron a pie, la infantería casi todos con machetes y con rifles de palo; algunos de sus correligionarios que se levantaron en armas murieron en las primeras acciones en San Cristóbal de las Casas, desde entonces la imagen del Sub recorrió el mundo, un encapuchado que no es indígena como guía de los indígenas, hablando a nombre de los indígenas. La misma historia con diferentes personajes.

La influencia del EZLN y la ideología de Marcos se dejan sentir en la mayoría de los pueblos originarios y ahora en el Concejo Indígena de Gobierno (CIG) que supuestamente es la máxima representación de los pueblos indígenas; evidentemente, las ideas erróneas del ex profesor de filosofía convertido en insurgente son el principal obstáculo para la liberación de los pueblos originarios.

El CIG manifestó que: “El proceso electoral es un gran cochinero, en el cual contiende quien pudo falsificar miles de firmas y quien tiene los miles de millones de pesos que le permitan coaccionar y comprar el voto, mientras la mayor parte del pueblo de México se debate entre la pobreza y la miseria”, sí es verdad, como es verdad que la gran parte de los excluidos son los pueblos indígenas, pero mantenerse tercamente en una posición de rebeldía y resistencia con el argumento de que la transformación de México no es posible por la vía política es cerrar una puerta muy importante de transformación, la política, que aunque corrompida, es la vía pacífica compartida por la mayoría de los mexicanos.

La teoría de la imposibilidad del Sub conviene a la partidocracia y aleja a los pueblos indígenas de la posibilidad de tomar el poder político o de ejercer una influencia determinante por ese medio. En Cherán, Michoacán, demostraron que si se puede, echaron a los partidos políticos pero no renunciaron a tomar el poder, el poder político.

No es casual que miles, tal vez millones de jóvenes en México compartan la misma ideología difundida por el Subcomediante, las ideas del inmovilismo del filósofo insurgente se esparcen entre los jóvenes como un cáncer: “¡Renuncia al poder político!, !No hay nada que puedas hacer!”, justo lo que quiere la partidocracia.

“No nos quedaremos quietos mientras convierten la paz y la vida que venimos construyendo diariamente en guerra y muerte mediante los grupos armados que protegen sus intereses”, afirmó el CIG, “no nos quedaremos quietos”, entonces, ¿qué van a hacer?

¿Seguirán los pueblos indígenas sometidos por ideólogos del NO SE PUEDE?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: