miércoles, 20 de junio de 2018

10,804. ZAMORA Y SU ELECCIÓN PRESIDENCIAL.


LAS PEQUEÑAS COSAS

Por Eliseo Castillo A.
Economista analítico.
Desde Michoacán.
México. Para
Tenepal de CACCINI

AYER CARMEN.

Remueves la nostalgia del recuerdo,
apenas siento la distancia, no sé si duele,
no sé si al paso del tiempo, ha años,
aprendimos a guardar como algo nuestro.

Carmen, la que busca entre los alambres de equilibrio,
Carmen la de ayer..., la de siempre Carmen,
más bien que mal me hace el pasado,
hoy me siento a disfrutar ese entonces.

Carmen la de ayer..., la de siempre Carmen.

eliseo.

Lo he dicho y lo vuelvo a repetir, las elecciones municipales son diferentes a las estatales y nacionales; en las primeras importa más el candidato, su familia y su entorno de vida.

Pesa más la imagen del candidato que los partidos políticos.

En este caso, hay dos tendencias claras; curiosamente si se tiene el arraigo de dos partidos históricamente (PAN Y PRI); pero creo que se puede seguir imponiendo la idea de que los candidatos; y en ese tenor de cosas, no me queda duda de lo que dije anteriormente..., ¡creo que Martín Samaguey y Julio Castellanos son los contendientes más fuertes y que se abocan al triunfo político!

Desde luego, sería injusto hacer a un lado a los cuatro restantes candidatos; es más, me atrevo a afirmar que tanto la señora Judith, con el sólo hecho de ser abanderada del PAN ya está posicionada en las finales de la elección; es una pena reconocer que sin que se le observen muchas cualidades personales, el partido le pueda dar miles de votos, que en otras condiciones no serían para ella; de hecho tengo la impresión que miles de panistas votarán por el PAN, aun a costa de su candidata. 

En el caso de Nuño, seguramente que debe sentirse satisfecho por la carretada de votos que su partido le dará; no hay duda, el PRI es marca registrada que garantiza muchos votos; pero su presencia como candidato tendrá que cargar con las calificaciones que la ciudadanía le asigne a la administración actual del mismo partido, la percepción es algo confusa en cuanto a la imagen que proyecta ante la ciudadanía el presidente actual; eso, con lo bueno y malo que representa será un cargo que Nuño tendrá que aceptar, ya Memo Méndez y Toño Soto tendrán que asimilar que en una campaña con dos pesos pesados como son Martín y Julio, y contra dos partidos tan fuertes como el PAN y PRI, es muy poco lo que se puede hacer. Como dice la canción: no es falta de cariño..., pero sí de realidad.

Probablemente Zamora se beneficiaría con la llegada de uno de los dos políticos que he mencionado como populares y de imagen probada.

Tanto Julio Castellanos como Martín Samaguey cuentan con mucha experiencia; supongo que su prestigio regional es del dominio público; tanto lo bueno como lo malo que les identifica, la gente lo sabe, y espero que ellos lo asimilen de esa forma.

Con lo poco que les conozco y he tratado puedo percibir que ambos cuentan con capacidad administrativa, cualidad necesaria si se desea gobernar adecuadamente; supongo que es lo que les ha dado cierto prestigio social; cada uno en ámbitos algo diferentes: mientras Julio cuenta con mejor percepción del espacio urbano; Martín, no hay duda, ha trabajado en la región; y eso al final de cuentas debe ofrecerles buena cantidad de votos a ambos; por eso creo que estos dos son candidatos muy identificados con Zamora y sus necesidades.

Desde luego, nadie garantiza que una imagen garantice buenos resultados administrativos; ese es el chiste de gobernar, poder demostrar que se tienen las cualidades, pero sobre todo, la voluntad para trabajar en favor del bien común.

Político que no piense en el bien común..., ¡ya jodió a sus gobernados...!

En fin, Zamora tiene una semana para decidir su voto; de sus seis opciones, creo que solamente cuatro son reales, con respeto a los contendientes lo digo, la obviedad de la realidad así lo marca: Martín y Julio son los únicos que pueden darle cara al PRI y PAN.

Creo que en política nadie puede dar consejos certeros; que los zamoranos decidan por quien se inclinan; mi percepción es que estos dos candidatos cuentan con ventajas sobre el resto; tienen experiencia, preparación y muchos años de trabajo con la sociedad.

Ignoro si les alcanzará, o, incluso, dado su prestigio probado, puedan dividir el voto y se debiliten mutuamente; ahora sí que se desgaten y terminen haciéndole le trabajo al PAN o al PRI. Puede ser.

Personalmente me regocijo de ver que hay candidatos fuertes de imagen sólida con capacidad para retar a los partidos de siempre; creo que eso le hace bien a la democracia, le conviene al municipio.

Seguramente que la semana entrante antes de la veda política cerraremos el comentario que hoy dejamos con la percepción de que el electorado zamorano aun está pensando su elección, complicada, pero pues es algo que tendrá que hacer; si las cosas pasan según mi opinión, Zamora tendrá un buen presidente..., eso creo.

Le abrazo con cariño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe un comentario sobre esta entrada: