martes, 19 de junio de 2018

10,803. ¡TODO BIEN!


LA FERIA

Por el Sr. López.
Periodista critico.
Desde Chiapas.
México. Para
Tenepal de CACCINI

¡Todo bien!
Todos queríamos mucho a la abuela Virgen (la materno-toluqueña, la de los siete embarazos), y todos sabíamos que era tontita, para decirlo caritativamente. Ella era insuperable rezando y cocinando. Punto. Bueno, pues una vez (cosa rara en ella), estaba que echaba lumbre de coraje porque tía Elena (su hermana menor), estaba invitada a comer un domingo y le mandó un recado muy lépero con su “muchacha”: -“Que dice doña Elenita que no la esperen a comer, que ya está harta” -sabiendo toda la familia que la tía era un pan de Dios, le dijeron a la abuela que no se fijara, que seguro era un recado mal dado. Llegada que fue la tía (tarta en mano), resultó cierta la presunción colectiva; el recado original era “que no la esperaran para empezar a comer, que no iría hasta que estuviera la tarta” (que su “pay” de manzana era una leyenda). ¡Ay, abuelita!

Ayer, en cierta prensa nacional, refiriéndose al Pejecutivo, publicaron el editorial del Washington Post (WP) del mismo día, con el título: “El futuro presidente de México se parece mucho a Trump. Eso no quiere decir que se llevarán bien”… ¡zambomba!, piensa uno: ¿o sea que el WP ya da por un hecho el triunfo del Pejesús?... ni modo: a buscar la edición original del diario y a leer qué rayos publicó (después de algunas décadas batallando con lo que se publica en este nuestro risueño país, créalo, cualquiera se vuelve desconfiado).

El título de la nota en la edición original de WP, dice: “Mexico’s could-be president is a lot like Trump. That doesn’t mean they’d get along”… y la cosa cambia, por el “could-be president” (“podría ser Presidente”). Dirá usted que cualquiera se equivoca, sí, pero lo grave es que mucha gente nomás lee los titulares.

La nota editorial del WP, va firmada por el Consejo Editorial (“Editorial Board”), lo que deja claro que es la opinión oficial de ese periódico, el más antiguo de los EUA (fundado en 1877), con un tiraje diario en papel de más de 670 mil ejemplares y con más de 33 millones 300 visitas cada día, a su portal de internet (mil millones de páginas vistas al mes). Con 47 premios Pulitzer, es considerado el diario más influyente del mundo. Nadie se limpia con opinión oficial del WP, diario que en los años 70 destapó el asunto del “Watergate” que le costó la presidencia a Richard Nixon. “Cabecear” con una mala traducción un titular del WP no es malinterpretar una nota del diario de Tingüindín (Michoacán), es meter una pata de diploma y medalla.

El contenido del editorial de ayer del Washington Post, es demoledor contra el Pejelectoral; una probadita:

“El candidato presidencial líder de México (lo de “líder” se lo saltaron en la traducción al español nuestros medios nacionales), dice que representa ‘gente buena y honesta’ contra una ‘mafia de los poderosos’. Dice: ‘Solo yo puedo arreglar la corrupción’. Desprecia las instituciones democráticas del país, diciendo que ‘vivimos en una república falsa’ y alegando, sin evidencias, un complot para manipular las elecciones. Promete deshacer los logros históricos de su predecesor y construir industrias mexicanas a expensas del comercio. Andrés Manuel López Obrador, en resumen, tiene más que un parecido político pasajero con el presidente Trump, lo que no significa que los dos se lleven bien”.

Es una bomba despreciar las instituciones democráticas, alegar sin evidencia y lo de “construir industrias mexicanas a expensas del comercio” (se refiere al comercio exterior, a los tratados de libre comercio del país). Todo esto junto es de tomarse muy en cuenta: reviste casi una advertencia desde los EUA. Agrega el WP (entre otras cosas):

“Si el Sr. López Obrador gana la votación del 1 de julio, es probable que las relaciones bilaterales ya envenenadas por el Sr. Trump se vuelvan aún más tóxicas (…) muchas de sus políticas apuntan a reducir el comercio con los Estados Unidos, particularmente en materia de energía y productos agrícolas. Él dice que volvería a evaluar una reforma histórica, la apertura de la industria petrolera de México a la inversión extranjera, y cancelar otra, una renovación educativa que rompió el poder de los sindicatos de docentes corruptos”.

Los del WP no opinan a lo loco (“remember Nixon”); dicen también:

“Por ahora, muchos mexicanos están menos preocupados por las malas relaciones con Estados Unidos que por la posibilidad de que López Obrador pueda llevar al país de vuelta a las políticas estatistas fallidas de la década de 1970, o peor, al catastrófico "socialismo del siglo XXI" de Venezuela. Se dice que algunos de sus colaboradores están cerca de los gobiernos venezolano y cubano, pero a medida que se acercan las elecciones, el Sr. López Obrador se ha movido hacia el centro. Sus partidarios señalan su posición relativamente pragmática como alcalde de la Ciudad de México a principios de los años 2000”. (Este párrafo fue “traducido” hilarantemente mal en esa prensa nacional a la que se refiere este menda, que no toda, tampoco).

Rematan en su último párrafo con un dardo envenenado: “Si los mexicanos eligen al Sr. López Obrador, serán, como los votantes que respaldaron al Sr. Trump, haciendo explotar (“blowing up”) el ‘statu quo’ (el estado actual de las cosas) sin un sentido confiable de lo que lo reemplazará. Es probable que el resultado sea más problemas en ambos lados de la frontera”… ¡cuidado, estos no se andan con chiquitas!

También ayer, la revista New Yorker publicó una entrevista con la exembajadora de los EUA en México, Roberta Jacobson, quien dijo haberse reunido con el Pejesús en 2016 y a la pregunta: -“¿Qué es lo que debemos esperar (de AMLO) como Presidente?”; respondió: -”Honestamente mi sensación más fuerte es que no sabemos qué cosa esperar”… la entrevistó el afamado reportero Jon Lee Anderson, metiche profesional de altos vuelos, especializado en meterle ruido a la izquierda en Latinoamérica, quien tituló su artículo: “Una Nueva Revolución en México”… ¡áchis!

Pero, usted, no sude ni se acongoje, le “ganamos” a Alemania… ¡todo bien!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: