viernes, 8 de junio de 2018

10,759. MENTIRAS VERDADERAS.


Reporte- Z

Por Rafael Gomar Chávez.
Filósofo y periodista.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

Mentiras verdaderas.

La vida es muy peligrosa, no por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan ver lo que pasa. Albert Einstein.
                                                  
El título de esta columna es una contradicción porque no puede haber mentiras verdaderas, pero desde los tiempos del nazismo ya se sabe que un mentira repetida miles de veces llega a convertirse en una verdad irrefutable, sobre todo en los débiles cerebros de los fanáticos, palabra que significa “locura”. El fanatismo es una enfermedad que ataca lo mismo a los “Clones de Fox”, que a los “Pejezombis”, los dos especímenes reaccionan igual, bajo consignas que les fueron introyectadas a través de los medios, en especial de la televisión.

La principal fuente de enajenación mental son los noticiarios, hace décadas era Jacobo Zabludosky el instrumento de apendejamiento de las masas, después fue López Dóriga, no importa, los nombres cambian la consigna es la misma, frenar a aquél que pretenda arrebatar el poder al PRI-PAN, la dupla maquiavélica que se apoderó del Estado y sus instituciones para saquear a México.

No hay razonamientos en la mente de los Pejezombis o Clones de Fox, lo hay son emociones y en especial el miedo que se expresa en las consignas utilizadas en la guerra sucia del PRIAN y los magnates traficantes de influencias contra el Peje: es “amigo de Fidel Castro y de Chávez”, los dos “demonios” que por cierto  ¡ya murieron!, otra frase es “va a imponer el socialismo y a quitarnos nuestras propiedades” ¡?, sólo por poner dos ejemplos de las ideas sin fundamento inculcadas por los perversos cerebros de los asesores del PRIAN y cómplices.

Afortunadamente muchos de las personas que se habían fanatizado nutriéndose de los noticiarios de Televisa y TV Azteca ya despertaron, pero otros no han podido vencer años de exposición a los noticiarios, siguen y seguirán dominados por las ideas y emociones introyectadas por la tele. Luego de casi dos décadas de bombardeo mediático, al más pintado le cuesta creer que lo que estamos viviendo es producto de un sistema podrido que seguirá en caso de que el PRIAN imponga el fraude una vez más. La ventaja del Peje es casi imposible de remontar, el desprestigio del PRI y de Meade por un lado y del Riqui Riquín Canallín, por otro, es tal que se ve difícil que pudieran ganar a la buena.

En realidad el primero de julio se juegan dos modelos de país, el modelo neoliberal actual que se caracteriza por la corrupción desbocada, la violencia que no sólo afecta a los delincuentes, sino a miles de ciudadanos inocentes y la desigualdad más inhumana que se haya visto en décadas, precisamente las décadas en las que el perverso Salinas de Gortari impuso el modelo económico neoliberal.

El otro modelo de país está representado por López Obrador y Morena, un modelo que se caracteriza por tomar acciones para reducir la desigualdad lo que se haría realidad aumentando los ingresos de los asalariados, reduciendo 50% los altos ingresos de los jerarcas comenzando por el presidente de la república y los consejeros, ministros y parásitos similares, eliminando los privilegios de los ex-presidentes, no sólo sus injustas pensiones, sino el elevado número de personas que están a su servicio, entre otras medidas para hacer de la austeridad un estilo de vida de los gobernantes y políticos.

La obsesión del Peje contra la corrupción es compartida por millones de mexicanos que están hartos de que los políticos y gobernantes sigan con el saqueo impune que caracterizó al sexenio de Fox y Calderón y por supuesto el actual.

Un razonamiento simple llevaría a los indecisos a votar por el Peje, pero antes tendrían que resistir el bombardeo enajenante de los medios, el otro argumento es moral, y se fundamenta en que los seres humanos con dignidad no deberían de ignorar la situación inhumana que estamos viviendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: