jueves, 14 de junio de 2018

10,781. DEBATES Y MISERIA DE LA POLÍTICA.


LA ECONOMÍA Y USTED.

Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

SIN REMITENTE.

Te escribo de manera reiterada,
acaso como forma de recordarte,
no hay remitente, no hay esperanza,
incluso cerré mi casa por la tarde,
y salí sin rumbo, sin espera de respuesta.

Te escribo sin convicción y apego,
si acaso la respuesta existe,
no estaré para saberlo.

eliseo.

El martes12 de junio se realizó el tercer y último debate-espectáculo deprimente entre los candidatos a la presidencia del país.

Penosa realidad que nos remite a los tiempos del imperio romano: pan y circo como forma de manejo de las masas sociales.

A dos semanas y media de las elecciones, en términos de manifestaciones de intención del voto, no hay duda quien es el abierto puntero y ganador inevitable; AMLO lleva tranquilamente, según la recolección media de las preferencias electorales al menos 12 millones de seguidores de ventaja. esto, aquí y en China, a 17 días de las elecciones son irreversibles; salvo que se continúe con la manipulación de todas las maniobras posibles de trampas y actos de mal gusto tratando de cerrar la contienda política buscando nuevamente el fraude clásico que se ha practicado en otras ocasiones (1988; 2006; 2012).

Las televisoras nacionales alimentaron falsas esperanzas en relación a los debates; le dijeron al televidente que habría que estar atentos a sus transmisiones para que se enterara de cuál candidato le conviene como futuro gobernante.

Si usted elige quien le ha de gobernar por medio de un debate en que el tiempo apenas alcanza para ver quien grita más fuerte, quien ofende más; quien muestra que es más macho o hembra; entonces sí que la miseria de la política es inevitable; en este caso volvemos a la retorica de que  el que habla más fuerte es el que manda; no podemos evitar ver con tristeza que se nos desnuda la realidad muy pobre en cuanto a educación política.

Esto nos dice que no importan mucho las campañas, la presencia de los candidatos en las plazas públicas, donde está la gente real, la que vota y no hace trampa.

Parece que la desesperación de los candidatos en su deseo por ganar, prefieren dejarse llevar por la veleidad de los medios de comunicación; en este caso, hay muchos millones de pesos de por medio; el poder se manifiesta de esta manera; entre más televidentes..., más dinero se puede cobrar por patrocinios y propaganda diversa. Para que lo compruebe usted fácilmente, vea cuántas horas le dedican estas a los llamados pot-debate mediante los que se arma un espectáculo deprimente; de peor gusto que un pleito de cantina, o de vecindad en la hora pico; es decir, cuando se juntan o juntaban más mujeres para lavar.

Es una vergüenza como en estos post-debates se desea regularmente canalizar a la opinión pública hacia el candidato que se ha decidido apoyar. En otros casos se invita a un representante de cada candidato..., ¡no sé si este es peor que el primero; pero ambos son deprimentes!

Lo hemos visto como se eligió a Trump..., ¡mintiendo  en relación a su contrincante...; pero hoy no se puede hacer mucho, ya es presidente y mire usted lo que les dejó las mentiras del debate!  

Hoy sabemos que Anaya es muy mentiroso y que presenta en los debates una buena cantidad de mentiras; pero al parecer, sus asesores le hacen ver que lo que importa es el impacto del momento; el equipo de periodista especializados ya lo mostraron como un mentiroso; y, aunque se le imputen  delitos que le deben tener en juicio y posible cárcel, se mantiene con la idea de que merece y debe ser nuestro gobernante. Terrible realidad de la miseria política.

Por ejemplo, ¿se ha puesto a pensar cuántas personas apoyan a AMLO, no por sus ideas y propuestas, más bien por el hartazgo, el asco que sienten con nuestra clase política? Seguramente que nos asustaría darnos cuenta de que probablemente una buena parte de sus seguidores que votarán por él, realmente no creen mucho en él..., ¡pero tienen asco de lo que han hecho de este país!

Decir que igual en otros paises pasa algo similar, es una penosa analogía que solamente agudiza más nuestra realidad..., ¡mal de muchos...; pues que tarugos ejemplos!

Los debates simplemente nos han dado una penosa realidad; se puede ganar con una lista de mentiras; que si no se denuncian a tiempo se puede llevar a la  presidencia a un maníaco mentiroso..., ¡como nuestro vecino pelos de elote! otra verdad que queda a la vista, es que los medios de comunicación  controlan buena parte de este espectáculo, con los fundamentos de la ganancia económica; está en su naturaleza.

La percepción social es que AMLO va a arrasar en las elecciones; pero las autoridades electorales y el PRI hacen todas las tretas y chapuzas posibles para evitarlo; hay dos salidas que buscan de manera desesperada: el fraude..., o la cancelación de la elección...; está en su genética.

Esperemos que de alguna manera se imponga la cordura y el mínimo respeto a la sociedad.

Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: