sábado, 16 de junio de 2018

10,789. LA BATALLA DE IZTAPALAPA.


Enviado por SinEmbargo.
Desde la Cd., de México. Para
Tenepal de CACCINI

Por Francisco Ortiz Pinchetti.
SinEmbargo. Junio 15, 2018. 12:00am.

La clave es el agua potable. Foto: Cuartoscuro.

Para Gerardo Galarza Torres, admirado colega y entrañable amigo, justo en el inicio de su nuevo capítulo. Enhorabuena.

Iztapalapa es la delegación más poblada de la Ciudad de México. En ella viven casi dos millones de habitantes, una quinta parte de la población total de la ciudad. Es la demarcación capitalina que más presupuesto recibe. Ocupa cuatro primeros lugares a nivel nacional: población total, población económicamente activa, viviendas con agua entubada y población derechohabiente, y la quinta economía más importante del país. Y es también el mejor ejemplo del infame uso de las necesidades de la ciudadanía para fines electorales.

Hoy mismo es el principal campo de batalla en la disputa por los votos entre dos fuerzas antagónicas que tuvieron el mismo origen. Y es que ganar Iztapalapa  es ganar la capital del país: un 30 por ciento de los sufragios posibles está en sus 293 colonias. Desde el año 2000 la demarcación ha sido gobernada por el PRD, partido para el que representa su mayor reserva electoral en la ciudad y en el país.  Esa hegemonía está hoy en peligro debido a la irrupción de Morena en la demarcación.

La clave es el agua potable. La delegación recibe apenas entre 80 y 120 litros diarios por habitante cuando en otras surten hasta 350 litros. Esto ocurre porque el agua proveniente del Sistema Cutzamala se reparte primero en las delegaciones Miguel Hidalgo, Álvaro Obregón, Azcapotzalco, Cuauhtémoc, Benito Juárez, Coyoacán y al último en Iztapalapa. La escasez ha provocado la sobreexplotación de 78 pozos de agua en su territorio. Pero éstos no producen suficiente líquido para abastecer a su población, que depende del suministro externo. Y no alcanza.

Durante la campaña por la jefatura de Gobierno de la capital del país, Iztapalapa ha estado en el centro de la disputa. Tanto la candidata de la coalición Por la Ciudad de México al Frente, Alejandra Barrales Magdaleno, como la morenista  Claudia Sheinbaum Pardo y el priista Mikel Arriola Peñalosa, le han dado clara prioridad. Ha sido la demarcación más visitada por los tres. Y la promesa central de ambos ha sido, obvio, solucionar definitivamente el problema de desabasto de agua potable, por encima de otras necesidades graves, como  la inseguridad y la insuficiencia en el transporte público.

El PRD se siente francamente amenazado. Las mediciones de opinión disponibles apuntan cuando menos a una contienda muy cerrada con Morena, que por supuesto ha dedicado sus mayores recursos a la campaña por Iztapalapa. El dominante Partido del Sol Azteca ha sufrido en su bastión disputas encarnizadas y rupturas internas que lo han debilitado.

Un factor clave es la alianza de Andrés Manuel López Obrador con un personaje muy poderoso en la demarcación, Alfredo Hernández Raigosa, alias El Camarón, ex esposo de la actual delegada perredista Dione Anguiano. La ruptura sentimental entre ambos se debió aparentemente a la disputa por la candidatura perredista a la alcaldía, que recayó finalmente en la ex diputada local y federal Karen Quiroga Anguiano.

Ella enfrenta a la ahora morenista Clara Brugada Molina, que ya gobernó anteriormente esta demarcación como militante del PRD entre 2009 y 2012, luego del grotesco episodio de  Rafael Acosta Ángeles, Juanito.  En una encuesta de El Financiero publicada este jueves, la candidata de Morena aparece con el 53 por ciento de las preferencias, mientras que Quiroga Anguiano tiene el 32 por ciento, lo que indica una diferencia de 21 puntos.

El Camarón es el dirigente del Movimiento de Equidad Social de Iztapalapa (MESI), que durante años había apoyado a los gobiernos perredistas. Ahora  su organización trabaja, dice, para que Morena gane en toda la Ciudad de México, luego de que el partido acordara impulsar una agenda de 125 propuestas en 14 ejes para mejorar la vida en la demarcación y la entidad. Entre esas propuestas se encuentra naturalmente la rehabilitación de la red hidráulica en Iztapalapa y la implementación de sistemas de captación de aguas pluviales.

Lo peor es que esas y otras promesas se han repetido por años y años. Ningún gobierno ha invertido un quinto en rehabilitar la red de distribución cuyo deterioro significa la pérdida del 40 por ciento del caudal en fugas. Las carencias hídricas históricas de la zona oriente de la ciudad han servido sólo de pretexto y oportunidad para ganar votos, desde que el PRD le arrebató al PRI en el año 2000 la demarcación electoralmente más apetecible de todo el país: un padrón de casi  de 1.5 millones de electores. Hoy se repite la historia. Válgame.

@fopinchetti

Por Francisco Ortiz Pinchetti.
Fue reportero de Excélsior. Fundador del semanario Proceso, donde fue reportero, editor de asuntos especiales y codirector. Es director del periódico Libre en el Sur y del sitio www.libreenelsur.mx. Autor de De pueblo en pueblo (Océano, 2000) y coautor de El Fenómeno Fox (Planeta, 2001).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: